¿Por qué Neymar, Cavani y Mbappé son la mayor fortaleza y debilidad de PSG?

play
PSG vence al US Orléans y se mete en los cuartos de la Copa de la Liga de Francia (1:20)

Con un gol de Moussa Diaby en el minuto 81', el conjunto parisino derrotó 2-1 al equipo de Segunda división.  El uruguayo Edinson Cavani sumó el otro gol para los de Tuchel.   (1:20)

Todas las quejas con respecto a los “piscinazos” de Neymar ocultan un hecho importante con respecto a Neymar: el brasileño es la piedra angular del que quizás sea el ataque más espectacular del balompié actual. La delantera del París Saint-Germain usualmente está constituida por Neymar y Kylian Mbappé, ubicados detrás del uruguayo Edinson Cavani.

El PSG pagó un total de 466 millones de libras esterlinas por el trio denominado la "MCN”, y todos han sido destacados de forma prominente en el ranking ESPN FC 100 de 2018. Cabe destacar que eso ahora es un precio justo, al menos según los estándares del mercado de hoy en día. Es un trio cuya calidad excede el nivel de la liga francesa, cada uno promedia poco más de un gol por partido en el circuito local mientras que en la Champions League, suman siete tantos en cinco partidos.

Cada miembro de este trío es una estrella que podría aspirar, con toda razón, que toda una delantera se arme alrededor de ellos, tal como lo hace el Barcelona con Messi. Sin embargo, ese es precisamente el problema del PSG: el club espera que este trío equilibre las cargas de forma equitativa. Eso no está ocurriendo, en parte porque Neymar, sin reserva alguna, no considera a Cavani como igual. Por ello, la mayor fortaleza del PSG es también su inconveniente más pesado.

Thomas Tuchel, quien se convirtió en técnico del PSG a finales de la pasada temporada, hizo que Neymar pasara de la posición de extremo al puesto 10, diciendo: “Debemos intentar crear una estructura que le permita expresarse perfectamente”. Y Neymar así lo hace ahora. Al igual que Mbappé, a su lado. El único que no logra hacerlo es Cavani.

El signo más notorio de esta tensión son las discusiones constantes entre Cavani y Neymar, ya que cada uno representa el ideal de juego que existe en la idiosincrasia de sus respectivos países.

El brasileño, maestro de los dribles, fintas, pases cortos y otros trucos, a veces parece que jugara fútbol de salón. El uruguayo que proviene de un pequeño país que no aspira a competir en destrezas con sus vecinos Brasil y Argentina, destella ganasygrinta. Cavani siempre ha estado dispuesto a correr y hacer el trabajo defensivo al servicio de jugadores de mayor jerarquía: durante años, ese fue el caso con Zlatan Ibrahimovic en Paris, con Luis Suárez durante casi toda su carrera con la selección de Uruguay. De hecho, Cavani bien pudo haber sido un defensa de clase mundial.

Sin embargo, cuando se evalúa a Cavani por los estándares de los mejores delanteros del mundo, su toque es ligeramente inferior. Maestro a la hora de ubicarse en posición de anotar, no es el mejor a la hora de convertir un remate en gol. Allí podemos ver por qué el purasangre Neymar no respeta de un todo al caballo de trabajo, al menos no por los momentos.

Durante la pasada temporada, en un partido contra el Lyon, cuando el PSG iba a cobrar un penal, Neymar intentó quitarle el balón a Cavani. El uruguayo la retuvo, pero falló en el cobro. Después, cuando el PSG iba a cobrar un penal contra el Dijon, con la pizarra 7-0 y Cavani en posición de convertirse en el mayor goleador en la historia del equipo, Neymar insistió en cobrar la pena máxima, para recibir los abucheos de la afición.

En un encuentro mucho menos notorio durante otro partido, cuando Cavani estaba a punto de cobrar un tiro libre, Dani Alves tomó el balón y se la entregó a Neymar, su amigo del alma. Cavani, quien es solitario por naturaleza, parece estar particularmente aislado dentro de un PSG dominado por los brasileños. El uruguayo admitió: “En ocasiones, cuando en un equipo existen muchas nacionalidades y mentalidades diferentes, es difícil encontrar una conexión entre todos".

Los compañeros de equipo pueden sentir desagrado mutuo y a pesar de ello, combinarse bien en la cancha; no obstante, Neymar y Cavani no logran hacerlo. Se puede percibir claramente en los grandes encuentros europeos, los únicos que realmente cuentan para el PSG. En los dos primeros compromisos del club francés en la Champions, contra el Liverpool en Anfield (derrota 3-2 para el PSG) y luego en la paliza 6-1 propinada de local contra el Estrella Roja de Belgrado, Neymar no hizo un solo pase a Cavani. Nuevamente, el charrúa estuvo aislado en el triunfo de local 2-1 contra el Liverpool.

"Considerando su calidad, es extraño que no puedan encontrarse en varias ocasiones por partido”, expresó el exjugador de la selección francesa Emmanuel Petit en la televisora gala RMC Sport. “No es normal que no exista una relación".

El colega de Petit Willy Sagnol, quien fuera zaguero en el equipo nacional francés se atrevió a dar la siguiente explicación: “Cavani no se encuentra a gusto en espacios pequeños y Neymar siempre busca espacios pequeños”.