Las diferencias desde el último título europeo del Atlético son abismales

play
Diego Simeone, historia colchonera (1:31)

Atlético de Madrid se enfrenta a Olympique Marsella en la final de la Europa League, este miércoles en el Parc Olympique Lyonnais, en Lyon. Los rojiblancos se coronaron en la competición en 2010 y 2012. (1:31)

MADRID -- Seis años después de conquistar su título más reciente de Europa League, el Atlético de Madrid se medirá este miércoles al Marsella en la final como el amplio favorito, pero con muchas diferencias respecto al estatus que mantenía en 2012.

Desde que Diego Simeone dirige al equipo rojiblanco, el Atlético de Madrid ha visto un crecimiento exponencial en todos los sentidos, pero solo con la conquista de su tercera Europa League, todas bajo el mando del Cholo, podrá poner en relieve esa gran progresión para consagrarse como uno de los grandes de la era moderna.

La diferencia entre el Atlético de Madrid que venció al Athletic de Bilbao por 3-0 en mayo de 2012 y el que hoy afronta su tercera final europea en cuatro años es abismal. Hace seis años, el Atlético había sido la gran sorpresa de la temporada. Era un equipo empobrecido, inestable, y que a media temporada se había visto obligado a buscarle relevo a Gregorio Manzano debido a los malos resultados. Su temporada, fuera de Europa, no había pasado de la primera ronda en Copa y apenas habían alcanzado la quinta plaza en Liga – su mejor cosecha en tres años.

Grande de Europa Desde aquella final de 2012, el Atlético de Madrid conquistó la Supercopa de Europa tras vencer al Chelsea, campeón de Champions League, y ha disputado al menos una ronda de fases de eliminación directa de las competiciones europeas.

Cuando peor le fue, en 2012-13, cayó en dieciseisavos de final de Europa League ante el Rubin Kazan. Aquel era solo el inicio de una ‘era dorada’ con el Cholo Simeone al mando y no volvería a permitirse lo que, en parámetros actuales, constituiría como una gran decepción.

Desde entonces, ha alcanzado al menos los cuartos de final de Champions League en cuatro ocasiones, llegando dos veces a la final (2014 y 2016) y una a la semifinal (2017). Gracias a ello Atlético forma parte de un selecto grupo, pues únicamente Bayern Munich, Juventus y Real Madrid han logrado llegar a la final al menos en dos ocasiones en los últimos seis años.

“Nuestra manera de trabajar se ha convertido en una referencia para muchos equipos de Europa; el club ha crecido, el míster ha crecido, nosotros hemos crecido”, dijo el capitán rojiblanco Gabi, uno de los cinco sobrevivientes de Bucarest.

Su estabilidad europea es su gran orgullo, pero no el único éxito rojiblanco. Las diferencias son claras.

PROTAGONISTAS EN LIGA
El cuadro rojiblanco se ha mantenido entre los tres primeros en la Liga durante seis temporadas; Se proclamó campeón en 2014 luego de conquistar su primer título después de 18 años. Del resto, ha acabado tercero detrás de Real Madrid y Barcelona en cuatro temporadas, y está a un partido de cerrar la presente temporada en la segunda posición.

El gran éxito del tercer equipo de España en la Liga queda reflejado, sobre todo, en la portería. El arquero rojiblanco ha sido el menos goleado del campeonato español en cuatro de las últimas cinco temporadas. El hoy arquero del Chelsea Thibaut Courtois se llevara el Trofeo Zamora en 2013 y 2014, mientras Jan Oblak, está a un partido de conquistar su tercer título consecutivo al portero menos goleado de España después de llevarse el trofeo en 2016 y 2017. El esloveno ha recibido 20 goles en 36 partidos disputados en la presente temporada para una media de 0.56 goles por partido. Será la primera ocasión que un arquero del Atlético de Madrid conquiste el trofeo al arquero menos goleado en tres ocasiones, algo que solo ha logrado el Athletic de Bilbao, Real Sociedad y Barcelona.

BONANZA ECONÓMICA
El Atlético ha visto una bonanza económica que le ha permitido pagar la mayor parte de los 180 millones de euros a los que ascendía su deuda con Hacienda en 2012, y según la proyección de la administración del club, quedará saldada en 2019. Gracias a la visibilidad internacional, ha atraído inversionistas y financiación de fondos extranjeros, entre ellos el grupo Inbursa de Carlos Slim, que le han permitido invertir más de 300 millones de euros en la adquisición y remodelación de la antigua Peineta, hoy estadio Wanda Metropolitano y aumentar en un 270% su presupuesto de los 129.8 millones de euros de la campaña 2011-12, hasta los 347.16 millones que el Consejo de Administración aprobó para la campaña 2017-18.

EQUIPO DE ESTRELLAS
El Gracias al saneamiento de sus finanzas, Atlético de Madrid ha dejado de ser el club ‘vendedor’ que cada temporada se veía obligado a dar salida a sus mejores jugadores y solo podía reforzarse con cesiones o jóvenes promesas, para atraer estrellas.

Aunque el Atlético mantiene la política de ceder un bloque considerable de canteranos, para que continúen con su progresión (esta temporada ha cedido a seis), o bien, como una manera de colocar en el mercado a los jugadores que no cuentan para el técnico, ha dejado de vender a sus piezas clave por una cuestión de necesidad. Hace cuatro años, el Atlético de Madrid se vio forzado a desprenderse por 45 millones de euros de su máxima estrella, Radamel Falcao – dinero que fue, casi en su totalidad, directo al pago a Hacienda. Hoy, lucha contra viento y marea para conservar a Antoine Griezmann (con una cláusula de 100 millones de euros) llegando a ofrecerle un sueldo nunca antes visto en el equipo rojiblanco cercano a los 17 millones de euros.