Luego de la semana más loca en la historia en la UCL, ¿quién ganará (y quien no) la final?

play
¡EL HÉROE LUCAS MOURA LLORÓ AL VER SUS GOLES! (2:12)

Emocionante momento para el brasileño del Tottenham tras revivir su triplete en Ámsterdam ante Ajax. (2:12)

Luego de la semana más extraordinaria del fútbol moderno, con la inimaginable hazaña de Liverpool, que dio vuelta un 4-0 contra Barcelona, y el increíble triunfo por 3-2 de los Spurs contra Ajax en Ámsterdam al día siguiente, intentar predecir el resultado de la final de la Champions League el 1ro de junio parece inútil.

Pero aquí les anticipamos porqué creemos que Liverpool y Tottenham levantarán el trofeo, o no, el mes próximo.

Por qué gana Liverpool

En el fondo, Liverpool es el mejor equipo. Está 24 puntos arriba de Tottenham en la tabla de la Premier League, y tiene un par de triunfos por 2-1 sobre los Spurs -- en septiembre en Wembley, y luego en marzo en Anfield.

Jürgen Klopp cuenta con el trío delantero más dinámico e implacable de Europa. Lo curioso es que esto no fue un factor en la increíble remontada contra Barcelona: Roberto Firmino y Mohamed Salah estaban lesionados, y Sadio Mané pudo jugar mejor. Firmino probablemente jugará con mayor profundidad para encontrar espacios alejado de los centrales de los Spurs, y la amenaza debería venir desde afuera.

Salah no se destacó en el primer encuentro en la liga, aunque su cabezazo sobre el final del partido forzó a Toby Alderweireld a anotar un lamentable gol en contra en el regreso a Anfield. La verdadera clave será Mané -- quien seguramente se enfrentará a Kieran Trippier, quien ha tenido una campaña muy decepcionante en el lateral derecho.

Esa es otra área en la que Liverpool tiene una clara ventaja: la defensa. Trent Alexander-Arnold por momentos adopta un rol que se parece más al de un enganche que al de un lateral derecho y mete muchos centros increíbles al área, mientras que en el lateral opuesto Andy Robertson hace algo similar. La dupla de Trippier y Danny Rose simplemente no ejerce el mismo nivel de influencia para los Spurs.

Por qué no gana Liverpool

Jürgen Klopp no tiene los mejores antecedentes en las finales. Desde que su conjunto de Dortmund goleó a Bayern 5-2 para completar un doblete histórico en 2012, Klopp ha perdido las seis finales importantes que ha jugado. Perdió la final de la Champions League dos veces, la final de la Copa de Alemania dos veces, la final de la Europa League y la final de la Copa de la Liga de Inglaterra.

Es importante poner esto en contexto: en casi todas las instancias, el equipo de Klopp no era el favorito. No fue ninguna vergüenza que Dortmund cayera ante un conjunto de Bayern que siempre se ha llevado a sus mejores jugadores, ni se esperaba que su equipo de Liverpool superara a Real Madrid. Quizá la derrota ante Sevilla en la Europa League haya sido la más decepcionante, pero fue relativamente temprano en el ciclo de Klopp en Liverpool, y este equipo es muy diferente.

Si hubo una causa común, quizá haya sido la fatiga. La insistencia de Klopp en jugar un fútbol enérgico y dinámico muchas veces produjo un declive hacia el final de las temporadas, lo cual pudo manifestarse en las derrotas sobre la hora en las finales. La derrota en la final de la Champions League 2013 contra Bayern es el ejemplo más obvio: con su presión, Dortmund dominó el inicio de los dos tiempos, y luego aflojó mucho.

Pero con varias semanas de descanso entre el último partido de la Premier League y la final en Madrid, esto no debería ser un problema. Además, Liverpool se enfrentará a un equipo que ha lucido más fatigado que ellos estas últimas semanas.

Por qué gana Tottenham

Las dudas con respecto a Tottenham esta temporada se han basado en la cuestión si es que pueden competir en una temporada de 55 partidos con un escuadrón tan limitado. Al final, se las han arreglado muy bien, confirmando de manera efectiva su lugar en la Champions League la próxima temporada al terminar entre los primeros cuatro, mientras que han dado batalla hasta la final.

Hay menos dudas, sin embargo, sobre la capacidad de los Spurs de competir en un partido con dos semanas de descanso y tiempo para que Pochettino detalle un plan específico en las prácticas. Con jugadores como Moussa Sissoko y Dele Allinearer en buen estado físico, Tottenham es realmente capaz de equiparar la intensidad y presión de Liverpool en el centro de la cancha.

También hay sospechas de que Harry Kane, al parecer descartado por el resto de la temporada, podría estar recuperado para regresar. Su lesión en el tobillo no fue lo suficientemente seria como para evitar que entrara corriendo en la cancha para festejar con sus compañeros la remontada contra Ajax el miércoles por la noche, y si bien es difícil sacar demasiadas conclusiones después de un tweet que sólo consistió de un Emoji, uno podría sospechar que Kane no hubiese respondido a la pregunta si no hubiese chances de que pueda ser parte de la final.

Dejando de lado lo bien que se han desempeñado los Spurs sin él, sobre todo en el partido de visitantes de semifinal ante Manchester City, Kane les da una opción diferente a los Spurs, la capacidad de entrar en juego y manejar la pelota por el córner contra los contratacantes que irrumpen. Además, él es un número 9 despiadado en el área -- y, en ese aspecto, algo que Liverpool particularmente no tiene.

Por qué no gana Tottenham

Mientras que Liverpool tiene un XI titular similar al equipo derrotado la temporada pasada por Real Madrid, y ofrece más experiencia en general en la competencia europea, este será sin dudas el partido más importante para todos los jugadores de Tottenham, salvo por Hugo Lloris, el capitán del seleccionado francés ganador de la Copa del Mundo la campaña pasada. Lo mismo se puede decir de Mauricio Pochettino, quien prácticamente no tiene experiencia en estas instancias.

El valor de la experiencia es debatible, pero también hay que tener en cuenta la reputación de los Spurs de colapsar en los momentos clave. Los fanáticos aquí tienen diferentes mentalidades: los fans de Liverpool por lo general son optimistas y hablan de su fe colectiva y el concepto del destino, mientras que los Spurs siempre se han visto condicionados a esperar lo peor.

Quizá, también valga la pena tener en cuenta el número de seguidores en el Wanda Metropolitano. Sorprendería que el número de fanáticos de los Spurs no fuese superado por el número de los seguidores de Liverpool - los lugares oficiales son los mismos, pero habrá muchas entradas "neutrales" que se intercambiarán por altos precios, y los fans de Liverpool quizá terminen siendo amplia mayoría.

Asimismo, los Spurs tienen más áreas de evidente debilidad en comparación con Liverpool, y el descanso de dos semanas entre partidos significa que Klopp estudiará minuciosamente el equipo de Pochettino y tratará de encontrar la mejor manera de exponerlos. Esta, sin dudas, será una gran prueba para los Spurs sobre todo en las posiciones de los zagueros, más que nada porque Liverpool fue realmente efectivo por los laterales contra Barcelona.