Polémica en Bélgica por encargar el himno de la selección a un rapero sexista

BRUSELAS - La federación belga de fútbol anunció este miércoles que reconsiderará su decisión de encargar al rapero Damso que componga el himno de la selección para el Mundial de Rusia, tras las críticas de la asociación feminista Consejo de Mujeres de Bélgica, que le considera un artista marcadamente sexista.

"Sus textos están llenos de repugnancia, desprecio y violencia verbal contra las mujeres", denunció ese colectivo de mujeres, que lanzó una campaña en las redes sociales con el eslogan: "el sexismo está fuera de juego".

En una carta abierta a los patrocinadores de las selección belga de fútbol, entre los que se cuentan Carrefour, AB InBev, ING, BMW, PwC, Coca-Cola o Adidas, ese colectivo ha denunciado que es "inaceptable que alguien como Damso, conocido por su lenguaje grosero y sexista, represente a Bélgica como abanderado oficial musical".

"¿Qué dice esta elección sobre nuestra sociedad, que no vemos ningún problema para difundir comentarios de odio hacia la mitad de la humanidad?", añade la misiva.

La Unión Belga de Fútbol, a través del portavoz, Pierre Cornet, ha señalado que la federación está "abierta al diálogo con sus socios y patrocinadores a propósito del himno de los 'diablos rojos'", que dirige el español Roberto Martínez.

"Estamos verificando el texto y contractualmente tenemos la última palabra", señaló el portavoz de la federación en declaraciones que recoge el diario "Le Soir" al calor de la polémica por encargar el himno, que aún no se conoce, al rapero bruselense de origen congolés, de 25 años.

A las críticas contra el artista, que compone en francés, se han sumado políticos del Gobierno como el viceprimer ministro, el liberal flamenco Alexander De Croo, o el secretario de Estado de Igualdad de Oportunidades, el nacionalista flamenco Zuhal Demir.

Damso, por su parte, reaccionó en Twitter difundiendo un artículo de prensa que daba cuenta de la polémica y acompañándolo de un críptico mensaje en el que mostraba dos emoticonos de un nadador y otro de un melocotón.

En una entrevista concedida el pasado mayo al diario belga "DH" con motivo de la publicación de su disco "Ipséité", el artista reconocía que utiliza un lenguaje directo en sus letras, pero rechazaba que por ello pudiera considerársele machista.

"Hablar de sexo no significa ser sexista, son dos cosas completamente diferentes (...). Me gusta la mujer en todas sus formas. Es parte de mi vida. Pero la sexualidad también", decía Damso.