FIFA dejaría sin Mundial a jugadores que participen en Super Liga europea

play
Ayudas de Gianni Infantino y Michel Platini al PSG (3:29)

Según un reporte de Football Leaks, el equipo parisino y el Manchester City han recibido inversiones millonarias de Catar y de Emiratos Árabes y las mismas fueron fueron cubiertas por la UEFA. (3:29)

ZURICH -- Los jugadores más importantes del futbol serían vetados de la Copa del Mundo si juegan en una Super Liga europea, dijo el miércoles el presidente de la FIFA, Gianni Infantino.

Infantino, hablando con un pequeño grupo de reporteros en la sede de la FIFA, dijo que el cuerpo gobernante castigaría a los jugadores de clubes como Barcelona, ​​Manchester City y Bayern Munich si abandonaban la estructura organizada del futbol para formar una liga privada.

"O estás dentro o estás fuera", dijo Infantino, al incluir la Copa del Mundo, el Campeonato de Europa y las ligas nacionales como competiciones de las que los jugadores de equipos disidentes podrían ser excluidos. "Esto incluye todo".

Los rumores sobre una Súper Liga se reavivaron el viernes cuando la revista alemana Der Spiegel publicó documentos confidenciales y correos electrónicos de clubes y organismos de futbol en su serie "Football Leaks".

Se reveló que el Real Madrid estaba trabajando con consultores en una Super Liga de 16 equipos para comenzar en 2021, reemplazando efectivamente a la Liga de Campeones y fuera del control de la UEFA.

play
0:50

Gianni Infantino se planta y niega el permiso al Girona-Barça en Miami

El Consejo de la FIFA concluyó que el partido que LaLiga pretende realizar fuera de España debe jugarse dentro del territorio de la federación respectiva. "La opinión del Consejo al respecto es muy clara", sentenció el presidente de la FIFA.

El plan requería que 11 clubes destacados de España, Inglaterra, Alemania, Italia y Francia obtuvieran participaciones de propiedad y membresía de Super League sin riesgos durante 20 años, con cinco clubes más de esos países invitados a jugar.

La ruptura de la jerarquía histórica del futbol (FIFA, los seis organismos continentales y 211 federaciones nacionales) permitiría a los oficiales prohibir a los jugadores participar en las principales competiciones, incluida la Copa Mundial 2022 en Catar.

"La idea es que si te alejas, te alejas. No mantienes ni un pie adentro ni uno afuera", dijo el director legal de la FIFA, Alasdair Bell. "Ese sería el enfoque general que seguiríamos, pero, por supuesto, los abogados pueden debatir esto durante mucho tiempo".

Tanto Infantino como Bell eran miembros del personal de la UEFA desde hace mucho tiempo, lo que ha cambiado constantemente el dinero de los premios de la Liga de Campeones y las reglas de entrada para favorecer a los clubes de élite y detener las amenazas de ruptura.

"Esta es la historia de los últimos 20 años", dijo Infantino, quien se enfrentó este año con los oficiales de futbol europeos y los líderes de clubes sobre el proyecto propuesto para la Copa Mundial de Clubes de la FIFA, financiado por el inversionista japonés SoftBank.

Infantino dijo que su plan, que podría incluir al menos 12 clubes europeos en una alineación de 24 equipos, y que costaría los $ 3 mil millones prometidos cada cuatro años, era una buena alternativa a una liga privada cerrada.

"La Copa Mundial de Clubes es la respuesta a cualquier intento de pensar incluso en cualquier tipo de ligas disidentes", dijo.

Infantino insistió en que si bien el plan sería lucrativo para los clubes que participan, también mantuvo el dinero en la familia del futbol. La FIFA usaría el 25 por ciento de los ingresos para compartir a nivel mundial.

"Si el precio a pagar es otorgar ingresos adecuados a un club que participa en una Copa Mundial de Clubes, pero esto nos permite dar 1 millón de dólares a Haití que no tiene nada, o a Mongolia que tiene tres zonas horarias pero solo dos campos de futbol. Bueno, entonces deberíamos estar haciendo eso", dijo.

Un grupo de trabajo de la FIFA evaluará una renovación de las competiciones, incluido un nuevo evento para todos los equipos nacionales jugados cada dos años. Infantino dijo que espera una decisión en marzo cuando presida una reunión del Consejo de la FIFA en Miami.

También cree que la última amenaza de ruptura se calmará.

"La gente sigue siendo bastante razonable", dijo Infantino. "Ciertamente confío en que los dueños de los clubes y los presidentes puedan tener una discusión".