Valverde revoluciona su alineación ante Huesca

BARCELONA -- El Barcelona, con la Liga prácticamente sentenciada a su favor y la mirada puesta y centrada en la Champions, presentó este sábado en Huesca un once inicial auténticamente revolucionario, decidido por un Valverde que puso en liza no solo a tres debutantes sino que, más aún, apenas mantuvo de su columna vertebral a Ter Stegen, Arturo Vidal y Dembélé, éste último reapareciendo después de su última lesión.

La revolución de Dembélé se personalizó en el debut liguero de Wagué, Todibo, Murillo y Riqui Puig, pero también en un sistema, anunciado por Jon Aspiazu, ayudante del entrenador azulgrana, formado por tres centrales y dos carrileros, apareciendo por las bandas el senegalés y el brasileño Malcom.

Regresaron al escenario también los dos fichajes de invierno: Murillo, quien solamente había disputado dos partidos de Copa en enero frente al Levante, y Kevin-Prince Boateng, que únicamente sumaba 123 minutos repartidos en dos encuentros frente a Sevilla en Copa y Valladolid en Liga, allá por el mes de febrero, como sustituto de Luis Suárez.

Del once inicial presentado por Valverde en El Alcoraz este sábado apenas se da por segura la presencia el martes frente al Manchester United en la Champions de Ter Stegen en la portería, entendiéndose que también podría tener la ocasión Dembélé en ataque y, quizá, Arturo Vidal en el centro del campo. Los ocho restantes protagonistas ante el Huesca, con total seguridad, son encargados de mantener el tino en esta Liga... Pero no se contemplan en la ruta de la Liga de Campeones.