Cruz Azul lucha contra sus propios pronósticos ante sequía goleadora

Después de cinco jornadas del Clausura 2019, Cruz Azul encara una sequía goleadora como la que no tiene desde hace tres años y que solamente ha vivido en cuatro ocasiones en torneos cortos con un común denominador: en ninguno ha pasado a Liguilla.

En lo que va de este torneo, el cuadro cementero solamente ha anotado tres goles y dos de ellos han sido mediante penales. Todas sus anotaciones, de hecho, han sido de Elías Hernández, mientras que sus delanteros Milton Caraglio, Martín Cauteruccio y Jonathan Rodríguez simplemente no se han presentado este año en la Liga Bancomer.

La actualidad del Cruz Azul es que es la décimo quinta ofensiva del torneo con esas tres anotaciones, mismas que tiene Xolos y apenas por encima de Querétaro y Veracruz, los sotaneros en la clasificación general. Es una situación que inquieta al equipo, aunque jugadores y cuerpo técnico entienden que es una racha que eventualmente puede cambiar. Confían en ello.

“Yo considero que esto hay que tomarlo con tranquilidad, sin perder de vista que hay que seguir trabajando y sumando; la realidad es que hoy no se ha dado (el gol), pero esto no es cómo empiezas sino cómo terminas”, analizó la semana pasada el atacante Martín Cauteruccio.

“A mí en lo personal me ha hecho falta el gol, pero veo mejor al equipo, hemos trabajado en la definición y están agarrando confianza los delanteros, el equipo viene mejorando”, compartió por su parte Roberto Alvarado, otro elemento ofensivo que no ha visto puerta al inicio de este certamen.

En el pasado, tener un récord goleador como el actual o incluso peor a estas alturas de la campaña ha significado quedarse sin Liguilla. En el Apertura 2014 y Clausura 2015, el cuadro cementero también sumó solo tres goles después de cinco jornadas y al final le afectó para aspirar a estar entre los ocho mejores. En el Apertura 2016 apenas lograron dos en el mismo periodo de tiempo, mientras que en el Bicentenario 2010 consiguieron uno solo tras cinco fechas. En ninguna de esas campañas mejoró demasiado el ritmo de anotaciones y la disputa por el título quedó de lado.

La semana pasada ante el León fue de las más críticas para el Cruz Azul cuando Milton Caraglio falló un penal y luego erró en un mano a mano contra Rodolfo Cota en la derrota (0-2) frente al León.

“Lo que sí es que estamos dándoles la confianza. Recuerdo que Milton (Caraglio) falló un penal con Monterrey, tuvo una oportunidad contra León y ha sido una buena opción que Jonathan (Rodríguez) lo pateara (en Copa) y hoy regresó como cobrador de penales y seguirá teniendo más oportunidades. Del momento hay que dales la confianza, creemos en ellos, hay que seguir confiando”, sentenció Pedro Caixinha ante la situación vivida.

El Cruz Azul de esta campaña, como la ha insistido su entrenador, ha cambiado su estilo y ahora quiere más elaboración de jugadas en lugar de la verticalidad de la campaña pasada. El problema es que en esa fabricación también ha perdido sorpresa. De hecho, paradójicamente, de sus cinco partidos, apenas en dos ha tenido mayor posesión de balón, de acuerdo a estadísticas de ESPN de cada encuentro.

Eso lo logró frente a Puebla y Chivas en las jornadas uno y dos, respectivamente, con un 64 y 62 por ciento de posesión de balón. En los restantes tres cotejos no ha superado el 50 por ciento.

“En eso estamos trabajando, se está cambiando un poco el estilo y para todo cambio también se necesita un tiempo de ir agarrándole la mano, pero estamos convencidos de lo que hacemos y sabemos que va a dar buenos frutos”, compartió Cauteruccio.

Este fin de semana se completará el primer tercio de campaña y La Máquina tiene ante sí el reto llamado Toluca, donde buscará cambiar su tendencia inicial y revertir su saldo con los goles anotados. De momento, ya lucha contra pronóstico de acuerdo a su propio pasado.