Matías Almeyda fuera de Chivas luego de disputa con directiva

GUADALAJARA -- Matías Almeyda está fuera de Chivas. A falta de que el club lo haga oficial, el propio estratega informó a ESPN que no continuará con el club.

Ahora lo único que resta es llegar a un acuerdo sobre los tres años que le quedaban de contrato y de los cuales solo lo quieren pagar uno. Además, aún no le pagan las primas por los títulos conseguidos hace un año.

La directiva estiró la liga, hasta que se rompió. La situación no era la mejor, había tensión entre las partes por diferentes factores: la falta de garantías de un plantel competitivo y la molestia del grupo de jugadores ante el trato que recibieron con la falta de pagos tras la obtención del doblete en el 2017. Tampoco es ningún secreto su ruptura con José Luis Higuera por la lucha de poder al interior del club.

Matías Almeyda, aún de vacaciones, se reunió con todos sus colaboradores ante esta situación. Informaron a la dirigencia de la determinación de Matías y concluyó así el periodo de mayor éxito en los últimos 40 años en la historia de Chivas. Matías Almeyda se fue.

Ya había advertido en varias oportunidades su inconformidad. En la última conferencia de prensa, al término del Clausura 2018, advirtió de la situación y sobre todo, pidió sinceridad sobre qué tipo de plantel iba a manejar.

“Hay que ser claros, si de repente no nos podemos reforzar y tengo que dirigir a la Sub-15, no tendría problemas, pero ¿cómo le hacemos entender a la gente?, yo necesito esa sinceridad. Yo no varío mi forma de trabajar, si queremos crecer, hay que tener la chance de competir casi de igual a igual, hay una evidencia marcada cuando hay proceso, se puede llegar a dar, pero es más difícil”, señaló, viendo cómo se refuerzan otros equipos con tremendas inversiones, algo a lo cual Chivas hoy no puede aspirar.

Matías Almeyda deja al Rebaño en el año que pudo ponerle la cereza en el pastel a su proceso: el Mundial de Clubes. Ya no alcanzó a llegar pues la ruptura con la directiva hizo insostenible su permanencia, pese a entregarle buenas cuentas con la llegada a las vitrinas rojiblancas de cinco títulos de siete finales disputadas.