¿Qué fue lo mejor y peor que dejó la Copa Mundial de Rusia 2018?

La Copa Mundial tuvo algunos momentos geniales, pero ¿cuáles son los favoritos de Ian Darke? ¿Y qué no le gustó de Rusia 2018?

Mejor jugador: La velocidad olímpica de Kylian Mbappé y cuatro goles para Francia lo convirtieron en el protagonista de la Copa del Mundo, pero Luka Modric fue una buena opción para el Balón de Oro. El capitán de Croacia produjo un arte inspirado y excelente en la carrera de su equipo hasta la final.

Mejor entrenador: El francés Didier Deschamps silenció a sus críticos, pero Bélgica fue el mejor equipo para ver. Este Mundial fue un concierto personal de validación para Roberto Martínez después de su salida indigna del Everton.

El mejor gol: La volea de Benjamin Pavard, golpeó con la parte exterior de la bota derecha, fue una forma sensacional de abrir su cuenta internacional en la victoria de Francia ante Argentina.

La sorpresa más grande: El campeón defensor Alemania terminó en la parte inferior de su grupo en una participación calamitosa que apestaba a complacencia.

Mejor portero: Valiente al mando y ágil, el inglés Jordan Pickford obtiene mi voto, especialmente porque nunca había jugado un partido de competencia internacional antes de este torneo.

El mejor partido: El regreso de dos goles de Bélgica para vencer a un desafortunado Japón estaba empapado de drama justo antes del clásico 4-3 Francia vs. Argentina.

Mejores aficionados: Perú fue genial, pero los colombianos viajaron en grandes cantidades, un grupo sonriente y vibrante con esas llamativas camisetas amarillas. Una pena que su equipo los traicionara con un enfoque desagradable contra Inglaterra.

Mejor sorpresa: El anfitrión Rusia, el peor clasificado de los 32 equipos al comienzo, eliminó a España y llegó hasta los Cuartos de Final, añadiendo mucho a la fiebre del fútbol.

Mejores jugadores nuevos: Los laterales franceses Lucas Hernández y Benjamin Pavard, los cuatro goles del ruso Denis Cheryshev y el inglés Harry Maguire.

Jugador más decepcionante: Seguramente tiene que ser la estrella del Bayern Munich, Robert Lewandowski, quien fue casi invisible en la deslucida participación de Polonia.

Desafortunados perdedores: Japón, que jugó muy bien en la derrota contra Bélgica; Irán; Marruecos; y el pobre y viejo Senegal, que quedó eliminado en el desempate por el criterio de "juego limpio" (¿estás seguro de eso, FIFA?).

Mejor lugar: Kazan, una ciudad atractiva, una vez conquistada por Iván el Terrible, pero no por Alemania, Brasil y Argentina, que fueron todos eliminados allí.

VAR: A pesar de la decisión del penal en la final, el VAR en su mayoría entregó justicia, trabajó eficientemente y llegó para quedarse.

Pensamiento final: Gracias Rusia, por ser el anfitrión de la mejor Copa Mundial de la era moderna. La FIFA debe tener mucho cuidado de no diluir el drama con sus planes para un evento de 48 equipos.