Jugar contra México el 9/11, carga emotiva para Estados Unidos

El capitán del equipo estadounidense dijo que pisarán la cancha del Nissan Stadium con orgullo y valentía. Getty Images

NASHVILLE, Tenn. -- El capitán de la selección de Estados Unidos, Wil Trapp, dijo que el partido del 11 de septiembre contra su similar de México será "poderoso, emotivo y emocionante para el equipo".

El martes, Estados Unidos enfrenta a México en un partido amistoso que se celebrará en el Nissan Stadium de Nashville. La fecha marca el aniversario número 17 del ataque terrorista que vio estrellarse a dos aeronaves en las Torres Gemelas, lo que resultó en el colapso de ambos edificios.

Otro avión estaba volando en el Pentágono el mismo día y una cuarta nave se estrelló en el Condado de Somerset, Pennsylvania, después de que los pasajeros frustraron un intento de secuestro del aparato. En total, 2,996 personas fueron asesinadas en los ataques.

"Cada vez que vamos a jugar contra México es un día especial", dijo el capitán de Estados Unidos, Wil Trapp. "Jugar el 11 de septiembre es aún más poderoso, emotivo y emocionante para todos nosotros como jugadores por lo que significa el día para nuestro país, por lo que simboliza en términos de lo que pasó, así como el heroismo que provocó. Envolverá muchas emociones".

Por lo que significa la fecha, el técnico interino Dave Sarachan llevó a los jugadores al Memorial del 9/11 en la ciudad de Nueva York, antes del amistoso contra Brasil del viernes pasado.

"Fue muy poderoso", dijo Sarachan, en la conferencia del lunes, sobre la visita. "Todos conocemos las edades de estos chicos, algunos tenían un año, otros tenían menos de seis. Pero pienso que se fueron de ese lugar con un mayor entendimiento del sacrificio que hubo en ese lugar, ese día y el juego del 9/11 (martes) no se perderá para los jugadores".

Trapp dijo que la visita al memorial fue una "montaña de rusa de emociones en muchos sentidos". El equipo estuvo acompañado por testigos que compartieron sus recuerdos de aquel día y para Trapp, escuchar sus historias, fue el aspecto más poderoso.

"La policía que estuvo ahí, buscando gente, fue increíble hablar con ellos", dijo Trapp, quien tenía ocho años en la fecha del ataque y recordó que veía por televisión lo que ocurría antes de que lo enviaran de la escuela a casa.

"Tratas de ordenar todo en la mente, pero sigues sin entender lo que está pasando", dijo. "Te envían de la escuela a casa, hablas con tus padres sobre ello y comienza a tomar más forma.

"El poder de lo que ocurrió y cómo respondimos como personas, bomberos, policía, los ciudadanos, te da orgullo de cómo los estadounidenses lo enfretaron juntos e hicieron de un día terrible una experiencia para ver lo mejor de la gente", añadió.

Trapp sabe que él y sus compañeros estarán jugando un partido, pero también que representan a un país en lo que se mantiene como un día emotivo.

"Nuestra responsabilidad es pisar el terreno de juego con orgullo y valentía", dijo.