Clausura 2018, el último tren de Rodrigo Ares de Parga

MÉXICO -- En el Clausura 2018 comenzará la cuarta temporada de Rodrigo Ares de Parga como presidente del Patronato de Pumas y con ello llegará uno de sus últimos trenes para llevar al equipo al protagonismo histórico que ha tenido en el futbol mexicano. La misión no será sencilla.

En tres torneos bajo el mando de Ares de Parga, el cuadro universitario ha quedado fuera de Liguilla en dos y con apenas 31 puntos sumados entre ambos, algo que además de significar estar de los primeros lugares, ha llevado al equipo a relegarse en la tabla porcentual.

El problema en este aspecto no es para el certamen venidero, sino para el ciclo 2018/19. El dirigente de Pumas ha renovado por completo la plantilla, ha cambiado la directiva, cuerpo técnico y los resultados al menos en el primer equipo, están lejos de las primeras posiciones.

Una de sus últimas oportunidades para recomponer el rumbo estaría en el siguiente certamen en medio de diversas apuestas en las que ha confiado.

A favor, no obstante, cuenta con los resultados en las divisiones juveniles y los cambios que ha marcado en las fuerzas básicas con la creación de una nueva cantera, sin embargo, el reto es traducir ese talento a una base en el primer equipo.

El Clausura 2018 será una nueva oportunidad para el presidente del club y su intención de recobrar la confianza de la afición y esta es su apuesta:

SE LA JUEGA CON DAVID PATIÑO

Luego de que ni Francisco Palencia ni Sergio Egea sacaran los resultados deseados en el Apertura 2017, el tercero en discordia al frente de Pumas fue David Patiño, mismo entrenador que se mantuvo para el inicio del Clausura 2018.

La apuesta de Rodrigo Ares de Parga es darle la confianza a alguien de la casa que entiende los valores universitarios y que está obligado a recomponer el rumbo del club.

UNA PLANTILLA COMPLETAMENTE RENOVADA BAJA SU GESTIÓN

De la Final del Apertura 2015 a la fecha, de los 14 jugadores que tuvieron minutos frente a Tigres, solamente uno se mantiene en el plantel y es Luis Fuentes, quien recientemente volvió a la plantilla. De ahí en fuera, todos los demás jugadores ya son parte del pasado, entre quienes se incluyen Ismael Sosa, Matías Britos, Alejandro Palacios y Darío Verón.

Ahora figuran en la plantilla nombres como Alejandro Arribas, Mauro Formica, Nicolás Castillo o Abraham González.

REFUERZOS SIN CONOCIMIENTO DEL FUTBOL MEXICANO

Las últimas apuestas de Ares de Parga han sido hombres sin conocimiento de la Liga MX como es el caso de Alejandro Arribas y Yuber Asprilla, un colombiano que apenas suma ocho goles en Liga desde su debut en 2010. Sus arribos son luego de una campaña de apenas 13 puntos y cuando el equipo tiene la necesidad de responder desde las primeras fechas.

UNA DIRECTIVA CON CAMBIOS CONSTANTES

Un punto en el que también han destacado los constantes cambios bajo la gestión de Rodrigo Ares de Parga es en la directiva. Sergio Egea ha pasado por diversos puestos hasta llegar como entrenador del primer equipo.

Leandro Augusto igualmente ha sufrido movimientos, mientras que José Luis Arce pasó de ser vicepresidente de captación de talento a vicepresidente deportivo.

A ellos, además, se suma Alfonso Abad, quien dejó de ser director de fuerzas, puesto que tuvo apenas por unos días David Patiño y ahora está al mando de Andrés Lillini.

MISIÓN, EVITAR METERSE EN ZONA DE DESCENSO

En las últimas dos temporadas, Pumas ha sumado 18 y 13 puntos, respectivamente, lo que automáticamente los deja en problemas con miras a la campaña 2018/19, debido a que se borrará la temporada en la que sumaron 35 unidades de la mano de Guillermo Vázquez.

La necesidad de los universitarios crece si se mira la tabla porcentual o el siguiente ciclo futbolístico será demasiado peligroso.

RECUPERAR LA JERARQUÍA EN CASA

En los últimos dos torneos, los auriazules apenas suman 21 de 51 unidades disputadas en casa. Jugar en Ciudad Universitaria ya no es ninguna garantía para unos Pumas que se han acostumbrado a perder más de lo que ganan ante su afición. Los números como local en la gestión de Ares de Parga son negativos en CU. Eso incrementa la necesidad de responder en el primer semestre de 2018 para devolver la confianza a una afición constante.