Lillini llega a poner orden en las Fuerzas Básicas de Pumas

MÉXICO -- Si llegó para algo a la dirección de las Fuerzas Básicas de los Pumas, es para tratar de cambiarle el ‘chip’ a esta área, que tradicionalmente ha sido vital en la institución universitaria, así que el argentino Andrés Lillini afirmó que está tratando de poner orden y erradicar la inercia que traía el tema de la formación de jugadores, donde en una etapa del torneo anterior ni siquiera se sabía quién estaba a cargo.

Luego de sostener que ha tenido una fácil adaptación al club auriazul, dado su anterior experiencia con Monarcas Morelia en este mismo ramo, afirmó que encontró debilidades que debe tratar de sanear: “Siempre uno encuentra cosas que hay que mejorar; hay que volver a las bases históricas y debemos tener la capacidad, yo principalmente, para llevarlas a cabo y para transmitírselas a entrenadores y jugadores”.

Explicó que “el pasado respalda muchas situaciones muy buenas que se han hecho aquí; no vengo a cambiar grandes cosas, sino a mejorar lo que se viene haciendo. Yo me formé en Monarca, siempre tuve el deseo de regresar. Nunca pensé que Pumas, un club tan importante, iba a estar en mi vida. Me tocó y voy a tratar de aprovechar al máximo”.

Del mismo modo, dijo que hay la necesidad de “hacer una captación de futbolistas; nosotros debemos estar presentes en todo el país, porque todos los clubes están presentes en todo el país. La búsqueda es el pilar de esto y después, todas las divisiones tienen que trabajar de la misma manera. Además hay que capacitar a los entrenadores, yo me fijo mucho en eso. Sé que todo sucede en el campo de juego, hay pocas situaciones de teoría y de mesas de café. Necesitamos tener entrenadores preparados en las diferentes área que es lo que compone la formación del futbolista”.

Lillini no tiene dudas de que pese a la crisis en que ha estado inmerso en los últimos años, la escuadra auriazul es una de las más importantes del futbol mexicano: “A mí esta historia no me la contaron, yo la viví; he tenido entrenadores ‘pumas’, he tenido dirigentes ‘pumas’ y sé lo que es Pumas para el futbol mexicano. Estoy muy orgulloso de pertenecer a esta institución”.

Sobre que el conjunto del Pedregal ya no es el proveedor de jugadores para la Liga MX, como lo fue en otros años, aseveró: “Eso es estadística, contra eso no puedes. Yo viví la etapa en que Pumas aportaba jugadores a todo el futbol mexicano. Yo creo que eso es el punto fuerte a tratar, formar jugadores de características históricas de este club y que afronte estos desafíos, que cada vez son más difíciles y competitivos”.

Por otro lado, acerca de su retorno a la Liga MX, dijo que tan pronto dejó de dirigir al Boca Juniors de Argentina, “me vine rápidamente. El primer contacto fue con Rodrigo (Ares de Parga) y José Luis (Arce). Ahora, en el día a día, es con Sergio (Egea), que es al que le reporto, pero Rodrigo está constantemente en contacto y me sorprendió que conoce a todos los futbolistas, tiene el nombre de cada uno de ellos, discute conmigo de cada uno de ellos, y eso es muy bueno”.

ARREGLAR EL 'TIRADERO'

Andrés Lillini sabe que detrás de él han desfilado varios directores de Fuerzas Básicas y en este sentido, señaló: “Soy un convencido de que el orden es la base de todo proyecto y de todo éxito”.

“Sé los valores de la institución y me adapto a ellos. Por supuesto que voy a poner en desarrollo lo que metodológicamente me dio resultado en los otros clubes, pero todos estos cambios que ha habido sólo han hecho que los entrenadores estén un poco a la deriva y en este primer mes me dediqué a ellos. Hoy ellos saben qué van a dirigir el próximo semestre, saben qué van a hacer el próximo semestre, y la semana que viene cerramos los planteles para que sepan qué jugadores van a tener”.

Por si acaso, aclaró que “el que hace los diagramas soy yo”, y que a su llegada al club del Pedregal presentó su propio proyecto, basándose en la filosofía y en los conceptos de los Pumas.

Hace diez años se fue de México y también pasó por las juveniles del CSKA de Moscú y Boca Juniors, con el que compara un poco al futbolista emergido de los auriazules: “Al jugador de Pumas lo veo muy parecido al de boca Juniors, un jugador que vive constantemente bajo la presión de querer jugar en el primer equipo y sabe lo que es pertenecer a un club grande”.

Pese a su comentario, enfatizó: “El jugador de Fuerzas Básicas tiene que saber que pertenece a una de las instituciones más prestigiosas de México, que en la historia es la más importante y que no tiene que ser una presión, sino un desafío muy grande. Eso trataré de inculcar como punto de partida, tanto a mi persona, como a mis entrenadores y al futbol”.

SE PONE UNOS MESES PARA DAR RESULTADOS

Por otra parte, expresó que se le exige dar resultados inmediatos, ya que “no puedo venir a decir que necesito un año; no necesito tiempo, sería venir a mentir. Es cuestión de meses para que esta institución salga adelante. Tiene mucho empuje”.

Afirmó que llegó solo, sin colaboradores propios, y que está en contacto permanente con David Patiño, con quien ya trabajan siete jugadores de Sub-20, entre los que tanto el técnico felino como su auxiliar, Raúl Alpízar, decidirán quiénes se quedarían en definitiva con el primer equipo.

Desde la perspectiva de Andrés Lillini, el futbolista mexicano “es muy bueno en lo técnico, tácticamente muy conocedor y disciplinado, muy bien formado y físicamente fuerte. Los que van a Europa, su parámetro más fuerte, es que no han ido y regresado. Han hecho carrera allá”.