Borrón y cuenta nueva para Isco y Marcelo

play
Volvió Zidane, volvió la sonrisa: la primera práctica de la Gran Vuelta (0:56)

El entrenador francés asumió la dirección técnica de la Casa Blanca y todos esperan que con él vuelvan también los éxitos. (0:56)

MADRID -- Borrón y cuenta nueva para Isco. También para Marcelo y hasta para Gareth Bale. El regreso de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid ha traído una nueva oportunidad para los jugadores ‘señalados’ durante la crisis provocado por los malos resultados que han dejado al cuadro merengue sin opciones de ganar algún título esta temporada.

Zidane se encontró con un grupo que conserva la “ambición” de ayer, según ha querido ver el técnico, pero en el que la mala temporada, y la polémica gestión del ex entrenador Santiago Solari, ha causado estragos. Notorios, más que en cualquiera, en Isco.

El mediocampista acabó en la grada, condenado al ‘olvido’ mientras el argentino se mantuvo en el cargo, con solo 17 minutos disputados en el último mes y medio, fuera de la selección nacional, y con un expediente disciplinario abierto por el club como consecuencia de su enésima rabieta.

Pero el francés no lo tendrá en cuenta otra cosa que su trabajo en el césped para darle una nueva oportunidad. Y según afirmó tras el último entrenamiento, bien pudo ganársela.

“No. Nada. Estamos aquí para trabajar y pensar en el futbol solo. Él quiere jugar y dejar este expediente (de lado). Vamos a jugar al futbol y ya está. Yo le veo para jugar mañana, claramente”, afirmó el entrenador en rueda de prensa celebrada este viernes de cara al encuentro frente al Celta de Vigo en el que el técnico se reencontrará con su afición.

“Es verdad que un partido no es igual que los entrenamientos. Lo bueno es que son buenos jugadores todos. Lo importante es que estén listos. Saben que nos faltan once partidos y voy a contar con todos. Isco es uno de ellos. Yo voy a contar con Isco y los demás a tope”, insistió Zidane.

En la misma línea se mantuvo al referirse a Marcelo, el otro gran ‘sacrificado’ por su antecesor. El segundo capitán merengue perdió su puesto como titular bajo el mando de Solari debido a sus pobres actuaciones y su evidente baja forma física. Pese a su mala campaña, Zidane está dispuesto a darle una última oportunidad – aunque con ello actuaría en detrimento del canterano Sergio Reguilón, que había cumplido y con creces en su lugar.

“Yo lo veo bien (a Marcelo). No lo había visto hace tiempo, pero los tres últimos días yo creo que está bien. Mismo antes no ha jugado mucho pero es un profesional seguramente que ha entrenado bien y bueno, la única cosa en el momento del entrenador anterior… Hay que respetar todo lo que hacen los entrenadores porque no es algo fácil. Marcelo lo veo bien, animado, con ganas, para mí es lo más importante. Estoy contento de ver a Marcelo así y a los demás bien para jugar mañana”, señaló el francés.

Después de nueve meses de ausencia, Zidane está incluso dispuesto a firmar la paz con Gareth Bale – quien, por cierto, saliera como titular en el último encuentro dirigido por el francés en el Santiago Bernabéu, una goleada sobre el Celta (6-0) en la que contribuyó con dos tantos.

También a Bale, señalado por su bajo rendimiento esta campaña, le ha dado un espaldarazo público; si acaso para motivar un buen cierre de campaña y el resto, la planeación o su futuro como merengue “ya se verá”.

“No voy a hablar de la temporada de Bale. Nos quedan once partidos y saben el jugador que es Gareth. Va a contar como todos. Todos estamos preparados y mañana Gareth está preparado para estar y para lo que hay. El partido de mañana”, afirmó el técnico.

Y es que el cierre de campaña se percibe como la última oportunidad para varios jugadores para asegurar su futuro; una especie de ‘audición’ para seguir formando parte del plantel. El técnico, inevitablemente, compaginará la planeación de la próxima campaña con el cierre de temporada – más si no tiene nada en juego – pero prefiere que “no piensen en eso”.

“No pienso en eso; piensan en terminar bien la temporada. No se tienen que meter también en la cabeza a quien voy a mirar, quien se va a quedar. No es así. Todos tienen un contrato aquí y luego veremos qué pasa. Para ellos es acabar bien la temporada. Es verdad que ha sido un año difícil, pero han hecho cosas buenas. Hay que pensar que quedan once partidos y queremos empezar con un partido contra el celta y hacerlo bien”, sentenció.