Fekir, el peligroso zurdo del Lyon que amenaza al Bacelona

play
Los increíbles números, previos al choque Barça-Lyon (0:47)

El miércoles ambos equipos se enfrentan en el duelo de vuelta, de octavos de final de la Champions. Alba Galindo y los cracks de ESPNDatos, con las estadísticas que no te puedes perder. (0:47)

BARCELONA -- “Cuando yo estaba en Francia, en el Burdeos, le vi marcar goles increíbles. Es un jugador enorme y con él en el campo va a ser un partido aún más difícil”. La declaración es de Malcom, delantero brasileño del Barça que mantiene gran ascendente en Francia tras su exitoso paso por el Girondins y que descubrió en una entrevista a ‘Telefoot’ el respeto que Nabil Fekir provoca en el Camp Nou.

Ausente en el partido de ida disputado en el Groupama Stadium, Fekir es la gran esperanza del Olympique de Lyon ante el partido del miércoles en el Camp Nou, reto enorme para un equipo que mantiene en la retina la goleada del Ajax en Madrid y el bombazo del Manchester United en París para apoyar su fe en eliminar al Barça.

“Vamos a dar lo máximo aunque sabemos que será un partido muy complicado porque el Barça es uno de los mejores equipos de Europa”, explicó el propio Fekir, que en declaraciones recogidas por la web del OL sostuvo que los 5 mil aficionados franceses que se esperan en las gradas del Camp Nou pueden confiar en la entrega de su equipo. “Es normal que esperen mucho de mí en este partido y lo intentaremos”, resumió.

Mediapunta con libertad de movimientos, de gran llegada y pase magnífico, en Lyon nadie tiene el descaro de compararle con Messi... pero es el Messi del Stade des Lumieres, el ídolo en el que todos confían y el jugador que hizo creer que nada es imposible al protagonizar un partido de escándalo en el estreno de la Champions, marcando y asistiendo para que el OL se diera el gusto de ganar al Manchester City en su propio estadio.

“Messi es el mejor jugador del mundo. Hace más de diez años que está en lo más alto y cada año es decisivo... Intentaremos pararle lo máximo que podamos pero es un jugador que hace ganar trofeos a su equipo”, especificó Fekir, debutante este miércoles en el Camp Nou.

Representante destacado en la generación que formó con Umtiti, N’Jie, Tolisso o Lacazette, una grave lesión en los ligamentos de la rodilla derecha que le apartó de la Eurocopa de 2016 evitó que, como ellos, abandonase Lyon. Vio marchar a sus amigos a Barcelona, Munich o Londres mientras se esforzaba por recuperar su mejor versión y apoyado en la confianza de Bruno Genesio acabó por convertirse en el heredero de Benzema a ojos de una hinchada entregada a él.

Solo faltó la celebración extemporánea de un gol contra el Saint-Ètienne, rival y enemigo irreconciliable del OL, para elevarle a la categoría de héroe, ocho años después de que rechazase, en edad juvenil, incorporarse a ‘Les Verts’, porque el Olympique le pagó el carnet de conducir.

LÍDER
Es probable que su etapa en la capital del Ródano esté cerca de acabarse atendiendo al interés que ya ha provocado en el Liverpool o en el Arsenal. Su nombre, de hecho, también fue relacionado con el Real Madrid, y Aulas, el presidente del OL, es consciente de que en verano puede ingresar mucho dinero por su venta. Pero perder a un auténtico líder, el jugador llamado a retar al inalcanzable PSG podría, quizá, evitarse.

Para ello debería el club ofrecerle no solo un excelente nuevo contrato sino, también, asegurarle a Fekir la continuidad de la joven columna vertebral del equipo formada por Mendy, Aouar, Ndombelé, Traoré, Dembélé (Moussa) o Terrier, además del holandés Depay.

Poseedor de una excepcional pierna izquierda, capaz de dar un último pase imposible y eléctrico en el regate y el disparo, Fekir es especialmente estimado por el seleccionador francés, Didier Deschamps, quien considera que “tiene una calidad diferente, una gran capacidad para ver el juego y nos da cosas que no tiene ningún otro futbolista”. No es extraño que a pesar de no ser titular en el último Mundial jugase casi todos los partidos, incluyendo la final ante Croacia en la que participó de los últimos minutos.

Este miércoles se presentará en el Camp Nou, diez años después de que el OL de Juninho, Benzema, Toulalan, Lloris, Makoun o Clerc, fuera, el 11 de marzo de 2009, aplastado por 5-2 en este mismo estadio en unos octavos de final que sueña con superar al mando de un equipo que mantiene la semifinal alcanzada en 2010 como mayor hito en su historia de una Champions enloquecida ya por Ajax y Manchester United.

“Es difícil, pero lo intentaremos”, se despidió de Lyon, su ciudad, Fekir. Barcelona le espera.