Entrenando con Pep Guardiola: Un día con Manchester City

"Cuando tengo la pelota, tengo la oportunidad de marcar un gol", Pep Guardiola dijo una vez, explicando por qué todos los equipos que ha dirigido hacen tanto énfasis en mantener la pelota. La temporada pasada, Manchester City batió un récord de posesión en la Premier League, y esto se tradujo en otros récords de la liga, como puntos (100), goles (106) y margen de victoria (19 puntos).

Puede que la filosofía sea simple --obtener la pelota, mantener la posesión, pasar la pelota, y en el momento indicado, convertir-- pero la labor de Guardiola y su cuerpo técnico es mucho más compleja. Entre estudiar al rival para encontrar sus puntos débiles, evaluar a los jugadores propios y trabajar en detalles específicos durante los entrenamientos para preparar los partidos, nada queda librado al azar.

"Todo o nada", el nuevo documental de Amazon Prime, revelará algunos secretos del entrenamiento y del vestuario que suelen permanecer en secreto. Pero, ¿cómo es trabajar bajo la dirección del cuerpo técnico de Guardiola? De cara a la nueva temporada, estuve entre los periodistas que tuvieron la oportunidad de ser un jugador de City por el día y vivir en primera persona esa mezcla de sencillez y obsesión en el Etihad Campus.

El día comienza con un análisis táctico en la comodidad de un auditorio con asientos de cuero. Afortunadamente, entre el equipo de entrenamiento de alta tecnología, hay una pizarra blanca magnética con la cancha marcada y fichas movibles que representan a los jugadores; algo que verías en cualquier nivel de fútbol. Sin embargo, una pantalla grande de televisión es la manera más sencilla de transmitir un mensaje.

Como la mayoría de los clubes de la Premier League, City coloca cámaras altas en las gradas para tener una vista panorámica de la cancha, de manera que puedan verse todas las zonas a la hora de analizar un ataque o una defensa. Durante los partidos, el equipo de análisis de video puede recopilar ciertos momentos y transmitiros rápidamente al cuerpo técnico de Guardiola para contar con ejemplos reales al hablar con los jugadores. Asimismo, las sesiones de entrenamiento también se graban para ser analizadas. Incluso en las inferiores, los entrenadores llevan cámaras GoPro para poder mostrarles a los jugadores lo ocurrido durante un incidente en particular.

La sesión es un repaso de las cosas que funcionaron en el primer equipo, con énfasis en cómo los principios de Guardiola dieron lugar a una máquina aceitada. Por ejemplo, está el primer gol del triunfo ante West Brom en la tercera ronda de la Carabao Cup, previo al cual City completó 52 pases en dos minutos y medio, durante los cuales todos los jugadores tocaron la pelota antes de marcar, sin que ningún rival interceptara.

La perspectiva más amplia hace que sea más fácil apreciar cómo todos los jugadores están en constante movimiento, desde las carreras y los amagues de los delanteros Leroy Sane y Gabriel Jesús hasta el número de ocasiones que los delanteros centrales, Eliaquim Mangala y John Stones, rompen las líneas con pases, y también la paciencia y lectura del juego de Ilkay Gundogan y Yaya Touré in en el mediocampo.

Luego está el brillante pase de un solo toque, bajo alta presión de Arsenal, lo que dio lugar a un impecable gol de Sane que terminó con una victoria de marzo en el Emirates. Y También se destacaron las estrategias de presión que hicieron que Swansea tuviese que ceder la pelota y conceder un penal en una victoria por 5-0 de City el siguiente mes. Los entrenadores eligieron a cuatro o cinco jugadores para demostrar que están en la posición acertada para forzar el error del oponente.

Puede que Guardiola haya sido reticente al momento de hablar acerca de su influencia en el fútbol inglés pero su staff señala que los jugadores de City aplicaron en el Mundial lo que habían aprendido durante la temporada. Cuando Harry Kane estuvo cerca de darle a Inglaterra un 2-0 en la derrota de semifinal vs. Croacia, se pudo ver que Sterling, quien anotó 23 goles la temporada pasada, estaba disponible en la posición derecha si la pelota si hubiese jugado en esa dirección.

Después de un almuerzo sano compuesto por pollo, vegetales, fruta, yogur y agua, está en la cancha y las pelotas aparecen inmediatamente. Movimiento, toques, atención, esas son las claves constantes durante la sesión de 90 minutos.

El primer equipo de City, ya sea en el entrenamiento o en el calentamiento previo a los partidos pasa mucho tiempo en "rondos", que consta de un círculo de jugadores con la pelota y uno o dos en el medio tratando de ganarla. En enfoque está en construir formas de pasar la pelota alrededor del oponente y moverse hacia los costados para crear un triángulo de opciones con el fin de conservar la posesión, o un diamante para cortar las líneas con un pase al centro.

Son cuestiones básicas incluso para un jugador que no tenga el toque ni el estado físico de Kevin De Bruyne o David Silva, pero ofrece una perspectiva dentro del plan de Guardiola. Todos, desde Ederson, como portero, hasta Sergio Agüero, como delantero, entienden sus roles para poder estar disponibles.

"La razón por la que los jugadores de fútbol se convirtieron en jugadores de fútbol es porque disfrutan jugar con la pelota y él quiere que recuerden cómo era cuando eran más jóvenes”, Guardiola ha comentado cuando discute su estrategia.

El principio adoptado durante un juego de mitad de cancha. Los jugadores que reciben la pelota tienen que posicionarse en un lugar en el que vean tres banderas de córner, ya que eso hace que sea más fácil identificar quién está disponible en el siguiente pase. Es más, dejando de lado el tema del tiki-taka, si un jugador tiene posibilidades de superar a un hombre, tiene que hacerlo. ¡Lamentablemente, yo no lo pude lograr!