Giovani y Jona analizan el fracaso galáctico

play
Golazo de Jonathan dos Santos dejó margen a las dudas (0:32)

Fue un cabezazo que golpeó el travesaño y finalmente fue decretado gol al minuto 22. (0:32)

LOS ÁNGELES -- Desde cualquier ángulo que se le vea, la temporada 2017 en la Major League Soccer ha sido un completo desastre para el LA Galaxy, una de las franquicias originales de la liga, equipo pentacampeón, obligado a ser un permanente protagonista por representar a uno de los dos mercados más importantes del país, en lo económico, lo mediático, etc.

“Ha sido un año lleno de frustraciones para todos en el club”, resume, sin contemplaciones, el atacante mexicano Giovani dos Santos.

El equipo prepara maletas para lo que será el último compromiso del calendario regular en el presente torneo, cuando visite este domingo a Dallas FC.

Un duelo donde los texanos se juegan el pase a la liguilla, mientras que los galácticos se quedan, por segunda temporada consecutiva, sin poder acceder a la disputa de la Copa MLS, muy a pesar de la generosidad de una competencia que oferta 12 puestos, 6 por cada conferencia, a los playoffs.

Luego de 33 juegos disputados, el Galaxy tiene una marca de 8 ganados, 8 empates y 17 derrotas.

Ganó solo 3 juegos en casa en toda la temporada, incluyendo el 3-0 a Minnesota, del pasado domingo, cuando ya estaba eliminado. Permitió 62 goles, algo así como casi 2 anotaciones en contra por partido.

Si el Galaxy quiere alzar el vuelo en 2018 y abandonar el último lugar de su conferencia y de toda la liga, en el que se encuentra en este momento, requiere de manera urgente un guardameta confiable.

Porque en la presente campaña, Brian Rowe, Jon Kempin y el francés Clement Diop se alternaron en la custodia de los tres postes y aunque no se pude señalar a ninguno como el principal responsable de los goles admitidos tampoco se pueden pasar por alto los notables despistes de la línea defensiva. La realidad es que ninguno de ellos logró quedarse con la titularidad como portero.

La línea defensiva es la más floja del equipo. Porque no tuvo al eficiente marcador por derecha, un Robbie Rogers que estuvo lesionado, y cuando parecía que el holandés Pele van Anholt terminaría con las improvisaciones para cubrir ese puesto, también sufrió una lesión que lo dejó fuera de la temporada.

Asimismo, se debe recordar que el belga Jelle Van Damme, quien fue el capitán del equipo, decidió regresar al futbol de su país durante el mercado veraniego y su reemplazo, el francés Michael Ciani, no ha demostrado la solvencia suficiente como para resolver la problemática defensiva del equipo.

DIRECCIÓN TÉCNICA

Curt Onalfo fue el reemplazo de Bruce Arena para la conducción del equipo en la temporada 2017.

En 20 juegos, Onalfo hundió al Galaxy en el noveno puesto de la Conferencia del Oeste y lo mandó hasta el casillero 19 de las posiciones generales, con una marca de 6 victorias, 4 empates y 10 derrotas.

Pero no toda la responsabilidad es de Curt Onalfo.

Porque el 27 de julio, el Galaxy decidió cambiar de entrenador y acudió a los servicios del estratega que le dio en 2002 su primer título de liga, dos años después de haberse coronado como campeón de la Concacaf.

Un Sigi Schmid que llegaba para una segunda gestión con el equipo angelino, convertido en el técnico con el mayor número de juegos ganados, 254, en la historia de la MLS, en temporada regular y en liguilla.

Pero la historia no cambió, a pesar de que Sigi tuvo como su asistente a Dominic Kinnear, otro experimentado entrenador que también ha ganado la Copa MLS con el San José Earthquakes, que después se convirtió en Dynamo Houston.

Con Sigi y Dominic en el banquillo, luego de 13 juegos disputados, el Galaxy ha empeorado, pues suma solo 2 triunfos, 4 empates y 7 derrotas.

Además, el equipo se ha desplomado para caer en el sótano de su conferencia y de la tabla general.

JONATHAN DOS SANTOS

Aunque se agregaron refuerzos como Van Anholt, Ciani y el mediocampista mexicano Jonathan dos Santos, las cosas no mejoraron.

“Ha sido una temporada muy complicada, sinceramente. El Galaxy, por la clase de club que es, no se puede permitir el aparecer en una situación como la que se encuentra ahora. Ninguno de los integrantes del equipo esperábamos estar involucrados en una racha como esta, de la que es bien complicado salir.

“Al final, tuvimos una seguidilla de malos partidos y en algunos casos, con muy mala suerte. Pero ahora lo más importante es que hemos venido trabajando muy fuerte, pensado ya en la próxima temporada’’, aseguró el menor de los hermanos Dos Santos, luego de la victoria frente a Minnesota, juego en el que anotó su primer gol con su nuevo equipo.

VIENDO HACIA 2018

Para salir del hoyo en que se encuentra, la dirigencia del equipo galáctico y su cuerpo técnico deberán hacer malabares con un presupuesto que ya está comprometido, en cuanto a los Jugadores Franquicia, plazas que ocupan los hermanos Dos Santos y el francés Romain Alessandrini.

Una buena noticia es que el equipo podrá recuperar a un elemento que ha probado su valía, el mediocampista ofensivo Sebastián Lletget.

El estadounidense-argentino sufrió el 24 de marzo pasado una grave lesión en su pie izquierdo durante el encuentro del hexagonal de la Concacaf rumbo a Rusia 2018, en el que Estados Unidos terminó goleando 6-0 a los catrachos.

Lletget, quien fue el autor del primer tanto en ese encuentro, fue sometido a una intervención quirúrgica y actualmente se encuentra en la parte final de su rehabilitación.

Mientras tanto, el internacional inglés Ashley Cole, quien disputó 28 juegos en la temporada y anotó un gol, ha manifestado su deseo de continuar en el Galaxy en 2018, cuando contará con 37 años de edad, Sin embargo, podría ser de gran utilidad en su posición habitual, como lateral izquierdo, aunque también ha jugado como defensa central, como carrilero o en funciones de mediocampista de recuperación.

Para Giovani y Jonathan dos Santos llegar en la mejor forma posible a la pretemporada del Galaxy, lo mismo que al inicio de la campaña 2018 en la MLS, a partir del mes de marzo, tiene un doble propósito: ayudar al resurgimiento del equipo y mostrarse en buen estado físico y futbolístico, para tener posibilidades de ser incluidos en la plantilla de la Selección Mexicana que acudirá a la cita mundialista de Rusia.

“El Galaxy es un equipo que siempre debe de estar presente en la liguilla, es una institución obligada a aparecer en las rondas finales y ese es nuestro reto para el año que viene, estar ahí, junto a los grandes equipos, esa es la meta que nos hemos propuesto’’, estableció Jonathan, quien acepta que tanto él como su hermano mayor no pierden de vista la posibilidad de decir presente en el Mundial de Rusia.

“Para mí se trata de una oportunidad única, ya que en caso de ser llamado, sería mi primera Copa Mundial. Tengo muchísimas ganas de poder asistir y para lograrlo voy a prepararme lo mejor posible. En estos meses que no tendremos actividad con el equipo, Gio y yo estaremos entrenando por nuestra parte, para no perder nuestro estado físico y a partir de eso, llegar al máximo nivel al mundial’’, señaló Jonathan.

“Debemos seguir trabajando a toda nuestra capacidad, como grupo y en lo individual. Contamos con jugadores talentosos en esta plantilla y solo necesitamos prepararnos mejor de lo que lo hicimos en esta temporada que finaliza para regresar en el 2018 decididos y preparados para alcanzar nuestras metas’’, apuntó, por su parte, Giovani.

“Mi objetivo sigue siendo el mismo desde que llegué al Galaxy: lograr un título de campeón’’, agregó Gio.