Real Madrid, por el primer golpe en Ámsterdam

play
Champions League: ¡No te pierdas los increíbles emparejamientos de octavos de final! (0:57)

El sorteo de octavos de la UCL cruzó al Atlético de Madrid con Juventus, equipo que ha tumbado al club rojiblanco en cuatro ediciones en esta competición. El Barcelona y Real Madrid tuvieron más fortuna. Liverpool y Bayern, choque de pesos pesados.   (0:57)

MADRID -- Ajax y Real Madrid se enfrentarán este miércoles en la ida de los octavos de final de la Champions League desde polos opuestos de la historia. Y del momento de juego.

El cuadro holandés busca cambiar su suerte con un plantel joven, con una edad media de 23.7 años, y apenas un puñado de jugadores que saben lo que es disputar una eliminatoria de la máxima competición europea, ante un equipo con 17 Tricampeones de Europa en sus filas que tiene la obligación de mantener su hegemonía.

Y el momento de juego de cada uno no es halagüeño para el cuadro holandés que empieza a perder fuelle tras un gran comienzo de campaña; casi en la misma proporción que, en sentido contrario, el ‘gigante’ europeo ha ido cobrando fuerza para volver a su estado natural de gran amenaza para sus rivales, sobre todo en el torneo continental.

Ajax y Real Madrid han intercambiado papeles desde el sorteo del 17 de diciembre que los emplazó a verse las caras en los últimos días de invierno.

El Ajax, por entonces, marchaba firme en un mano a mano con el PSV por el título de la Eredivisie. Acababa de sumar su décima victoria consecutiva después de cerrar su participación en la primera fase de Champions League como invicto. Era la sorpresa de la temporada. Fue el único equipo que disputó las tres rondas previas del torneo que logró plantarse en octavos.

La buena racha se acabó con 2018. Apeas volvió del parón invernal, el Ajax empezó a caer en picada. Solo ha sacado una victoria por un empate y dos derrotas en los últimos cuatro partidos y se ha quedado varado a seis puntos del PSV. Aunque mantiene la segunda posición, el título de la Eredivisie parece ya una quimera.

“No estamos en un buen momento”, reconoció en la previa Dusan Tandic.

“Pero esto es futbol y a veces tienes que perder. Es difícil para nosotros aceptarlo, pero mañana (miércoles), tenemos una nueva oportunidad y necesitamos mostrarnos a nosotros mismos que podemos levantarnos cuando más difícil parezca”, agregó el atacante serbio, máximo goleador del cuadro holandés con 12 tantos y 13 asistencias; cinco de ellos en Champions League para colocarse a un tanto de Lionel Messi (con seis) y tres del líder de goleo, Robert Lewandowski (con ocho).

En ese rubro, la cuenta merengue es más discreta.

Karim Benzema y Gareth Bale, máximos goleadores blancos del torneo, apenas suman tres tantos cada uno.

Y es que el Real Madrid que acudió al sorteo de octavos se sostenía con pinzas. Cerró la clasificación de la fase de grupos casi agradeciendo la irregularidad de la Roma que le permitió meterse a octavos a pesar de haber caído derrotado por el sotanero CSKA de Moscú en dos ocasiones, por 1-0 y 3-0.

Extrañaba, como nunca, los goles que se había llevado Cristiano Ronaldo a Italia

Santiago Solari ya era entrenador del equipo en toda regla, pero no había perdido aún el cartel de “provisional” a ojos de su afición. Le estaba costando un mundo sacarlo del abismo en el que había caído tras la goleada por 5-1 en el clásico que aceleró su llegada mes y medio antes.

Había llegado a un equipo en la novena posición y casi celebraba cerrar 2018 como cuarto clasificado en la tabla. Al Madrid no se le veía por dónde podía volver a la pelea y los octavos de Champions, a dos meses de distancia, se vislumbraban con cierta inquietud.

Pero el Madrid que se presentará en el Johan Cruyff Arena es otra cosa. Un equipo revalorizado, y un técnico validado después de salir vivo del Camp Nou en la ida de las semifinales de Copa (1-1) y vencer al Atlético (1-3) para volver de llego a la contienda liguera.

Llega en armonía, en plena racha ganadora luego de cinco victorias al hilo en liga y siete partidos en todas las competiciones sin conocer la derrota, algo que no había pasado en toda la campaña. Con un equipo bien definido y funcional que deja lugar a pocas sorpresas.

Con Karim Benzema en su mejor momento después de registrar seis goles y una asistencia en los últimos seis partidos, Gareth Bale recuperado y en estado de gracia tras marcar su enésimo gol ‘clave’ en el derbi, y un esperanzador Vinicius Júnior que camina a pasos agigantados hacia establecerse como hombre clave.

Una máquina perfectamente engrasada, ante un rival que empieza a desmoronarse, pero a la vez, un arma de dos filos para el Real Madrid, que mejor juega cuanto más amenazado se siente. De ahí que el entrenador Santiago Solari, se rehúse a dar por muerto al cuadro holandés.

“No estoy de acuerdo. No creo que están pasando por un mal periodo; me parece que están haciendo una buena temporada. Construye bien, se asocia bien, tiene buenos jugadores. Esto es futbol, siempre hay un rival al que hay que respetar. El Ajax también habrá hecho sus méritos para ganarles (a sus rivales)”, señaló.