La temporada récord de Manchester City

play
El festejo de Kompany en pleno bar de Manchester (0:36)

El City de Guardiola se consagró campeón de la Premier League varias fechas antes de que termine la liga tras la derrota de sus rivales de ciudad ante West Bromwich. (0:36)

Puede que no haber conseguido adueñarse del título de la Premier League con un triunfo sobre Manchester United en el Etihad hace poco más de una semana termine resultando positivo para Manchester City.

Si bien es cierto que dicha victoria hubiera sido muy dulce --el triunfo de United por 3-2, luego de haber remontado un 2-0, les negó la corona a sus vecinos ese día-- el énfasis que había en el hecho de que fueran coronados campeones con un triunfo sobre sus rivales habría opacado la verdadera magnitud del tercer campeonato nacional de City en seis años.

Los hinchas de City están descubriendo que haber ganado el título sin siquiera jugar, cortesía de la inesperada victoria de West Bromwich Albion por 1-0 en Old Trafford el domingo, no disminuye en absoluto la alegría de haber plantado bandera en la cumbre mientras el resto mira con envidia desde abajo.

Lo cierto es que City viene mirando al resto desde arriba desde que arrancaron la campaña en agosto. Su dominio en la liga ha sido tan enfático y convincente que cada uno de sus supuestos rivales ha sido superado por City al menos una vez, y ninguno de ellos pudo evitar que el conjunto de Pep Guardiola ganara el título con un mes de anticipación.

Si lo hubieran ganado la semana pasada contra United, ese hecho habría definido el primer título de Guardiola. Pero City ha sido mucho más que eso esta temporada, por lo cual la satisfacción a largo plazo de haberlo sellado como lo hicieron será positiva. Significa que ahora podemos enfocarnos únicamente en la maravilla de su fútbol, en la potencia y la visión de Kevin De Bruyne, en el desarrollo de Raheem Sterling, en los ataques imparables de Leroy Sané por la izquierda, en el dominio de Kyle Walker por la derecha, y en la determinación de Guardiola de ganar a su manera.

El debate ahora se enfocará en si este conjunto de City es el mejor que la Premier League ha producido, y es un debate que no tiene respuesta indiscutible, ya que los mejores equipos de United, Arsenal y Chelsea también fueron supremos. Pero lo que no puede discutirse son los récords que City ha batido camino al título esta campaña.

Quebraron récords de Inglaterra con 18 triunfos consecutivos en la liga, con 11 victorias visitantes sucesivas, y con 20 triunfos al hilo en todas las competiciones. Los hombres de Guardiola también batieron récords del club con un invicto de 28 partidos en todas las competiciones, y si sumamos el final de la temporada pasada, registraron un invicto de 30 partidos y 20 victorias consecutivas en casa.

Al ganar el título este fin de semana, también igualaron el récord que United marcó en 2000-01 al conquistarlo después de 33 partidos. Aún se encuentran en vías de convertirse en el primer club en alcanzar los 100 puntos en una temporada de Premier League, rompiendo el récord de 95 puntos que Chelsea registró en 2004-05 en el proceso, y también tienen chances de superar el récord de 103 goles de liga en una temporada marcado por Chelsea en 2009-10.

Por donde mires, City ha quebrado récords o está a punto de marcar nuevos. El margen récord de 18 puntos registrado por United en 1999-2000 también está al alcance de City.

Inevitablemente, serán los fracasos de este conjunto de City lo que irritará a Guardiola y a sus jugadores, y lo que les dará pie a los críticos para marcar sus fallas.

La derrota local contra United, que quedó intercalada entre dos derrotas consecutivas en los cuartos de final de la Champions League, servirá de recordatorio de que es posible superar a City, y quizá hasta de que es posible alcanzarlo la próxima campaña, mientras que su eliminación de la FA Cup contra Wigan Athletic podría ser recordado como el partido que le costó a Guardiola y a su equipo el triplete nacional.

Por otro lado, el Arsenal de 2003-04 sigue siendo el único equipo que completó invicto una campaña de Premier League, de modo que hay logros que este conjunto de City no ha alcanzado.

Pero la forma en que conquistaron el título quizá sea la mejor prueba de su calidad y de las carencias de sus rivales.

El sábado viajaron a Tottenham --un conjunto afilado, invicto en la liga desde diciembre-- y lo hicieron pedazos en Wembley. Supuestamente iba a ser el equipo que haría trastabillar nuevamente al conjunto de Manchester y el que le entregaría su cuarta derrota consecutiva, pero City hizo lo que hacen todos los grandes equipos: ganó, y ganó bien.

Bajo mucha presión, City respondió, y no podemos decir lo mismo de sus rivales.

Puede que Liverpool ahora esté volando, pero sus problemas al principio de la temporada lo dejaron fuera de carrera antes de que comenzara, mientras que Arsenal y Chelsea se quedaron afuera en el otoño.

Spurs tuvo sus momentos, y puede que sea uno de los grandes candidatos la próxima campaña, pero no pudo mantener su rendimiento, mientras que la desequilibrada temporada de United quedó perfectamente resumida en su derrota contra West Brom. Apenas una semana después de haber ganado en City, el equipo de José Mourinho ni siquiera pudo evitar la derrota contra el último equipo de la Premier League para alargar un poco más la espera de sus vecinos.

Sólo el tiempo dirá cuán bueno es este equipo de City, y si es el mejor que hayamos visto en la Premier League, pero lo que no podemos negar es que es el mejor en este momento, por lejos.