Tom Brady tendrá que cambiar de casco esta temporada

play
No vas a creer lo que encontró Tom Brady en su casco (0:17)

A meses de la victoria de los Patriots en el Super Bowl LIII, el mariscal de campo hizo un curioso descubrimiento. (0:17)

La NFL y la Asociación de Jugadores de la NFL (NFLPA por sus siglas en inglés) agregaron 11 cascos a su lista conjunta de equipamiento aprobado para el 2019 al tiempo que eliminaron el periodo de gracia para otros modelos que no han cumplido con los requerimientos en las pruebas de laboratorio, indicaron este viernes ingenieros y ejecutivos que representan a ambos grupos.

Al final de la temporada pasada, 32 jugadores, incluyendo el mariscal de campo de los New England Patriots, Tom Brady, utilizaron cascos que ahora están prohibidos.

Jeff Miller, vicepresidente ejecutivo para iniciativas de salud y seguridad de la NFL, dijo que es "eminentemente factible" convertirlos en equipamiento aprobado.

El gerente de equipamiento de cada equipo recibió instrucciones de retirar todos los cascos prohibidos, que están enumerados en un cartel distribuido a los equipos este viernes. Si se descubre que un equipo sabe que un jugador utiliza un casco prohibido o le ha facilitado el uso de uno, estará sujeto a un castigo de la liga, indicó Miller en conferencia telefónica con la prensa.

La NFL y la NFLPA han estado probando cascos desde el 2015, pero acordaron por primera vez el año pasado prohibir modelos con bajo rendimiento. Seis fueron vetados de inmediato y otros cuatro, incluyendo uno utilizado a menudo por Brady, fueron permitidos un año más.

No hubo adiciones a la lista de cascos prohibidos para el 2019. De los 11 modelos probados esta primavera, nueve fueron nuevos en el mercado, uno se modificó significativamente y otro había sido pasado por alto en el 2018, de acuerdo a la Dra. Kristy Arbogast, consultora de ingeniería de la NFLPA.

Seis de los nuevos cascos estuvieron entre los 10 mejores en el cartel del 2019. Por tercer año consecutivo, El casco VICIS Zero1 quedó en la cima de la lista, seguido del Schutt F7 LTD y el Riddell SpeedFlex Precision Diamond.

"Una de las cosas más emocionantes es ver cómo nuestros años de protocolo de pruebas impulsan realmente la innovación", sentenció Arbogast. "Puedes ver cuando miras el cartel que muchos de los nuevos cascos que se están introduciendo en el mercado son de alto rendimiento. Por lo tanto, creo que, a través de la perspectiva de los jugadores, es fenomenal que impulsemos la innovación y estamos impulsando el diseño para presentar productos que se desempeñan mejor dentro del campo".

Cerca del 50 por ciento de jugadores cambiaron a cascos de mayor rendimiento en el 2018, de acuerdo a estadísticas publicadas por la NFL. En la Semana 17 de la temporada pasada, 74 por ciento de jugadores utilizaron un casco que se ubicaba en la categoría superior. La NFL enviará una lista a los equipos de los 32 jugadores que estuvieron utilizando cascos de bajo rendimiento en el 2018 para ayudar a facilitar mejor equipamiento.

Arbogast dijo que los jugadores que se oponían al cambio dijeron en su mayoría que preferían cómo les quedaban, la comodidad y el aspecto de sus viejos cascos. El Dr. Jeff Crandall, presidente del comité de ingeniería de la NFL, indicó que varios de los modelos sumados a la lista de este año son versiones mejoradas de esos cascos.

"Una de las cosas que evitaron que algunos jugadores cambiaran", aclaró Crandall, "podría haber sido la comodidad o la estética del casco, no necesariamente la seguridad. Pero hay un gran número [de cascos aprobados] que son comparables en lo estético ahora. Somos optimistas que esto provocará una migración".

La prueba de cascos es realzada en un laboratorio en Biokinetics Inc. en Canadá. De acuerdo a Crandall, los muñecos de prueba que llevan cada casco están equipados con sensores y son sometidos a impactos de ocho posiciones a tres velocidades cada uno. Las pruebas se centran en aceleraciones lineales, aceleración de rotación y velocidad, dijo, y conducen a una métrica de rendimiento que "caracteriza la capacidad del casco para manejar las fuerzas de impacto".