Keylor Navas sabía que con Solari no iba a jugar

play
Volvió Keylor Navas y dejó un mensaje por elevación hacia Solari (0:59)

Indiecito atendé el teléfono que hay un mensaje desde Costa Rica... (0:59)

MADRID -- Keylor Navas reconoció en una entrevista concedida a la cadena radiofónica COPE que sabía que no iba a volver a jugar tras la eliminación del Real Madrid en Copa del Rey. No mientras Santiago Solari se mantuviera en el banquillo.

Los tres meses en que el argentino fungió como entrenador del Real Madrid dejaron secuelas difíciles de reparar en el vestidor. Ningún jugador del plantel merengue se vio más afectado que el arquero costarricense, quien se supo ‘condenado’ a la banca desde que se anunció el cambio de timón a finales de octubre.

“Con el entrenador anterior no iba a jugar, eso estaba claro”, afirmó Navas.

“(Estuvo) Más de 20 partidos en el banquillo, más claro no iba a ser. Qué más pruebas que esa”, agregó.

La situación de Navas en el Real Madrid ha sido delicada desde que se concretó el fichaje de Thibaut Courtois por 35 millones de euros el verano pasado. La directiva, que llevaba tres años intentando reemplazarlo, por fin había dado con el hombre de ‘renombre’ como internacional que buscaba para su puerta.

El tico, que en comparación no tiene más que ofrecer que haber conquistado tres títulos de Champions League como titular, había comenzado la temporada rotando con el belga.

Aunque la directiva quería un cambio en la portería inmediato, Julen Lopetegui escuchó a un vestidor que apoyaba al hombre con el que se habían hecho fuertes a nivel continental y por respeto a los galones del Campeón de Europa, y optó por una transición paulatina que no convenció ni a los altos mandos ni a la nueva estrella. El belga disputó ocho partidos, todos en Liga, mientras el tico salió de inicio en seis ocasiones, incluyendo los tres encuentros de Champions con el vasco al mando y la Supercopa de Europa. Fue con Courtois en la puerta que el Real Madrid sufrió las peores derrotas de su gestión, 3-0 ante Sevilla y 5-1 ante Barcelona, además de hilar tres derrotas consecutivas en el torneo español.

A pesar de haber hecho méritos para competir por el puesto, el tico solo disputó ocho partidos tras la llegada de Solari, siete de ellos en Copa del Rey.

La peor afrenta, según relató, llegó con el cierre de la fase de grupos de Champions League a mediados de diciembre.

“El último partido de Champions en la fase de grupos fue bastante feo. Ya estábamos clasificados y se dio la oportunidad de jugar a casi todos mis compañeros y a mí no. Era difícil aceptarlo, pero había que seguir trabajando”, dijo Navas.

Con el boleto a octavos asegurado, Real Madrid debía cumplir con el último trámite frente al CSKA de Moscú. Solari aprovechó para dar descanso a la mayoría de titulares y jugó con un equipo compuesto por suplentes en su mayoría. Hasta Federico Valverde, Jesús Vallejo o Javi Sánchez, defensa del filial, salieron de inicio.

El Real Madrid acabaría perdiendo por goleada por 0-3.

“Pero a mí nunca me importó en realidad. Yo siempre he sido un profesional, trataba de no enfocarme en eso sino en ver que soy un privilegiado en tener una familia y estar en el club en el que estoy. Eso me motivaba a vencer ese tipo de cosas y hacer las cosas bien. Tanto mis compañeros como el mismo cuerpo técnico que había anteriormente sabían cuál era mi desempeño entrenando y yo sé que eso está clarísimo”, expresó Navas.

Los crecientes roces con Solari pudieron provocar que se planteara su salida. Navas siempre ha rechazado la posibilidad de buscarse un destino donde fuera por lo menos deseado; ya desde 2015, en que el ‘fax’ impidió que emigrara a la Premier League, el tico afirma que seguirá “peleando” mientras le dure el contrato. Pero la situación empezaba a cobrar tintes de insostenible, especialmente después de que Solari insinuara que Keylor no entrenaba bien desde que se consumó su suplencia – o al menos eso es lo que cree el tico, que según dejó ver tras recuperar el puesto de titular, se sintió aludido cuando el argentino espetó que “no todos los jugadores estuvieron a la altura” durante su gestión.

“No soy una máquina, pero la gran mayoría de mis entrenamientos han estado a un mismo nivel. Lo puedo defender ante cualquiera”, recalcó.

El regreso de Zinedine Zidane al banquillo del Real Madrid le cambió la suerte, pues en cuanto tomó el mando, el francés corrigió la que tanto él como varios pesos pesados del vestidor consideraban una injusticia dándole la titularidad en su ‘reestreno’ en la victoria por 2-0 sobre el Celta.

Pero el daño está hecho. Navas, vinculado al club hasta 2021, ha advertido que no tiene intención de volver a pasar otra temporada en la incertidumbre.

“Tengo contrato, mi ilusión siempre ha estado puesta en el Real Madrid y estoy concentrado en lo que viene. He dado todo por este club y lo seguiré dando mientras esté aquí, pero no quiero pasar otro año así”, dijo.

El tico vuelve a sentirse arropado por su principal defensor dentro del club, Zinedine Zidane, así como gran parte del plantel, ya que dijo tener “compañeros que no me han dejado solo como Ramos, Modric, Marcelo, Kroos, Bale, Isco...”. Sin embargo, reconoció que terminada la campaña tendrá que plantearse el futuro.

“Uno tiene que plantearse los momentos justos para tomar decisiones. No era el momento de pensar en qué iba a hacer en el verano”, afirmó.