Estadio Azteca, el único que presumirá tres Mundiales

Getty Images

MÉXICO -- Estadio histórico para el futbol, un símbolo y orgullo para la afición mexicana, escenario donde se reúnen personas de todos los estratos sociales del país cada 15 días, así es el Estadio Azteca, coloso que vivirá su tercer Mundial en 2026 y, con más de 50 años es sede de algunas de las más grandes historias a nivel nacional y mundial del deporte.

Obra de los arquitectos Pedro Ramírez Vázquez y Rafael Mijares, la construcción fue llevada de los planos a la realidad en los ejidales del pueblo de Santa Úrsula Coapa. Con trabajos desde agosto de 1962, hasta 1966 fue como 800 constructores, 7 millones de horas de trabajo, 100 toneladas de concreto y 8 mil toneladas de varilla lograron el majestuoso inmueble.

Las puertas del llamado Estadio Azteca - nombre dado por el señor Antonio Vázquez y votado por la afición- se abrieron al público el 29 de mayo de 1966. El primer evento ocurrido se dio con un juego amistoso entre Club América y el Torino de Italia. Las gradas se llenaron con 105 mil asistentes para corear la primera anotación a los 10 minutos del juego obra de Arlindo Dos Santos.

Desde hace más de cinco décadas, millones de personas han sido testigos de grandes proezas. Estadio de dos finales de la Copa Mundial 1970 y 1986 se coronaron los dos jugadores más grandes de la historia: Pelé y Maradona. En 1970 'O Rei' logró su tercer título mundial con la ‘canarinha’ que compartió con Rivelino, Tostao, Gerson y Jairzinho y 16 años después atraería los reflectores del mundo con la ‘Mano de Dios’ y también su ‘Gol del Siglo’.

Las grandes historias que se han visto en el Estadio Azteca incluye el llamado ‘Partido del Siglo’ entre Italia y Alemania, con un Franz Beckenbauer con el brazo vendado llevándose la victoria para avanzar a semifinales.

La Selección de México ha visto a sus héroes levantando títulos e inmortalizando grandes momentos. Manuel Negrete logró el mejor gol del 86’ con una ‘Tijera’ desde el manchón penal, se vio la coronación de la Copa Confederaciones de 1999 y la Copa Oro del mismo año y el triunfo de la Selección Sub 17 en el mundial de la categoría en 2011. Además, se albergaron los partidos de futbol de los Juegos Olímpicos México 1968.

Casa del equipo América, pero igual en su tiempo de otros como Cruz Azul, Necaxa, Atlético Español y Atlante, ha sido testigo de 33 finales del futbol mexicano, en donde grandes partidos se han desarrollado y la afición ha logrado hacer vibrar el lugar. La última de ellas se dio en el torneo Clausura 2014 con la coronación de las Águilas en contra de Tigres.

EL AZTECA CAMBIA DE NOMBRE

En 1997 el Coloso de Santa Úrsula dejó de lado el nombre de Estadio Azteca, por ‘Guillermo Cañedo’ en homenaje póstumo a quien fuera presidente de América y de la Concacaf.

La afición, que tenía bien arraigada el nombre el histórico nombre no aceptó esto, y el gusto de los ejecutivos de Televisa –dueña del estadio- duró poco tiempo, pues ante la insistencia por seguir llamándole Estadio Azteca, tuvieron que renombrar el sitio con el original.

OTROS EVENTOS

El Azteca no solo es inspiración de deportistas para realizar sus mejores obras, igual de artistas. Andrés Calamaro, sorprendido y maravillado ante el inmueble, compuso la canción 'Estadio Azteca' que dice: "Cuando era niño y conocí el Estadio Azteca me quedé duro, me aplastó ver al gigante, de grande me volvió a pasar lo mismo.... Con esa inspiración es como en él también tuvo presencia el 'Rey del Pop' Michael Jackson, quien rompió el récord de asistencia de presentaciones masivas al juntar en 1993 a 600 mil personas en los cinco conciertos ofrecidos por el Dangerous World Tour.

El fútbol americano también ha dejado grabado su nombre en el medio siglo de existencia del lugar.

Luego de múltiples partidos de pretemporada en la Ciudad de México, el 2 de octubre del 2005 el Estadio Azteca abrió sus puertas para el duelo entre San Francisco 49ers y Arizona Cardinals, que fue el primer partido de temporada regular fuera de los Estados Unidos en la historia de la NFL, estableciendo un récord de asistencia con 103,467 aficionados.

Once años después, el duelo entre Houston Texans y Oakland Raiders se convirtió en el primer partido de "Monday Night Football" jugado en el extranjero en la historia de la liga y segundo juego de temporada regular en México con una asistencia confirmada de 76,743 personas.

En 2017, se jugó el tercer partido de temporada regular en el coloso, cuando los New England Patriots derrotaron a los Raiders, siendo la primera vez que un campeón reinante de la NFL jugaba en México.

En otros juegos de futbol americano se han celebrado los partidos del American Bowl en 1994, 1997,1998 y 2000. El primero de estos reunió a 112 mil presentes para el Dallas Cowboys contra Houston Oilers. Además, estableció la marca de un partido de temporada regular el 2 de octubre de 2005. El juego de Arizona Cardinals 31-14 San Francisco juntó a 103,467 espectadores.

El mayor evento presenciado en el sitio se dio el 20 de febrero de 1993. La leyenda mexicana del boxeo mexicano, Julio César Chávez, venció al estadounidense Greg Haugen frente a 132 mil 274 personas.

REMODELACIÓN

Con el objetivo de convencer a los organizadores de los principales eventos a nivel mundial y albergar la Copa del Mundo de 2026, el Coloso de Santa Úrsula ha sido modificado en varias ocasiones para cumplir con los requisitos establecidos.

En principio la capacidad del lugar era de 105 mil asistentes. Esta se elevó a 115 mil para el mundial de 1986, en donde solicitaron un palco de prensa nacional, internacional y televisión, mayor número de butacas, muralla protectora para el lugar, puertas de seguridad para ingresar y un palco para la FIFA para 400 asistentes.

En 1999 una vez más se vio modernizado el estadio con la presencia del Papa Juan Pablo II. Para su visita se colocaron dos pantallas gigantes en las cabeceras, convirtiéndolas en ese momento en las más grandes del mundo.

La capacidad bajó a 105 mil espectadores con la colocación de butacas individuales en la parte de la zona ‘Especial Bajo’ en 2006.

Con los requisitos de la Liga Bancomer al inmueble se le colocaron sillas en todas sus zonas, lo que le convirtió en un escenario para 95 mil asistentes.

La NFL también sumó a modernizar el estadio, con la construcción de palcos, tanto en la parte inferior como superior, además de cumplir con las normas de la misma liga al condicionar su regreso con la renovación del palco de prensa. Todo esto hará que el celebrado inmueble ya sea ocupado por 87 mil presentes, su actual aforo.