Jacob Akrong, el ghanés enamorado del Zacatepec, el mole y el pozole

Imago 7

MÉXICO--Jacob Akrong, nacido en 1992 en Accra, Ghana, arribó al futbol mexicano para reforzar al Zacatepec en el Apertura 2017 luego de que vivió el peor momento de su carrera con el Almería de España, equipo que no le pagaba en tiempo y forma.

Ahora en el equipo del Ascenso MX vive el mejor capítulo de su etapa como profesional, donde ha adquirido el gusto por la música de banda, el mariachi, el pozole y el mole.

Akrong adquirió el gusto por el futbol desde su infancia en su país natal, mismo que lo compartió con sus amigos David Atia e Ishmael Kelvin Mensah, sobre todo con este último que también consiguió el sueño de llegar a ser profesional en África.

"El futbol es algo que yo llevo haciendo desde chiquito, algo que lo veo como talento. Desde chiquito juego futbol en mi país que es Ghana. Un amigo en mi país, que siempre andaba con él cuando estaba chiquito, siempre iba por mí para jugar futbol entre los dos. Como él tenía balón, pelota, íbamos a jugar futbol con otra gente. Desde ahí empiezo", contó en entrevista para ESPN Digital.

“En un principio estaba jugando Sub-20 en mi país en el equipo que se llama Liberty Professionals, de ahí me fui a la selección Sub-20. Con el Liberty Professionals fui a un torneo en Nigeria, quedamos segundo y fui el mejor jugador del torneo. Regresamos a mi país y de ahí me fui a Mónaco a hacer pruebas por dos semanas y regresé a mi país. Cuando regresé tenemos otro torneo, pero este en mi país que organiza el Udinese. Quedamos campeones y fui el mejor futbolista del torneo y desde ahí Udinese me contrató cuando tenía 17 años", mencionó.

Antes de partir a Italia con el Udinese, con el que firmó por cinco años, compartía el futbol con la carrera de administración; mientras comenzaba a ver al brasileño Thiago Silva como su ejemplo a seguir, por el liderazgo que mostraba en el terreno.

"Me mandaron a España, al Granada para que pueda tener minutos, por las reglas de los extranjeros en Italia, además porque el nivel de Primavera (torneo juvenil) no es nivel alto, entonces me mandaron a Granada para jugar ahí porque no hay límite de extranjeros", indicó.

En el país ibérico también pasó por el Guadalajara y Almería, equipo donde Patricio Arana, director deportivo del Zacatepec, lo vio jugar y lo invitó a formar parte de los Cañeros, propuesta que no dudo en aceptar por el presente que vivía.

“El equipo en el que estaba me debía mucho y entonces ahí tengo que dejarlo. Como te deben mucho no te dejan jugar más. Ese fue el momento más complicado en mi carrera, desde ahí todo está tranquilo. Cuando llegó Patricio Arana, aquí vamos a pagarte siempre cada mes, no te vas quedar así”, externó.

“Me dice que tiene un equipo en México con buenos jugadores y que quiere llevarme ahí y le dije que no tenía problemas. La verdad no había escuchado mucho del futbol mexicano. Como no sabía nada de ahí, porqué voy a pensar algo, voy a ir a ver lo que hay. Si llego ahí voy a saber lo que hay y lo que tiene México también", dijo.

Akrong acepta que sus primeros cuatro días en México sufrió mucho, pero su personalidad le ayudó para poco a poco integrarse con sus compañeros.

"Al principio sufrí poquito porque es un lugar nuevo, un país nuevo, todo nuevo, al principio te cuesta, pero yo soy una persona que encaja con la gente muy fácil, convivo fácil con la gente, aunque no la conozco, eso me ayudó muchísimo. Los primeros cuatro días estaba solo, pero de repente cuando llevo cinco días empiezo a acercarme a ellos, hablando con ellos, haciendo bromas, bailando, cosas que a ellos les da risa, eso me ayudó mucho y todos me quieren muchísimo por cómo soy. Siempre estoy feliz”, apuntó el futbolista que de inmediato notó diferencias en el balompié azteca en comparación a lo que estaba acostumbrado.

"En el tema de futbol al principio me costaba un poquito porque hay muchas cosas aquí que en Europa no hay como entrar fuerte, pero tengo compañeros que me ayudaron mucho. El futbol mexicano es un buen nivel porque la gente juega bien, juega muy bien futbol", compartió.

Tras poco más de año y medio en México, Akrong, quien le ha encontrado el gusto a la banda y al mariachi, además de que sus platillos favoritos son el pozole y el mole, aspira a ascender con Zacatepec para llegar a la Primera División.

"Allá la selección mayor es diferente, depende de muchas cosas que no puedo decir, para ir a la selección de mi país depende de muchas cosas, que no es de futbol, es de afuera, pero no puedo decirlo", expresó.

El defensa califica el momento que vive en Zacatepec como el mejor episodio que ha tenido en su carrera.

"Estoy bien, la verdad estoy muy a gusto en el Zacatepec. Soy un central fuerte, que va arriba fuerte, también con los pies. Defiendo con todo y también muy agresivo en el buen sentido de la palabra".

Jacob, de 26 años, vive solo en México y aprovecha sus ratos libres para conocer más al país. Ha sacrificado a su familia que está en Ghana y que no ve desde hace cuatro años para vivir el sueño de ser futbolista profesional.

“Extrañó muchísimas cosas, mis amigos, mi familia, el futbol cuando estoy conviviendo con mis amigos, pero habló con ellos por WhatsApp", apuntó.