Klopp demoró tres años en ser campeón con Dortmund ¿Repetirá en Liverpool?

play
El empate a cero y sus porqués (1:47)

El equipo de Fuera de Juego con el duelo entre Pep Guardiola y Jurgen Klopp. Análisis táctico de lo ocurrido en Anfield y las causa que generaron tan pocas chances de gol en los arcos de Ederson y Alisson. (1:47)

LONDRES - Jurgen Klopp pasó su tercer aniversario como técnico del Borussia Dortmund meditando con respecto a la campaña que acababa de concluir para él, en la cual acababa de alzarse con el título de la Bundesliga. El alemán, quien se encuentra a punto de llegar a su tercer aniversario con el Liverpool este lunes, ha recibido otro recordatorio de que su equipo puede convertirse en genuino contendor por el título de la Premier League.

Klopp utiliza estos días, previos a una fecha FIFA, para así darse unos días de descanso, según han indicado fuentes a ESPN FC. Dejará durante unos días una ciudad que cree que su espera de 28 años por el titulo de liga podría terminar el próximo mes de mayo.

A pesar de ello, el estratega de 51 años no se encuentra con ánimos de analizar sus tres años en Anfield. Sigue dolorosamente consciente de los obstáculos que su equipo aún debe superar luego de haber tenido par de disputados choques contra Manchester City y Chelsea durante las últimas dos semanas.

La zafra 2010-11 del Dortmund, en la cual vencieron las probabilidades para así ganar la Bundesliga por primera ocasión en nueve años, fue el punto de partida de un periodo de éxitos. Retuvieron su corona al año siguiente y llegaron a la final de la Champions League en 2012-13.

Existen similitudes entre la histórica temporada 2010-11 del Dortmund y la actual del Liverpool. Demuestra la forma en la cual el trabajo y metodología del técnico pueden rendir frutos luego de 36 meses, cambiando completamente el rostro del equipo y su organización.

“Con respecto a la calidad de los jugadores, creo que (el Liverpool) tiene mejor equipo, comparado con el que teníamos en aquel momento”, expresó el ex volante del Dortmund Nuri Sahin a ESPN FC. “No hay duda alguna”.

“Creo que teníamos un equipo único y siento que el Liverpool cuenta con lo mismo hoy en día. (Klopp) los ha rodeado de un muy buen ambiente y les ha dado las sensaciones necesarias para ser únicos. Estoy seguro de que competirán con el Manchester City y el Chelsea por el titulo esta temporada”.

Hambre de triunfo

De la actual camada de jugadores del Liverpool, solamente dos han puesto sus manos en el trofeo de campeones de la Premier League; a saber, James Milner y David Sturridge. Xherdan Shaqiri es el único ganador de la Champions dentro de la plantilla. De forma similar, el triunfo improbable del Dortmund en 2010-11 fue conseguido gracias a un grupo de jugadores joven, hambriento y que aún no habían sido probados a ese nivel.

“Cuando llegó Klopp, arrancamos desde cero”, comentó Jakub Blaszczykowski, extremo del Dortmund entre 2007 y 2016, a ESPN FC. “El técnico incorporó a muchos jugadores jóvenes, desconocidos para muchos”.

“Todos crecimos juntos. Nos divertimos tanto con nuestro trabajo, incluso si se trataba de una labor fuerte, bajo las ordenes de Klopp. Había una calidez, una humanidad presente. Él es el entrenador. Y cuando se trata de trabajar, hay que trabajar. Pero nos divertíamos después de las sesiones de entrenamiento. Y eso viene desde adentro, es algo natural. Ese es Jurgen Klopp”.

“Muchos de nosotros no llegamos a ganar títulos importantes tras dejar el Dortmund. Y para muchos, fue la mejor época de su carrera. Ganar títulos consecutivos es algo que nadie consigue, con la excepción del Bayern. Ese segundo campeonato fue una declaración. Demostró que fue algo muy distinto a una mera coincidencia. Fuimos un gran equipo”.

En su ruta a ganar el título de la Bundesliga, Klopp intentó quitarles presión a sus jugadores en cada oportunidad posible. A cambio, él esperaba que éstos siguieran dos reglas simples: Asumir las cosas partido a partido y no caer en la complacencia de hablar sobre ganar un título. Klopp aún no ha reconocido que el Liverpool puede ganar la liga en la presente campaña, pero sí ha hecho claras advertencias a sus jugadores con respecto a mostrarse complacientes.

“Las cosas eran asumidas partido tras partido porque teníamos un técnico que pensaba de esa manera”, dijo Sahin. “Nos impuso en cabezas y mentes que el partido que teníamos que jugar el sábado era el más importante de nuestras vidas, porque era el único que disputábamos ese día”.

Un equipo donde los futbolistas quieren estar

Gracias a las redes sociales, los hinchas del Liverpool pueden darse una mirada dentro de los vestuarios en Anfield y Melwood. Lo que pueden presenciar es un ambiente de amistad, camaradería y chistes sin fin. Ocurre lo mismo cuando los celulares no están grabando lo que ocurre.

Klopp ha armado su equipo en Liverpool con sumo cuidado, poniendo énfasis en la personalidad de sus futbolistas con el mismo peso que sus habilidades balompédicas. El técnico hizo algo similar en el Dortmund, creando así un ambiente que forjó amistades de por vida.

“Era cómo si te encontraras con tus mejores amigos a diario”, expresó Sahin. “(Klopp) hizo algo especial. Íbamos a trabajar muy felices y no nos queríamos ir. Si alguno de nosotros tenía problemas, lo resolvíamos juntos”.

“Éramos un solo equipo”, agregó Blaszczykowski. “Seguimos en contacto. El técnico crea esa sensación en la cual somos como una familia. Apoya a cada jugador”.

Elevar jugadores al siguiente nivel

Mohamed Salah, Sadio Mané y Roberto Firmino fueron transformados en estrellas de clase mundial luego de pasar un periodo relativamente corto trabajando bajo las ordenes de Klopp. Los niveles de Andrew Robertson, Adam Lallana y Dejan Lovren han sido elevados como resultado de su labor como director técnico.

“El entrenador distingue lo mejor de cada jugador y lo utiliza”, afirmó Blaszczykowski.

Sahin acababa de regresar de una estadía en préstamo con el Feyenoord y se enfrentaba a un futuro incierto cuando Klopp asumió las riendas del Dortmund. Tres años después y el jugador fue fichado por el Real Madrid con el aval de su galardón como Jugador de la Temporada 2010-11 de la Bundesliga.

“Te hace sentir cómodo”, expresó el actual mediocampista del Werder Bremen. “Te da la confianza necesaria”.

“Me sentía sumamente libre en la cancha. Sabía que podía cometer errores. Sabía que podía intentar pases de 30 yardas. Sabía que podía correr de un lado al otro de la cancha sin estar pensando: ‘Oh, ¿qué hará el técnico cuando cometa un error?’”.

“Nos hacía muy felices en la cancha. Recuerdo que el equipo era sumamente joven y que teníamos jugadores nuevos. Había un japonés, otro que era de Chile… era muy difícil que nos entendiéramos, pero en la cancha se hacía muy fácil porque todos sabíamos lo que el técnico quería y nos hacía sentir muy cómodos en la cancha”.

El talón de Aquiles del Liverpool había sido la falta de profundidad de la plantilla, pero el club considera que resolvieron dicho problema durante el verano. Por ende, la titularidad ya no es garantizada para nadie. Los jugadores marginales del Liverpool, por ende, requieren mantener la paciencia y mantener la mentalidad de “el equipo primero”.

Blaszczykowski comenzó la temporada 2010-11 sintiéndose descontento, pero logro sumar 37 apariciones en todas las competiciones y llevarse la medalla de campeón de liga.

“El técnico siempre me dijo que debía mantener la calma”, recordó Blaszczykowski. “Me dijo que tendría mi oportunidad”.

“En aquél entonces, creo que jugaba Mario Gotze y lo hacía muy bien. Pero al final, todo funcionó. Y nos divertimos mucho. No fue la época más fácil para mí en lo personal, pero ahora que puedo ver las cosas con la experiencia que tengo, puedo decir que todo estuvo bien, todo salió de la mejor forma”.

Mejorando el estilo de juego

Los jugadores dentro del vestuario del Liverpool están firmes en su idea de que el equipo dará mucho más entre hoy y el mes de mayo. El Liverpool no se ha mostrado con la mayor fluidez posible durante la actual campaña, mientras que algunos críticos apuntan que ese es el barómetro que distingue a los campeones del resto.

Este es el resultado de tres años con la autoridad de Klopp presente en las canchas de entrenamiento en Melwood. El Liverpool ha evolucionado tácticamente. No solo es un equipo afanado en atacar. Ahora, son capaces de producir actuaciones más mesuradas, controladas y maduras.

Klopp tenía ideas similares para su Dortmund en la pretemporada 2010, aunque lamentablemente no rindieron frutos.

“No controlábamos nada, para ser honestos”, dijo Sahin. “Con Jurgen, nunca tendrás un equipo que intente controlar o amarrar nada. Siempre te está impulsando cuando marcas”.

“Quiere que defendamos como equipo y algunas veces, que lo hagamos junto con el estadio. Había la sensación cuando jugábamos de locales (y ahora se siente lo mismo cuando veo al Liverpool) que todo el estadio está defendiendo, atacando junto con el equipo. Es algo especial”.

Ese estilo de alta intensidad y contraataque veloz impuesto por el Dortmund es considerado responsable de haber puesto la palabra “gegenpressing” en el diccionario del balompié mundial.

“Íbamos en camino al estadio y sabíamos que iban a ganar”, afirmó Gary Gordon, ex técnico de la academia del Dortmund a ESPN FC. “Era una temporada en la cual se sabía que eran imbatibles”.

“Tenían a Gotze, a Shinji Kagawa y estos eran jugadores sumamente difíciles de marcar porque cambiaban de posición constantemente. ¿Quién quiere jugar contra algo así? Los defensas decían: ‘Márcalo tú’. ‘No, márcalo tú’. Mientras discutían, ya se había ido”.

Jugando de forma similar, Salah, Mané y Firmino se han convertido en una de las líneas delanteras más temidas del fútbol europeo.

Aprovechando una oportunidad

Dortmund aprovechó una temporada lenta de sus rivales en 2010-11. Klopp solo tuvo tres jugadores que regresaron de la Copa Mundial ese verano, lo que le permitió a la mayoría de su escuadrón presentarse fresco y temprano a la pretemporada. Por otro lado, el Bayern Munich tuvo 11 jugadores que participaron en la Copa del Mundo y terminarían terceros.

Después de perder su primer partido de la temporada ante el eventual subcampeón Bayer Leverkusen, Dortmund tuvo un avance invicto de 15 juegos, ganando 14 de esos partidos.

Es un escenario similar para el Liverpool, cuyo inicio invicto permanece intacto. Su verano fue mucho menos interrumpido que el de los rivales. Manchester United, por ejemplo, tenía 17 jugadores no disponibles en un momento dado en su gira de pretemporada por los Estados Unidos.

Liverpool también estaba en Estados Unidos, pero solo sin Lovren, Firmino, Jordan Henderson y Trent Alexander-Arnold. Con los nuevos fichajes entrando rápidamente y los abridores establecidos presentes desde el principio, el Liverpool pudo acoplarse desde el primer pitido.

"Cuando Dortmund llegó a Munich para jugar con ellos, antes era como: 'Bien, será difícil y tenemos que ser curiosos'", dijo Sahin, quien tuvo un período de cinco meses en préstamo en Liverpool en 2012-13. "Pero cuando era nuestro entrenador, nos hizo creer que podemos ganar allí. Y ganamos allí. Las cosas que sucedieron en el campo de juego fueron lo que dijo antes y se podía confiar en él".

"Estuve en Liverpool por un corto período de tiempo, pero sé que es un club muy similar. Es un club en el que puedes sentirte muy feliz. Las frases que dijo cuando llegó eran perfectas," desde los que dudan hasta los creyentes ". Hizo esto en la ciudad de Liverpool, pero también aquí en Dortmund ".