Casinos de New Jersey reportaron pérdidas millonarias por Super Bowl

play
Números que deja el Super Bowl LIII (1:27)

El dúo Brady-Belichick ha ganado seis campeonatos juntos, el mayor de cualquier combo histórico en la NFL. Este y otros detalles estadísticos, gracias a ESPN Datos. (1:27)

El primer Super Bowl con apuestas deportivas legalizadas en New Jersey probalmente fue uno que los casinos querrán olvidar.

Las casas de apuestas de New Jersey perdieron 4.5 millones de dólares en la vitoria de los New England Patriots, 13-3 sobre Los Angeles Rams en el Super Bowl LIII, de acuerdo a cifras publicadas este lunes por las autoridades del estado.

Poco menos de 35 millones fueron apostados para el Super Bowl en las casas de apuestas de New Jersey, que abrieron sus puestas por primera vez el verano pasado. En sus primeros seis meses de operación, los casinos del estado aceptaron más de 1,000 millones en apuestas y ganaron un estimado de 72 millones, pero el domingo la historia fue distinta.

DraftKings aceptó apuestas de 300,000 dólares para el Super Bowl y terminó sufriendo una pérdida de "poco más de siete cifras" en el juego. FanDuel SugarHouse y William Hill de New Jersey también reportaron pérdidas por el Super Bowl, mientras el sitio en línea BetStars indicó a ESPN que tuvo ganancias con el juego.

"Si nuestros clientes están ganando, estamos ganando", indicó un portavoz de DraftKings respecto a las pérdidas.

Los casinos de Nevada estuvieron mucho mejor, aunque la cifra de las apuestas para el Super Bowl sufrieron una caída en Las Vegas. Las casas de Nevada ganaron 10.7 millones de los 145.9 millones apostados en el Super Bowl, anunció este lunes la autoridad de control de juegos del estado. Los 145.9 millones apostados en el Super Bowl es la segunda mayor cantidad de la historia en Nevada, pero representa una caída de casi el 8 por ciento respecto al récord del año pasado de 158.45 millones para el duelo entre Philadelphia Eagles y Patriots.

Desde ese Super Bowl, han abierto casas de apuestas a gran escala en Delaware, Mississippi, New Jersey, New Mexico, Pennsylvania, Rhode Island y West Virginia. Sin embargo, Nevada sigue siendo por mucho el mayor mercado de apuestas deportivas en los Estados Unidos.

Desde que la autoridad de control de apuestas de Nevada comenzó a regular las apuestas para el Super Bowl en 1991, los casinos estatales sólo han sufrido pérdidas en dos ocasiones: en las ediciones XLII (New York Giants vs. Patriots) y XXIX (San Diego Chargers vs. San Francisco 49ers).