La Champions League sigue siendo de Messi y Cristiano, a pesar de las sólidas presentaciones de la Premier League

El fútbol inglés está de vuelta, encabezado por el triunfo de Liverpool en Múnich el miércoles por la noche, ¿pero está lista la Premier League para volver a dominar la Champions League? Con cuatro equipos ingleses clasificados a los cuartos de final por primera vez desde la temporada 2008-09, podríamos encontrarnos en la antesala de una nueva época de dominio europeo por parte de la liga más rica del mundo. Pero no crean que Cristiano Ronaldo y Lionel Messi no tendrán algo que decir al respecto.

En los octavos de final de la Champions League, los cuatro representantes de la Premier League --Manchester City, Manchester United, Liverpool y Tottenham-- dieron una seria declaración de intenciones al reservarse un lugar en el sorteo del viernes para las instancias finales.

City dominó a Schalke 04 con un global de 10-2 en la serie, mientras que sus vecinos de United desafiaron todos los pronósticos al remontar una derrota local por 2-0 en el partido de ida ante Paris Saint-Germain con un impactante triunfo por 3-1 en la vuelta, en el Parque de los Príncipes. Liverpool conquistó una de sus victorias más impresionantes de la historia en la Copa de Europa con su 3-1 sobre Bayern Munich en Alemania, y los Spurs superaron sin problemas a Borussia Dortmund 4-0 en el global ante el equipo de Lucien Favre.

En tres duelos entre equipos de la Premier League y la Bundesliga, los clubes ingleses se impusieron 17-3 en el global, un resultado humillante para los mejores equipos de Alemania. El poderío de City, Liverpool y Spurs no debe haber pasado desapercibido por equipos de la talla de Barcelona y Juventus, los pesos pesados continentales que seguramente se interpondrán en el camino de un triunfo inglés en la final, el 1ro de junio en Madrid.

El inesperado triunfo de United sobre PSG también lo convertirá en un forastero peligroso en el sorteo del viernes, y si bien es inevitable que se haga foco en las posibilidades del primer campeón inglés en la Champions League desde Chelsea en 2012, sería acertado considerar la amenaza que representan Messi y Cristiano con Barça y Juve, respectivamente, en las aspiraciones de la Premier League.

Ésta ha sido la época de Messi y Cristiano en la Champions League. Desde el triunfo de Bayern sobre Dortmund en Wembley en 2013 que no se gana una Champions League sin uno de ellos en el equipo campeón, y ninguno de ellos ha bajado la marcha en el torneo de este año. Messi fue clave en el triunfo por 5-1 de Barça en Camp Nou contra Lyon el miércoles. Marcó dos veces y fabricó el resto de los goles de los campeones de España, mientras que el hat-trick de Cristiano ante el Atlético de Madrid en Turín 24 horas antes no fue más que el último capítulo de la increíble historia del delantero de Juventus en la Champions League.

Cuando le dijeron después del 3-0, con el que los italianos quedaron 3-2 arriba en el global, que la Juve nunca había logrado semejante remontada en la Champions League, Cristiano respondió: "Tal vez por eso me ficharon".

Estuviera bromeando o no, es lógico suponer que Juventus sabía exactamente lo que estaba comprando cuando fichó a Cristiano procedente de Real Madrid el verano pasado. Ayudó a Real a ganar cuatro de las últimas cinco Champions Leagues, y resulta difícil imaginar a los gigantes de España ganando alguno de esos títulos sin el estelar portugués.

Cristiano cobra vida en la Champions League, donde es el propietario de una colección de récords personales que parece no tener fin, y es una amenaza para todos los clubes ingleses que permanecen en la competencia. Lo mismo se aplica a Messi, quien no ha sido eliminado de la competencia por un club inglés desde que Chelsea superó a Barcelona en las semifinales camino a su victoria en 2012. Cristiano nunca ha estado del lado perdedor contra un rival inglés en las etapas de eliminación de la Champions League, incluso desde sus tiempos en United, cuando los hombres de Sir Alex Ferguson superaban a equipos como Chelsea y Arsenal en cada choque de equipos ingleses.

Todo llega a su fin en algún momento, pero si algún equipo inglés llegara a ganar la Champions League esta temporada, primero va a tener que superar a un equipo que cuente con Messi o Cristiano, o va a tener que superar a ambos, para poder quedarse con el trofeo.

Pep Guardiola, el único entrenador que queda en la competencia que ya ha ganado la Champions League, se apresuró a señalar después de la victoria de Man City ante Schalke esta semana que Cristiano, en particular, es una gran amenaza para las aspiraciones de su equipo.

"Tiene toda la presión sobre los hombros, si él anota tres vs. Atlético Madrid, ellos [Juventus] avanzarán", dijo Guardiola. "Esa es la clase de jugador que enfrentas para pasar a las siguientes fases".

Messi, cuya excelencia ha sido clave en los dos triunfos de Guardiola en la Champions League con Barcelona, es tan peligroso como Cristiano, y será interesante ver si alguno de los cuatro clubes ingleses es capaz de encontrar la manera de superar a los dos futbolistas más grandiosos de la era moderna.

Puede que la Premier League esté despertando otra vez como una fuerza en Europa, pero Cristiano y Messi siguen siendo los reyes de la competencia. Y lo cierto es que los clubes ingleses que todavía sueñan con ganar la Champions League deberían tenerles mucho miedo.