Miguel Ángel Garza pone buena cara a altercado Tuca-Carioca

Imago 7

MÉXICO -- Miguel Ángel Garza, presidente de Tigres, vio como positivo el altercado entre Rafael Carioca y Ricardo Ferretti en el entrenamiento del lunes, en el que ambos se gritaron y señaló que el incidente no habla mal del vestidor.

“No, al contrario, yo lo podría ver como positiva, de unión de grupo en base a la exigencia que están queriendo el cuerpo técnico y los mismos jugadores. Qué bueno que haya también carácter dentro de la cancha para sacar todas estas cosas adelante”, recalcó el presidente auriazul.

De la misma forma, Garza minimizó el hecho, ya que enfatizó que son cuestiones que pasan en los entrenamientos y que son, a veces, constantes.

“Han pasado muchas veces, hay veces que ni se dan cuenta los medios de comunicación, pero es parte del entrenamiento, del carácter de los jugadores y la verdad con confianza de que es una cuestión positiva. Son situaciones o fricciones que puede haber y creemos más en el jugador, lo profesional que son ellos, igual que el cuerpo técnico, son situaciones normales que pasan en los entrenamientos y ojalá que sea para bien”, señaló.

El directivo de los felinos manifestó que están más interesados por cerrar de buena forma el certamen y clasificar a la Liguilla que por los que diga la prensa y que no se prenden los focos rojos.

“No, para nada (hay alarma). No sé quién esté haciendo la novela, pero nosotros aquí no y estamos ocupados en trabajar cada vez más fuerte para sacar los puntos requeridos y estar lo mejor dentro de la tabla”, concluyó.

Estas declaraciones vienen después de que, según reporta Multimedios, se calentaron los ánimos en la Cueva de Zuazua entre Rafael Carioca, Eduardo Vargas y Ricardo Ferretti. Los jugadores sudamericanos encararon al Tuca por la forma en que los regañó durante la práctica matutina, en la que el timonel felino buscó corregir errores tácticos de cara al cierre del torneo.

“Rafael Carioca fue quien no soportó la forma en que su entrenador les llamaba la atención y se hizo de palabras con el técnico, pero sin llegar a más. Hubo otro jugador que también le contestó a Ferretti, Eduardo Vargas quien tampoco estuvo de acuerdo con los señalamientos. Lo que sí pasó es que el estratega brasileño terminó el ejercicio y los mandó a entrenar con el grupo que estaba a cargo de Hugo Hernandez, pero al ver que tampoco ahí hacían las cosas como quería decidió mandarlos a su casa. Esto provocó nuevamente el enojo de Carioca quien le reclamó al Tuca y antes que pasara otra cosa fue calmado por otros compañeros y se fue al vestidor para irse después de las instalaciones de entrenamiento”, reveló el medio.