Umtiti "obliga" al Barcelona a mejorar su contrato

El FC Barcelona se prepara para vivir un mes de enero “muy intenso” tanto en el terreno de juego (podría llegar a jugar 9 partidos) como en los despachos, donde el mercado de invierno va más allá del culebrón protagonizado por Philippe Coutinho y, de pronto, ha comenzado el año 2018 colocando en el escenario a Samuel Umtiti.

El central francés se ha convertido en uno de los jugadores con mejor mercado en el fútbol europeo, con un precio de 60 millones de euros que visto el desarrollo de los precios en los últimos meses provoca que el Barcelona deba entrar con urgencia a mejorar sus condiciones.

Después de ver como el deseado fichaje del holandés Van Dijk se escapaba al pagar el Liverpool 84,5 millones de euros al Southampton por su trasvase, el Manchester City estaría en disposición de hacer efectiva la cláusula de rescisión del central francés del Barcelona. En el Camp Nou no son ajenos ni a la rumorología del mercado ni, tampoco, al potencial económico de algunos clubs, el Manchester City entre ellos, que provoca que jugadores en teoría intocables puedan cambiar de equipo de manera inesperada. Ocurrió en el verano con el fichaje record de Neymar y puede suceder en cualquier momento.

Por ahora, sin embargo, el Barcelona se mantiene “tranquilo” en lo que a Umtiti se refiere. El francés, que se recupera de una lesión muscular que le mantendrá apartado de los campos hasta principios del mes de febrero, no ha dado ninguna señal de que esté en disposición de marcharse y el club ni se plantea ese escenario.

“No hay nada. No hay constancia de nada y suena más a un simple rumor interesado” explicó a ESPN una fuente del Barça, que mostró su convencimiento de la permanencia de Umtiti en el club. Descontando los días que restan hasta la marcha definitiva de Mascherano y estudiando el adelanto en la llegada de Yerry Mina para cubrir su puesto en la plantilla, el puesto del francés es indiscutible. Al menos desde un punto de vista deportivo.

Si el Manchester City, o cualquier otro club con su poderío financiero, acude a Barcelona con los 60 millones de euros que cuesta la libertad de Umtiti (tal y como ocurrió en agosto con el caso de Neymar), sería el jugador galo quien tendría en su mano la capacidad de decidir si se marcha o se queda.

Fichado al Olympique de Lyon en el verano de 2016 por un fijo de 25 millones de euros que sumarían 30 con los variables impuestos en la negociación, los 60 millones que se impusieron en su cláusula de rescisión se aventuran, visto su rendimiento, poco menos que un regalo y aunque el jugador no esconde su felicidad en Barcelona, el club azulgrana es consciente de la necesidad urgente de mejorar su contrato.

El Barça se mantiene convencido de la continuidad de Umtiti… Pero se sabe obligado a renegociar su salario, después de que la apuesta que en su día significó el fichaje haya dado un rendimiento óptimo. Sólo de esta manera, mejorando su ficha, podrá prolongar su contrato más allá de 2021 y aumentar su cláusula, hoy de 60 millones de euros y que el club querría establecer, al menos, en 200.