España perdió el 'toque' del Barça

LONDRES -- España ya no respira a través del Barça. Cinco años y medio después de que un amistoso frente a Uruguay fuera histórico al llegar a coincidir en el terreno de juego 9 futbolistas azulgranas para convertirse en el récord de la Roja, el debut en la Nations League puso en el escenario la nueva realidad del club respecto a la selección: contra Inglaterra solamente se alineó Busquets. Y casi de manera testimonial apareció en el tramo final Sergi Roberto.

La retirada de Piqué e Iniesta del equipo nacional ha tenido tanta trascendencia en este cambio como el castigo de Luis Enrique a Jordi Alba. Pero al fondo de la cuestión alumbra una realidad que señala la política deportiva del propio club azulgrana. Entre los titulares, o habituales, de Ernesto Valverde no hay mucho más donde escoger para la selección española porque en la columna vertebral del entrenador azulgrana no hay más que los indicados.

Víctor Valdés, Puyol, Jordi Alba, Busquets, Iniesta, Pedro y Cesc fueron titulares aquel 6 de febrero de 2013 en Doha, en un duelo amistoso frente a Uruguay que venció el equipo de Vicente del Bosque por 3-1, con un doblete de Pedro y otra diana de Cesc Fábregas.

El peso del Barça en aquella selección quedó constatado al entrar también Piqué y David Villa en la segunda parte del choque, con lo que llegaron a jugar hasta 9 futbolistas del Barça. Y pudieron ser 10… Pero Xavi Hernández, citado por el seleccionador, no pudo acudir al encuentro por sufrir una lesión muscular.

Con el paso del tiempo, aquella columna vertebral formada por futbolistas azulgranas fue disminuyendo. Si la etapa de Pep Guardiola como entrenador del Barça destacó por la eclosión inicial de Busquets y Pedro y el mando de canteranos en el equipo, cuya trascendencia les condujo a todos a convertirse en imprescindibles para Del Bosque después de haber empezado a dejarse ver con Luis Aragonés, el transcurrir de las temporadas mostró otro perfil.

CAMBIO

Un perfil nuevo, en cuanto a la política deportiva del Barça, que acabó afectando a su peso en la selección española para terminar desdibujándose de manera imparable. En los últimos seis años solamente Sergi Roberto se ha afianzado en el Camp Nou partiendo desde la cantera. Pero es que, además, tampoco hay desde hace varias temporadas fichajes españoles de peso en el club. Paco Alcácer o Aleix Vidal personalizan perfectamente ese ejemplo de jugadores insustanciales.

En 2016, cierto, España disputó algún partido (Inglaterra, Israel o Macedonia) con representación mínima del Barça… Pero en aquellas ocasiones Julen Lopetegui dejó claro que su decisión era por dar descanso y hacer pruebas de futuro, habida cuenta de que los choques de clasificación eran ya intrascendentes al tener asegurado el billete para el Mundial de Rusia.

Ahora, sin embargo, la situación se sabe distinta. Luis Enrique no tiene demasiado donde elegir si mira hacia el Camp Nou… Y de hecho en su primera convocatoria llamó a todos los que podía excepción hecha de Jordi Alba, al que por el momento ignora.

Sergio Busquets, centenario y con una carrera en la Roja que comenzó en abril de 2009, ya llegó a los 30 años permaneciendo intocable para el nuevo seleccionador como lo fue para Lopetegui y Del Bosque. Con Sergi Roberto existe la duda de si la confianza que mantiene en él Luis Enrique se mantendrá en el futuro cercano. Y a partir de ahí… La nada.

La mejor España, la legendaria que mando en Europa y el Mundo entre 2008 y 2012 bajo la batuta del Barça ya es historia pasada. La del futuro, la que necesita renacer de sus cenizas, se ha olvidado del Barça