VAR, protagonista en los octavos de final de la Champions

El VAR (Video Assistant Referee) fue el protagonista en los primeros cuatro encuentros de la vuelta de los octavos de final de la UEFA Champions League. La primera gran polémica fue en el Santiago Bernabéu cuando el Ajax marcó el tercer gol en el coloso de La Castellana, el cual terminó con los ánimos del Real Madrid para regresar en el marcador.

El árbitro central, Felix Brych, consultó con los árbitros del VAR, sin embargo, no encontraron elementos suficientes para anular el gol de Dusan Tadic. De inmediato, la polémica se hizo presente con los analistas arbitrales y las redes sociales se incendiaron.

También, en el duelo entre el Borussia Dortmund y el Tottenham Hotspur, el VAR hizo su aparición para rectificar la decisión del central neerlandés Danny Makkelie, quien en primera instancia señaló el gol de Harry Kane.

La tecnología dio por buena la anotación del delantero inglés y significó el gol con el que el Tottenham se puso adelante en el marcador y amplió su ventaja en el global. Este miércoles, el videoarbitraje fue el protagonista principal en el encuentro entre el Porto y la Roma.

Tiquinho Soares anotó el primer gol del partido, pero se buscó una posición adelantada de Moussa Marega. Al final, el VAR señaló que no hubo posición adelantada y dio por buena la anotación. Fue la primera vez que se involucró la tecnología en el Estadio do Dragao.

Después, el central indicó un penal a favor de los visitantes. El árbitro turco Cüneyt Çakır acudió a ver el monitor y se mantuvo la decisión. Daniele De Rossi empató el marcador desde los 11 pasos.

En el resto del tiempo regular, la tecnología no fue requerida. Fue hasta el segundo tiempo extra cuando Fernando fue derribado por Alessandro Florenzi tras un tiro de Maxi Pereira. El VAR señaló el penal después que el central observó la repetición en el monitor.

Antes de terminar el encuentro, Patrik Schick cayó en el área tras un contacto con Marega. Çakır escuchó a los árbitros del VAR, pero no se señaló la pena máxima.

Por último, el Parque de los Príncipes no se salvaría de la polémica en el duelo del PSG y el Manchester United. En la agonía del juego, cuando la eliminación del United parecía sellada, Presnel Kimpembe cortó un esférico que se fue a tiro de esquina. el árbitro central Damir Skomina esperó la decisión del VAR, la cual determinó que fue penal a favor de los ingleses. Marcus Rashford cobró desde los 11 pasos y puso a los Red Devils en la siguiente fase ante la mirada atónita de los jugadores y aficionados parisinos.

De esta manera, en los primeros cuatro juegos de octavos, el VAR fue el gran protagonista de la competición europea.