Expresidente del Real Madrid da su versión sobre la partida de Zidane

MADRID - Ramón Calderón, quien fue presidente del Real Madrid entre 2006-2009, criticó la gestión de Florentino Pérez, actual dirigente de los blancos, sobretodo la decisión de dejar ir a Cristiano Ronaldo, lo que desencadenó en la salida de Zinedine Zidane y en la pérdida de liderazgo dentro del terreno de juego.

"Zidane lo dejó muy claro cuando decidió abandonar el club. Insistió en mantener a Cristiano y transferir a Bale, y el presidente hizo todo lo contrario. Zidane también quiso firmar a algunos jugadores y transferir a otros, aparte de Bale, pero no obtuvo (sus deseos), por lo que decidió irse. Y tenía razón", declaró Calderón a BleacherReport.

"El punto con Cristiano no solo fue que anotó 50 goles por temporada sino que también fue un líder. Él podía ayudar a los compañeros de equipo. Siempre los alentaba a jugar mejor, a entrenar más. Para mí, eso es el principal problema, no solo la pérdida de sus metas, sino también el comportamiento de Cristiano, su actitud".

Tras la salida del portugués, Calderón considera que fue un error dejarle la responsabilidad a jugadores como Marco Asenciso e Isco, además de Vinícuis, quien llegó el semestre pasado a los Merengues: "Son muy buenos jugadores, pero se comportan como si fueran lo suficientemente buenos para mejorar al equipo. Pero la realidad es que el equipo los hizo parecer mejores de lo que realmente lo son. Todos decían que iban a ser nominados para el Balón de Oro; están lejos de ese nivel. Han demostrado que no son líderes. Vinícius ha jugado bien, pero es demasiado joven para darle la responsabilidad de liderar este equipo. No creo que pueda hacer eso. Además, es muy peligroso cuando pones a un jugador como él, tan joven e inexperto: liderar un club, empujándolo a ser el que revive a este equipo, a ponerlo en una posición para posiblemente ganar trofeos. Eso va a ser un problema. Sin duda".

El ex directivo opinó que el Real Madrid debe de prepararse para conseguir buenos jugadores en el próximo mercado de verano, pues considera que en invierno no es tan confiable hacer contrataciones.

"Tienes que esperar hasta junio. Además, existe el capricho del presidente de remodelar el estadio, que gasta más de 575 millones de euros, lo que hace que sea difícil igualar el gasto en nuevos jugadores. Está obsesionado con el estadio. Los precios para los jugadores en el mercado (también se han inflado). Cualquier equipo grande debe pagar no menos de 200 millones de euros por un jugador estrella", sentenció.