Estadio Azul, a un año de despedirse de Cruz Azul y la Liga MX

El Estadio Azul recibió su último partido de Liga MX el 21 de abril de 2018. ESPN Digital

Los testigos de que el estadio de la Ciudad de los Deportes fue alguna vez casa del Cruz Azul son los escudos que se alcanzan a distinguir en las descoloridas butacas del inmueble y Rodolfo Villalobos, el jardinero que cuida el césped de la cancha a pesar que desde hace un año La Máquina ya no juega ahí.

“En este año le bajamos al mantenimiento al mínimo porque la cancha se sigue usando, pero ya no igual que con el Cruz Azul. En la época de La Máquina tenía que atender las solicitudes de los técnicos. Jémez me pedía que estuviera cortito para que la cancha fuera rápida, también Meza y Tena. Tomás Boy dejaba el pasto un poco alto, me pedía que la cancha estuviera pesada”, cuenta Villalobos.

El jardinero está solo en el estadio que tiene capacidad para más de 36 mil aficionados. Pinta las líneas blancas de una cancha que dejó el verde en el pasado y que ahora cuenta con un césped que se ha tornado casi amarillo.

“Ahorita se ve así porque hay escasez de agua, nada más nos dejan regarla con dos pipas, antes se le metían cuatro o cinco para que estuviera bien verdecita. Se ve seca, pero no está muerta. Se recupera en poco tiempo”, explica el jardinero que se sentaba a platicar con 'Chaco' Giménez al final de los entrenamientos.

En el exestadio Azul quedan recuerdos. En las entradas de los palcos aún permanece el reglamento de comportamiento de los aficionados que tenían ingreso a esa zona del inmueble y en las butacas se alcanza distinguir el logo del equipo que lleva dos décadas sin un campeonato. Las porterías ya no son las mismas, pues esas se las llevó Cruz Azul el 21 de abril de 2018, la última vez que jugó ahí.

“A mi no me dolieron las finales que se perdieron aquí. Le voy al Cruz Azul, lo que más me dolió fueron la vez que el América nos remontó un marcador de 3-0 y terminó ganando por 4-3. Ese día todos los del Cruz Azul nos fuimos enojados”, narra Villalobos.

Todavía hay aficionados que merodean la antigua casa de su equipo. Preguntan a la gente de seguridad si hay posibilidades de entrar a tomarse una foto y les dicen que va a ver partidos en las siguientes semanas, un juego entre los veteranos del América y Chivas, el clásico del futbol americano entre Politécnico y UNAM, la final de la Liga de Futbol Americano Profesional de México...

“Tenemos eventos casi cada ocho días, ya no con la exigencia del Cruz Azul, pero sí hay movimiento. El estadio sigue con vida, no ha muerto”, comparte el encargado del mantenimiento de exestadio Azul.