Deseo confirmado, Simeone se prepara para dirigir al Inter de Milán

Diego Simeone es un tipo extremadamente inteligente. Más allá de su fama de jugador visceral, en su faceta como técnico siempre se ha manejado de manera impecable desde la sala de prensa. Sabe explicar su filosofía, tiene el verbo fácil de cuna, puede desarrollar conceptos tácticos de manera simple y hacer síntesis de sus sentimientos en forma que todos los podamos entender.

De ahí que cuando el Cholo habla, hay que escucharle.

Hace unos días, su hermana, que hace las veces de su representante aseguró en la prensa italiana que Diego Pablo se está preparando para ser entrenador del Inter de Milán. Hasta aquí nada que resaltar.

A nadie se le escapa que el Cholo, racial como pocos, tiene en su corazón a todos los equipos por los que jugó, siendo probablemente el Atlético de Madrid y el Inter los dos a los que más arraigo tiene por ser, a la vez, las instituciones más grandes que pudo defender.

Decir por lo tanto que al Cholo Simeone le gustaría algún día entrenar al Inter de Milán es como decir que le interesa ser seleccionador de Argentina. Una obviedad, vamos.

Sin embargo, al hablar del tema el propio Simeone, el tema adquiere otro cariz. En una tertulia en una radio española, el técnico colchonero quiso matizar las declaraciones de su hermana, pero a la vez dejó bien claro que sí, que llegar a entrenar al Inter de Milán entra de lleno en sus planes de futuro.

Simeone lleva ya ocho cursos como entrenador del Atlético de Madrid, habiéndose convertido de lejos en el mejor técnico de la entidad en toda su historia. Han sido años de crecimiento, de lucha constante, de incomodar a los grandes tanto en España como en Europa, pero también años de inversiones arriesgadas, de sufrimiento, de momentos críticos.

Esta temporada, el argentino tiene a su cargo el mejor equipo que jamás haya amasado la entidad rojiblanca, y eso añade una presión extra para el Cholo, para quien ganar ya no es algo que simplemente amerite un segundo de celebración, ganar ahora es una obligación.

Por eso sorprende un poco el timing de estas declaraciones, pues coinciden justo con el primer momento en el que entre la afición atlética, que durante estos años siempre ha apoyado al Simeone pasara lo que pasara, han surgido las primeras dudas de si se debería empezar a buscar un cambio en el juego del equipo.

El arranque de temporada del Atleti no ha sido la mejor, más allá de haber conseguido la Supercopa de Europa contra el Real Madrid, y quizás por eso los primeros silbidos se han empezado a dirigir al banquillo en el Wanda Metropolitano.

De cualquier manera, sorprende que Simeone, que siempre sabe guardar la compostura y manejar los detalles, hay querido dejar esta jaula de grillos que destapó su hermana sin cerrar. Hace pensar en que quizás en el horizonte el argentino empieza ya a perfilar una estrategia de escape de la que ha sido su casa durante tanto tiempo.

No cabe duda que su carrera continuará, tras el Atlético Madrid, y a buen seguro será en Milán. Lo que puede ocurrir es que estemos a escasos meses de que se dé ese paso.