Ser campeón en Santos, no significa continuidad en el banquillo

Getty

Durar más de un año en Santos Laguna luego de ser campeón es una misión prácticamente imposible en la historia de la entidad lagunera. El último ejemplo de ello es la salida de Robert Dante Siboldi, quien hace no más de tres meses festejó el título de la Liga Bancomer y ahora está fuera de la institución.

Por la misma situación que ahora vivió el uruguayo, en el pasado lo experimentaron Fernando Quirarte, Daniel Guzmán, Benjamín Galindo y Pedro Caxinha, quienes no duraron ni un año más en la institución después de haber sido campeones, aunque cada uno salió por razones distintas y la mayoría de ellas fueron deportivas.

El primero en vivirlo fue Quirarte, quien fue campeón en el Verano 2001. Un torneo después se mantuvo en la entidad y llegó hasta Cuartos de Final, pero para el final del Verano 2002 se terminó su relación con el club.

Tiempo después, Guzmán vivió prácticamente el mismo caso, pues fue campeón en el Clausura 2008, llegó a las Semifinales del Apertura de ese año y para el inicio del Clausura 2009 dejó su cargo como estratega.

La mala suerte en ese sentido se mantuvo con Benjamín Galindo, quien se coronó en el Clausura 2012, pero para el Apertura de ese mismo año no alcanzó Liguilla con lo que se fue del equipo solo seis meses después de haber festejado.

El penúltimo caso fue el de Caixinha, campeón del Clausura 2015, pero que salió de la institución justo tres partidos después del siguiente torneo. Los resultados deportivos y el desgaste con el equipo causaron su baja en ese entonces.

El caso más reciente fue el de Robert Dante, monarca en el Clausura 2018 y en el Apertura 2018 apenas duró tres cotejos para después despedirse del club al alegar un problema con un jugador, situación que provocó su salida prematura solo unos meses después de las celebraciones del título.

ROMANO SALIÓ POR TEMAS DE CONDUCTA

Aunque no fue campeón, Rubén Omar Romano sí disputó dos Finales consecutivas con los Guerreros y su repentina salida del equipo se debió a una seña obscena que le hizo a un sector de los aficionados de la Comarca Lagunera que le recriminaron sus resultados al inicio del Clausura 2011.