Sean McVay justifica el poco uso de Todd Gurley en el Super Bowl LIII

THOUSAND OAKS -- El head coach de Los Angeles Rams, Sean McVay, dijo el martes que el plan de juego de cara al Super Bowl LIII era tener a los corredores Todd Gurley y C.J. Anderson compartiendo la carga.

Gurley sumó 11 toques para 34 yardas, mientras que Anderson tuvo nueve toques para 34 yardas en la derrota por 13-3 ante los New England Patriots el domingo.

"Simplemente no tuvimos muchas jugadas", dijo McVay. "Así que realmente eso terminó siendo parte importante de que ni Todd, ni C.J., fueran involucrados".

Los Rams ejecutaron 60 jugadas y ganaron un total de 260 yardas totales, anotando el menor total de puntos en las dos temporadas de McVay como coach. Se fueron 3 de 13 en tercera oportunidad.

Gurley, quien firmó una extensión de contrato récord por cuatro años y 60 millones de dólares antes del inicio de la temporada, declinó hablar con reporteros a través de un portavoz mientras los jugadores limpiaban sus casilleros el martes.

Gurley corrió para 1,251 yardas y anotó el mejor total de la liga, 21 touchdowns, antes de quedar marginado por los dos partidos finales de la campaña regular gracias a una inflamación en su rodilla izquierda.

Jugó un rol limitado en el Juego de Campeonato de la NFC y el Super Bowl después de una actuación en la Ronda Divisional frente a los Dallas Cowboys en que corrió para 115 yardas y un touchdown en 16 acarreos.

Especulación en torno a la salud de Gurley creció conforme declinaron sus números, pero Gurley no ha aparecido en un reporte de lesionados desde el 10 de enero, cuando fue listado como partícipe total en la práctica, y reiteradamente ha dicho en los días desde entonces que su rodilla se ha sentido "bien".

Los jugadores se sometieron a exámenes físicos rutinarios de fin de temporada el martes, y McVay señaló que no existen planes para cirugía de temporada baja en la rodilla de Gurley, la cual es la misma en que se sometió a una intervención en el 2014 para reparar un ligamento anterior cruzado.

"Por lo que a mí respecta y hasta donde sé, no es el caso ni estamos planeando hacer algo así", dijo McVay.

Los Rams firmaron a Anderson con dos partidos restantes en la campaña regular, luego de una serie de lesiones a su grupo de corredores. El confiable reserva Malcolm Brown sufrió una lesión de clavícula en la Semana 13 y fue colocado en la lista de reservas lesionado, y el jugador de segundo año Justin Davis sufrió un problema en el hombro durante una derrota de la Semana 15 ante los Philadelphia Eagles, antes de que Gurley quedara marginado por una serie en el tercer periodo. El novato John Kelly fue insertado y no respondió en protección de pase, lo que llevó al fichaje de Anderson.

En ausencia de Gurley, Anderson corrió para un combinado de 299 yardas en victorias sobre los Arizona Cardinals y San Francisco 49ers.

Cuando Gurley regresó en la Ronda Divisional en los playoffs, compartió acarreos con Anderson, y se combinaron para 238 yardas terrestres y tres touchdowns.

McVay dijo el martes que el plan de juego en el Juego de Campeonato de la NFC y el Super Bowl era replicar ese modelo.

"Ambos estaban en un ritmo muy bueno", explicó McVay. "Y pienso que el escenario ideal que teníamos para playoffs era lo que vieron contra Dallas, donde ambos estaban involucrados".

Pero no resultaron así las cosas.

Frente a los Saints, Gurley sumó cinco toques que resultaron en 13 yardas, incluyendo una anotación de 6 yardas. También cometió dos errores poco característicos en la primera mitad, cuando dejó un balón rebotar de sus manos para una intercepción, y cuando dejó un pase caer incompleto en tercera oportunidad en zona roja. Anderson corrió para 44 yardas en 16 acarreos.

Después del juego, Gurley describió su actuación como "penosa" y expresó alivio de que los Rams avanzarían al Super Bowl. McVay dijo que no logró involucrar a Gurley en el flujo del partido.

En las dos semanas previas al Super Bowl, McVay dijo sentirse obligado a involucrar a su corredor estelar. Pero una falta de jugadas frente a los Patriots, según McVay, lo dificultó.

Gurley participó en 43 jugadas (el 66 por ciento), mientras que Anderson jugó 22 (34 por ciento).

"No obtuvimos la cantidad de jugadas y realmente no tuvimos continuidad en avances, donde estuvimos despejando más", dijo McVay. "Y eso es una de las razones por las que las oportunidades fueron limitadas para él".