España, el tema del día en Rusia

KAZÁN (Enviado especial) -- Cuando este martes Real Madrid anunció de forma oficial la contratación de Julen Lopetegui como entrenador para asumir después de la Copa del Mundo, en Rusia se empezó a sentir que se veían horas históricas. Incluso, en ciudades como Kazán, distante casi dos mil kilómetros de Krasnodar, el hogar de la Selección de España, el tema se hizo omnipresente. Es que la salida de un director técnico el día anterior al inicio del torneo más importante de todos no tiene precedentes.

"Es una imprudencia", "no es el momento", "España puede sufrirlo demasiado". Las frases comenzaron con la noticia de la llegada de Lopetegui a Real Madrid y se hicieron más contundentes con la confirmación de su salida del seleccionado. "España ya no es candidato", "le va a costar tanto reponerse que puede hasta sufrir en la primera fase". En Kazán la Roja jugará su segundo partido, dentro de sólo una semana frente a Irán. Aunque por supuesto los hinchas aún no llegaron y la comunidad española es muy reducida en Tartaristán, todos aquellos relacionados al Mundial hablan de esto.

La salida de Zinedine Zidane ya fue un hecho inesperado antes del viaje de la delegación española a Rusia. Muchos de los jugadores del Madrid lamentaron la renuncia de un técnico que les dio libertad desde el primer momento y que fue clave para el gran presente de algunos, como Sergio Ramos y Marcelo, y para el desarrollo de otros, como Lucas Vázquez y Marco Asensio. Pero aquello no fue nada comparado con lo que vivirían ya concentrados en Krasnodar.

Todavía nadie puede afirmar cuáles fueron las razones de Real Madrid para dar a conocer el fichaje de Lopetegui horas antes del inicio de una Copa en la que irán en busca del segundo título. Porque antes de un Mundial hay muy pocas certezas generalmente, pero en esta ocasión la opinión pública coincidía en los candidatos: Brasil, España, Alemania, Francia. Una bomba de este calibre puede hacer temblar hasta los cimientos más sólidos, porque llena de incertidumbre hasta a los futbolistas más experimentados.

España tiene una identidad que trasciende los nombres, aunque está claro que desde que Lopetegui se hizo cargo de la dirección técnica potenció a la nueva generación. Jugadores como Odriozola, Saúl, Vázquez, Asensio, Aspas y Rodrigo asumieron roles protagónicos y eso le devolvió la frescura a un equipo que había tenido demasiados problemas en Brasil 2014 y en la Euro 2016. España estaba de vuelta, pero ahora regresan las dudas. Además, el saliente DT dirigió a varios de los mundialistas en las juveniles.

Según informó el diario Sport, Sergio Ramos fue el único del plantel que defendió al técnico. Cuando Luis Rubiales, presidente de la Real Federación española, supo del anuncio del Madrid viajó a Krasnodar para hablar con Lopetegui, quien jamás puso su renuncia a disposición. Entonces, con el aval de la mayoría del equipo, la dirigencia tomó la decisión de despedirlo. Por supuesto, esto tendrá repercusiones que trascienden a lo que sucede en la cancha. No sólo es un problema no tener un líder claro, sino también puede generar divisiones internas.

Otra de las preguntas que los periodistas se hacían tras la conferencia de prensa fue si esto tenía antecedentes. La respuesta es no. Hace cuatro años, Manchester United anunció la llegada de Louis Van Gaal, seleccionador de Holanda, días antes del inicio del torneo de Brasil (aunque varios días antes que Real Madrid). La diferencia fue que el holandés dirigió a la Naranja y llegó a semifinales, donde cayó ante Argentina. En España pasó algo similar en 2008, aunque no fue en un Mundial. Fenerbahce hizo pública la contratación de Luis Aragonés durante la Euro que luego la Roja ganó. Como se puede ver, nunca la historia terminó así.

Fernando Hierro ya se probó el buzo de entrenador. Su experiencia en el cargo se reduce a un año en el ascenso con las riendas de Real Oviedo. Demasiado poco para un seleccionado que sueña (o soñaba) con ser campeón del mundo.