Macarena Sánchez recibe apoyo de Nahuel Guzmán en lucha por futbol femenil

La lucha que encabeza Macarena Sánchez para que mujeres futbolistas sean reconocidas como profesionales en Argentina llegó hasta la Liga MX, pues Nahuel Guzmán, portero de Tigres, ya se acercó a la jugadora para brindarle su apoyo.

Sánchez, quien fue cortada por su club, Deportivo UAI Urquiza, a media temporada sin explicación, demandó a la Asociación de Futbol Argentina (AFA) a principios de este año para que la reconozcan como trabajadora, lo que derivará en la profesionalización de las mujeres en el deporte.

Al momento, las jugadoras en Argentina ganan, en el mejor de los casos, cerca de mil 800 pesos mensuales, aunque muchas no reciben nada y otras incluso deben cubrir gastos de sus propios bolsillos.

"Nosotras firmamos todas las jugadoras la ficha de AFA que lo único que tienes que hacer es poner tu firma... Hay clubes que las chicas les dan trabajo, pero es una forma de encubrir la relación laboral real que es ser jugadoras de futbol", comentó Sánchez en entrevista para ESPN Digital.

A partir de esta lucha, que incluso ha ocasionado que reciba amenazas de muerte, la futbolista recibió el apoyo de Guzmán, quien la contactó a través de redes sociales.

La demanda creó tanta repercusión que Macarena ha sido también ha sido contactada desde Nigeria, Hungría, Alemania, Grecia, Estados Unidos, Portugal, España y varios países sudamericanos.

Sánchez reconoce que "no hay ningún club en el mundo que tenga las mismas condiciones entre hombres y mujeres, entonces ahí ya te marca que es una cuestión de genéro" y ante los comentarios recurrentes de la falta de crecimiento del futbol femenil asegura que es necesario aprovechar las estructuras ya existentes para el futbol varonil y aumentar la inversión.

"Tienen que invertir para que esto sea rentable y para que nosotras podamos vivir de esto, el problema es que no invierten y los sponsors se acercan de a poco", añadió.

Pese al crecimiento de la Liga MX, Sánchez recomienda a las jugadoras unirse ante cualquier decisión que pueda afectarlas pues "(tienen) que pensar en las generaciones que vienen detrás de una".

"Que no se callen, que reclamen por lo que les corresponde y que se unan porque siempre la lucha colectiva es mucho más fuerte que la individual", añadió.

El próximo paso para Macarena Sánchez es una conciliación obligatoria, sin embargo si no llega a un acuerdo con la AFA pasarán a un juicio.