Cuenta regresiva Rusia 2018, día 59: Selecciones sorprendentes de la historia

Las Copas del Mundo tuvieron grandes revelaciones ESPN

La Copa del Mundo tiene un pequeño y sucio secreto: Es el evento deportivo más importante del planeta, pero a la mayoría de los equipos no les va bien en el torneo. La razón es simple: por lo general, son cuatro o cinco los Seleccionados que llegan como candidatos. El problema es que sólo uno es el campeón.

El Mundial de fútbol se ha disputado once veces desde 1970 y sólo siete países se repartieron la participación en las finales: Alemania / República Federal de Alemania disputó seis, Brasil. Argentina e Italia cuatro cada uno, Holanda tres, Francia dos y España una. Además, estas Selecciones también han estado presente siempre en las semifinales (en la última Copa, los cuatro semifinalistas salieron de este grupo).

Ahora bien, esto no significa que no haya habido algunas sorpresas en la historia de la Copa del Mundo. Después de todo, doce de los 46 semfinalistas de las últimas Copas no fueron estas grandes potencias del fútbol. Las más sorprendentes fueron las de 2002, cuando Turquía y Corea del Sur jugaron las semis frente a las dos Selecciones más importantes: Alemania y Brasil.

Otra participación que será recordada por siempre es la de Corea del Norte en 1966, cuando venció a Italia, clasificó a cuartos de final y estuvo a punto de derrotar a Portugal, el equipo de Eusebio.

1-BULGARIA, 1994

Los búlgaros no llegaron al Mundial de Estados Unidos con grandes expectativas. Después de todo, no habían logrado la clasificación en 1990 y jamás habían obtenido una victoria en cinco campeonatos jugados, con 35 goles en contra y sólo 11 a favor.

Este torneo no empezó mejor que esos antecedentes, ya que un gran seleccionado nigeriano le ganó 3-0. Sin embargo, Hristo Stoichkov y compañía (más tarde conocida como la "Generación de Oro" en Bulgaria), se recuperaron y vencieron a Grecia y Argentina con claridad.

Luego, en las fases eliminatorias, el conjunto búlgaro venció por penales a México y soprendió al campeón mundial, Alemania, en cuartos. En semis, cayó ante Italia por 2-1 y finalizó en el cuarto lugar tras ser goleado por Suecia.

Hristo Stoichkov ganó el botín de oro tras consagrarse máximo artillero del campeonato, junto al ruso Salenko. Tras esa extraordinaria actuación, Bulgaria volvió a la normalidad y nunca más ganó un partido en una Copa del mundo.

2-CROACIA, 1998

Era difícil preveer cómo sería la actuación de Croacia en Francia 98. Los croatas había jugado para la Selección de Yugoslavia hasta 1990, cuando se independizaron y formaron su propio equipo nacional. Para el Mundial 98, se clasificaron tras un sufrido repechaje ante Ucrania.

Los resultados de la fase de grupos no fueron sorprendentes, ya que ganarle a Japón y Jamaica y perder ante Argentina eran resultados muy previsibles. Sin embargo, a partir de cuartos de final se vio lo mejor: le ganó a Rumania y goleó 3-0 a Alemania en el partido más importante de la historia del fútbol croata.

En semis, perdió 2-1 ante el local con lo justo y luego venció a Holanda en el choque por el tercer puesto. Además, Davor Suker ganó el botín de oro al máximo artillero del torneo y el balón de plata al segundo mejor jugador.

3-COSTA RICA, 2014

Cuando tres campeones mundiales salieron sorteados en el mismo grupo casi nadie pensó en el cuarto integrante de la zona. Uruguay, Italia e Inglaterra tuvieron la pésima fortuna de enfrentarse en la fase de grupos de la Copa del Mundo de Brasil, con Costa Rica como una especie de invitado silencioso al duelo de gigantes. Sin embargo, en cuanto la pelota comenzó a rodar, todo cambió.

Los Ticos, que solo una vez en su historia habían superado la primera ronda en un Mundial, derrotaron con llamativa claridad a la Celeste en su debut. Más allá de la ausencia de Luis Suárez, el resultado fue uno de los más llamativos de la fecha inicial. Días más tarde demostraron que aquello no había sido un golpe de suerte y vencieron 1-0 a la Azzurra. Tras dos partidos disputados, Costa Rica era el líder, con Uruguay e Italia segundos e Inglaterra en el cuarto puesto. Increíble pero real.

En la última jornada, el equipo liderado por Keylor Navas y Bryan Ruiz logró el punto necesario frente al cuadro inglés para avanzar como líder. Uruguay terminó segundo y los dos europeos se despidieron mucho antes de lo previsto. En octavos de final derrotó por penales a la siempre dura Grecia y en cuartos estuvo a punto de vencer a Holanda, pero cayó por penales tras el 0-0. Costa Rica se metió entre los ocho mejores, se fue invicto y entró en la historia grande de las Copas del Mundo.

4-CAMERÚN, 2002

El legendario Roger Milla, a los 38 años, lideró al sorprendente Camerún en Italia 90. El equipo africano dio el batacazo en el partido inaugural, donde venció 1-0 al campeón defensor Argentina pese a terminar con nueve jugadores. En el segundo juego frente a Rumania, Milla ingresó en el segundo tiempo y marcó dos goles para darle la victoria a su equipo.

Después, de esas dos victorias, Camerún se convirtió en el primer equipo africano en llegar a los cuartos de final de un Mundial. En octavos, Milla volvió a ser la figura y le convirtió dos goles a Colombia en el tiempo suplementario.

En los cuartos, contra Inglaterra, el equipo africano jugó de manera heroica. Ganaba 2-1 hasta que el Seleccionado europeo fue beneficiado con un penal y empató a ocho minutos del final. En el suplementario, Gary Lineker volvió a marcar desde los doce pasos y le dio el pasaporte a la semifinal al combinado inglés. Pese a la derrota, aquel fue el primer gran equipo africano de la historia.

5-COREA DEL SUR, 2002

Hasta que organizó el torneo, Corea había jugado cinco Mundiales y nunca había ganado un solo partido. Sin embargo, el equipo dirigido por Guus Hiddink aprovechó las ventajas de la localía y obtuvo un histórico cuarto puesto en la primera Copa jugada en Asia.

En la fase inicial dio una gran sorpresa ante Portugal, que perdió contra los anfitriones y luego quedó eliminada. En octavos llegó la primera gran polémica, en el partido ante Italia y en cuartos derrotó a España también en un partido muy discutido por las decisiones arbitrales.

Luego, cayó frente a Alemania en las semis y ante Turquía en el duelo por el tercer puesto. De todas maneras, esa actuación fue la mejor de un seleccionado asiático en un Mundial, pese a todas las discusiones.