Amistosos Internacionales 2018, Amistosos Internacionales
  • Jesse Lingard (59')

Inglaterra amarga el estreno de Koeman como seleccionador de Holanda

ÁMSTERDAM (EFE) - Inglaterra amargó el estreno de Ronald Koeman como seleccionador de Holanda y venció por 0-1 gracias a un gol de Jesse Lingard desde fuera del área en el minuto 58 de un partido que destacó por la velocidad, pero con numerosas imprecisiones por parte de ambos equipos.

La escuadra inglesa dominó la mayoría del tiempo y presionó con fuerza, pero parecía querer atacar tan rápido que le falto precisión en su juego y sintió la baja de Harry Kane, circunstancia que no fue aprovechada por la 'Naranja mecánica'.

El delantero holandés Depay fue de los pocos que destacó por parte de Holanda, selección que debe mejorar para recuperar el músculo que tuvo antaño, pues disfrutó de pocas ocasiones claras para adelantarse o darle la vuelta al partido.

La presión de los ingleses se notó desde el primer minuto, teniendo como consecuencia que los holandeses no se pudieran asentar en el campo, y, aunque disfrutaron de posesiones más largas, tuvieron numerosos problemas para conectar pases y armar ataques precisos.

Sin embargo, los hombres de Gareth Southgate tampoco estuvieron finos, pues rodaban el balón con rapidez, pero fallaban una y otra vez, permitiendo a los holandeses capear los sustos que a veces suponían los contraataques de los visitantes.

La mayoría de los ataques ingleses sucedieron gracias a balones que buscaron la cabeza de sus delanteros, lo que obligó a los locales a atrasar sus líneas unos cuantos metros y emplearse a fondo en las batallas aéreas.

Una de esas ocasiones hizo enmudecer el Amsterdam Arena, cuando una falta lateral sacada por Trippier conectó con la testa de Henderson, pero el balón se fue rozando el palo de la portería.

El primer disparo de la 'Naranja mecánica' no llegó hasta el minuto 21, con un lejano tiro del Virgil van Dijk que obligó al portero inglés a emplearse a fondo.

En los momentos posteriores los holandeses consiguieron asentarse mejor en el campo y empezaron a rondar el área inglesa, situación que obligó a los británicos a rebajar una marcha.

La situación cambió hacia el final de la primera parte, cuando Inglaterra tomó el mando del partido, no lo soltó y puso a Trippier a lanzar balones aéreos, que fueron rechazados con éxito por la defensa naranja.

El único gol del partido llegó tras el descanso gracias a rápido ataque que cogió a la defensa holandesa descolocada.

Un pase lateral fue despejado de forma defectuosa por la defensa naranja, que le dejó el balón en bandeja a Lingard, quien se incorporaba en ese momento al ataque y conectó un disparo raso y certero desde fuera del área que hizo inútil la estirada de Zoet.

Ambos equipos hicieron posteriormente numerosos cambios que le imprimieron aún más velocidad al ya de por sí rápido partido, con Holanda intentándolo a cada momento que podía y acercándose con peligro.

No obstante, y al igual que le ocurrió durante casi todo el partido, le faltó conectar los pases finales de sus jugadas, y Depay no consiguió llevar a la red las pocas ocasiones de las que disfrutó.

El final del partido estuvo entretenido e Inglaterra, lejos de encerrarse atrás para amarrar el resultado, conectó un par jugadas que finalizaron con disparos al borde del área que pusieron en apuros a Zoet.

Holanda hizo un esfuerzo final y lo intentó por aire y tierra en los minutos de descuento, pero apenas puso en apuros serios a Pickord, que arriesgó más de la cuenta en algunos controles con el pie y dio más de un susto a sus defensas.

El Amsterdam Arena se llenó para ver a la nueva Holanda a pesar de que no participará en el Mundial de Rusia, pues fue eliminada el pasado octubre, un mazazo para una selección que en Brasil 2014 llegó a las semifinales.