La Campeones Cup, último esfuerzo de integración entre la Liga MX y la MLS

play
Enrique Bonilla: 'Estamos buscando mejorar el nivel de nuestro fútbol' (0:39)

El presidente de la Liga MX sobre la iniciativa de fortalecer los lazos entre la Liga MX y la MLS. (0:39)

Durante los últimos años ha habido rumores acerca de una posible alianza a formalizarse entre la MLS y la Liga MX. Las grandes interrogantes han girado en torno a cuándo se podría concretar y los términos de dicha sociedad.

El martes pasado, esas interrogantes fueron respondidas luego del anuncio que confirmó la escenificación de la Campeones Cup en septiembre próximo entre los campeones de la MLS y el Campeón de Campeones de la Liga MX, al igual que el compromiso de un futuro partido entre estrellas de la MLS y de la Liga MX, además de compartir conocimientos sobre prácticas de negocios y responsabilidad social.

Ver a dos ligas vecinas y rivales juntas en el mundo altamente competitivo del fútbol actual no es exactamente la norma; sin embargo, esto parece ser el comienzo de una relación muy estrecha entre la Liga MX y la MLS.

ESPN FC conversó con el Comisionado de la MLS, Don Garber, y el presidente de la Liga MX, Enrique Bonilla, con el fin de discutir la sociedad estratégica, su significado y qué significan con miras al futuro.

Tom Marshall: ¿Cuál es el valor agregado para ambas ligas de esta labor conjunta?
Enrique Bonilla: En este mundo globalizado debemos trabajar juntos si queremos tener éxito, si queremos mejorar y eso es lo que estamos haciendo con el presente anuncio. Reconocemos que cada uno de nosotros tienen fortalezas diferentes y que debemos sumarlas a fin de crecer y que podamos mostrar un mejor nivel futbolístico para así competir con el resto del mundo. Por encima de todo, (queremos) darles un mejor espectáculo a nuestros aficionados, esa es nuestra meta clave.
Don Garber: Es una gran oportunidad de unir fuerzas con una visión a largo plazo para así ayudar a crecer este deporte en Norteamérica de maneras que beneficiarán a nuestros aficionados, nuestros clubes respectivos y que elevará la popularidad de este deporte por toda América del Norte. Encaja bien dentro de los esfuerzos que intentan hacer nuestras federaciones respectivas para conseguir la sede del Mundial 2026 y lo cual nos da a cada liga la habilidad de aprovechar el poder de nuestras ligas y clubes.

TM: ¿Cuán importante es la rivalidad en el campo entre la Liga MX y la MLS para ayudar al crecimiento de este deporte en Norteamérica?
DG: Es realmente importante. Hemos estado trabajando fuertemente durante muchos años a fin de elevar el nivel deportivo y de muchas formas lo hemos hecho de forma aislada donde estamos compitiendo contra nosotros mismos. Para conseguir un crecimiento efectivo y probarnos de manera más amplia, debemos ser competitivos contra México. Se trata de una liga muy establecida y muy competitiva. La Liga MX ha hecho un gran trabajo de elevar su nivel y nuestros equipos están mejorando, están experimentando mayor éxito que en años recientes. Sin embargo, hasta que logremos ser muy competitivos entro de la Liga de Campeones y programas diferentes en los cuales trabajaremos como parte de nuestra sociedad, no habremos alcanzado nuestros objetivos. Nuestra meta es trabajar con México para conseguir que nuestro lado del mundo atrae la atención del resto del orbe futbolístico. No debería ser nada más Europa o Suramérica. Norteamérica también debería entrar. La CONCACAF está haciendo grandes cosas a fin de ayudar a llegar a este nivel y ahora las dos ligas más grandes de la CONCACAF van a trabajar juntas a fin de conseguir ese mismo objetivo.

play
1:29

MLS y la Liga MX refuerzan su rivalidad

Las ligas de Estados Unidos y México anunciaron duelo entre sus campeones y juego de estrellas.

TM: Ha habido muchos rumores con respecto a una competencia potencial entre clubes de la Liga MX y de la MLS para pelear una copa. ¿Aún se considera dicha posibilidad?
EB: Hay muchos planes en discusión y en los cuales estamos trabajando. Sin embargo, debemos ir paso a paso y caminar en firme antes de empezar a correr. Este primer paso es gigante, después daremos muchas buenas noticias a todos los aficionados del fútbol en nuestro continente.

TM: Habrá críticos que dirán que ya hemos visto estos intentos de integración entre la Liga MX y la MLS, y la idea de competencias de clubes, más específicamente con la SuperLiga (escenificada entre 2007 y 2010). ¿Qué respuesta les podría dar?
DG: La SuperLiga fue una gran idea, sólo que se adelantó a su tiempo. Ocurrió antes que la CONCACAF hubiese hecho un compromiso importante y expandiera la Liga de Campeones de forma significativa, la cual creemos que está haciendo progresos y atrayendo mucho interés. Se está haciendo más valiosa para nuestra confederación y clubes respectivos. Queremos que la Liga de Campeones sea más exitosa, queremos que sea nuestra versión de la UEFA Champions League en la cual los clubes reciben pagos significativos por todo el interés que despiertan y al final, deseen ganar el campeonato de la confederación. Sin embargo, hay muchos equipos en nuestras ligas que no clasificarán para la Liga de Campeones de la CONCACAF y existe entonces la oportunidad que participen en otros torneos y por ello, empezaremos a pensar en distintas posibilidades para los años por venir.

TM: En México se ha producido un amplio debate con respecto a la decisión de la Liga MX de suspender los descensos a partir del Torneo Apertura 2018. ¿Es la MLS un ejemplo a seguir en dicho sentido, considerando el crecimiento del valor de sus franquicias?
EB: Tenemos que aprender muchas cosas de la MLS. Debemos aprender con respecto a la experiencia que les ofrecen a sus aficionados al estadio previa a cada encuentro, durante el partido y después del pitazo final. Debemos aprender mucho de ellos sobre mercadeo, muchas cosas. Y viceversa: ellos deben aprender con respecto a nuestra forma de hacer las cosas, cómo desarrollamos a los jugadores jóvenes, cómo desarrollamos la liga y nuestro torneo. Es una relación “ganar-ganar”. Ambos creceremos y nos haremos cada vez más fuertes, para así tener la oportunidad de competir con otros continentes, no sólo dentro de la CONCACAF.

TM: Si la MLS pudiera llevarse una cosa de la Liga MX, ¿qué sería?
DG: En realidad, sería la calidad de su competición. Cada partido es importante, cada estadio está repleto, lleno de hinchas apasionados. Es claro que, cuando vemos sus partidos en Univisión en Estados Unidos o dentro de la Liga de Campeones, entendemos que tienen muchísima calidad. Eso es algo que aspiramos alcanzar. Creo que, en los días de antaño, ambas empresas veían su nivel y lo que otros percibían como una competencia y terminaban tomando decisiones desde el temor. Lo que estamos haciendo la Liga MX y la MLS es vernos y decirnos: “¿Cómo podemos aprender el uno del otro y cómo podemos trabajar juntos para que ambos seamos muchísimo mejores gracias a esta experiencia mutua?”. Considero que los líderes de negocios que piensan en el futuro tratan de ganar conocimientos y experiencias de aquellos que han estado trabajando por mucho más tiempo que ellos, o de quienes cuentan con experiencias diferentes dentro del mismo mercado o en mercados diferentes. Si queremos hacer de este un negocio más inteligente y nuestra meta definitiva es hacer que nuestro deporte crezca en popularidad. Si podemos crear más aficionados dentro de los Estados Unidos y de México, pues imaginen la importancia de la Liga de Campeones y lo que podría hacer para nuestros clubes respectivos. Siento envidia de la manera en la cual los principales clubes de Europa se benefician de competencias diferentes y, en colectivo, si podemos crear nuevas rivalidades con el Monterrey, el Club América, las Chivas, Santos (Laguna), Tigres y Xolos, entonces imagínense todas las cosas que podemos lograr en conjunto con estos cotejos en el futuro.

TM: ¿Esta sociedad destaca entonces el hecho que la integración del fútbol en América del Norte debe ir más allá de la candidatura por la sede del Mundial 2026?
EB: Sin duda. Estamos pensando en el futuro, en un mundo globalizado... para así trabajar por el bien de este deporte, para tener la posibilidad de competir con el resto del mundo, específicamente con Europa. Este es el primer paso y le mostraremos al mundo que no solo estamos hablando de tres Federaciones de Fútbol que desean compartir una sede mundialista, sino de ligas y países que desean hacer cosas en conjunto.