América se acostumbra a refuerzos tardíos

Imago7

MÉXICO - El Clausura 2018 está a punto de comenzar y si hay un equipo que podría preocuparse por la llegada de sus refuerzos es el Club América, aún a la espera de un nuevo rostro de su delantera y sin importaciones de corte internacional.

Se habla de Jérémy Ménez, Henrique Dourado, Andrés Ibargüen y Luuk de Jong, pero sea quien sea el elegido, el proceso de adaptación sería contra reloj: Restan sólo tres días para el arranque del torneo.

Las contrataciones tardías no son del todo comunes en América, pero en el pasado reciente ya hay antecedentes al respecto: Justo en el torneo anterior, Mateus Uribe llegó con un retraso de más de diez días y su debut tuvo que esperar.

El A2017 comenzó el 21 de julio y el futbolista colombiano llegó hasta el 1 de agosto, con su esperado debut varias semanas después: Se estrenó en el torneo de Liga hasta la jornada 9, con fecha del 15 de septiembre.

A comienzos del mismo año, las Águilas también se retrasaron en la firma de Cecilio Domínguez, quien llegó desde el Cerro Porteño una semana después del comienzo del C2017, programado para el 6 de enero. Ese pequeño retraso se tradujo en varias jornadas de demora en cuanto a su presentación oficial sobre el terreno.

En el caso de Domínguez, el estreno se dio hasta el 28 de enero frente a los Tiburones de Veracruz; para entonces ya se disputaba la Jornada 4 de competición y la actividad del paraguayo fue limitada considerando sus habituales lesiones. Caso similar ocurrió con Gerson Torres, llegado al club el 21 del mismo mes, pero con la ligera variación de tratarse de un refuerzo para la Sub-20.

Salvo estas tres excepciones, el resto de transferencias del equipo de Coapa se han llevado a cabo con normalidad desde hace más de tres años, cuando Ricardo Peláez aún estaba al frente de todas las transferencias del equipo.

Entre los hombres que llegaron al América, desde el extranjero y con días de anticipación, aparecen Pedro Arce, firmado casi con un mes de ventaja sobre el comienzo del torneo; Christian Paredes, llegado desde el 27 de diciembre de 2016 y la dupla Bruno Valdez, Renato Ibarra.

En el caso del central paraguayo y el extremo ecuatoriano, sus firmas se dieron a más de un mes de que comenzara el torneo en curso: El Apertura 2016 arrancó el 15 de julio de dicho año y las contrataciones se dieron el 23 de mayo y 9 de junio respectivamente.

Otros hombres con llegada tempranera fueron Brian Lozano, Miguel Samudio, Paolo Goltz y Gonzalo Díaz, todos con al menos 15 días de anticipación en relación al inicio de temporada estipulado en el reglamento. El tiempo se agota para la actual versión del América, que tendrá que resolver pronto si desea contar con su refuerzo estrella para el primer tercio de campaña.