Marc Leishman venció en el BMW Championship

Lishman sufrió en algún momento, pero mostró temple sobre el final. AP

Con todos los condimentos previstos, y alguno más también, terminó el BMW Championship, tercera etapa de los Playoffs de la FedEx Cup.

El australiano Marc Lishman fue el justo ganador. Sufrió en algún momento del recorrido, pero mostró temple sobre el final, y cerró a lo grande el mejor y más importante triunfo de su carrera.

Lishman hizo 67 golpes y terminó con -23. Una diferencia de cinco respecto del segundo, que fue el inglés Justin Rose. El estadounidense Ricky Fowler, que comenzó la vuelta en el segundo puesto, dio una gran pelea, pero no tuvo las armas necesarias para ser un factor en la definición.

Tiene muchas implicancias relevantes este triunfo para Lishman. En primer lugar le permite llegar a Atlanta en el puesto cuarto, y ser el dueño de su destino, ya que cualquiera de los cinco primeros que gane ese evento final será el campeón de la FedEx Cup 2017. Es importante también este triunfo para el equipo Internacional de la President's Cup, que Lishman integra y que competirá contra la escuadra estadounidense en New York, la semana siguiente al Tour Championship.

Y mientras Lishman transpiraba y finalmente respiraba aliviado, la presión y el drama invadieron la cancha de Conway Farms en Chicago. El corte de la FedEx, que dejaba afuera a 40 de los 70 jugadores que empezaron el torneo, fue una navaja implacable. Los jugadores cercanos al puesto 30, por arriba o por debajo, pelearon hasta el final para esquivar el inclemente filo. La hoja siseó y las cabezas rodaron, pero también zafaron varios.

Patrick Cantlay, necesitaba hacer dos putts en el 18 para quedar adentro. Jugó muy corto el primero y se dejó un segundo de cuatro metros. Embocó con autoridad. Adentro el novato.

Phil Mickelson, que no tuvo un buen día, necesitaba hacer águila en el 18 para quedar adentro. Estaba a unas 30 yardas del green. Luego de medir y calcular su golpe, ejecutó una obra de arte que golpeó el hoyo y no entró por muy poco. Afuera el zurdo.

Otro que animó el final con un show, que tuvo poco de golf, fue Sergio García. También en el par 5 del hoyo 18, el español envió su segundo golpe al arroyo que cruza antes del green. La pelota quedó a la vista, aunque entre las piedras del hazard. García convenció al oficial de reglas de que la tribuna lo molestaba, y logró hacer un dropeo muy discutible. Se escapó con un par que lo dejó en el puesto 25°, a salvo, y no por mucho, de la guadaña.

Madura entonces el final de la FedEx Cup, que definió en su tercer torneo el cuadro de los 30 que jugarán, la semana que viene, el capítulo final en el Tour Championship, en la cancha de East Lake, en Atlanta.

Esos 30 jugadores, que ya tienen asegurada su participación en los cuatro Majors del año 2018, recibirán una cantidad de puntos de acuerdo con el puesto en el que quedaron. De este modo se logra que la definición llegue hasta el evento final. Además permite que cualquiera de los cinco primeros se lleve la FedEx si gana el torneo. Los restantes 25 también tienen sus chances, pero dependen del resultado de los que estén arriba de ellos.

Así están los primeros puestos, para empezar el Tour Championship:

1. Jordan Spieth: 2000 puntos

2. Justin Thomas: 1800 puntos

3. Dustin Johnson: 1600 puntos

4. Marc Leishman: 1440 puntos

5. Jon Rahm: 1280 puntos

6. Ricky Fowler: 1120 puntos

7. Hideki Matsuyama: 960 puntos

8. Justin Rose: 800 puntos

9. Brooks Koepka: 640 puntos

10. Paul Casey: 480 puntos

11. Pat Perez: 384 puntos

12. Matt Kuchar: 368 puntos

13. Charley Hoffman: 352 puntos

14. Daniel Berger: 336 puntos

15. Jason Day: 314 puntos

16. Web Simpson: 293 puntos

17. Jhonattan Vegas: 272 puntos

Los fanáticos están en vilo. Los jugadores sienten la presión, y no es para menos. Ganar la FedEx Cup es un pase directo a la historia y además un premio de nada menos que 10 millones de dólares. Solo falta una semana para saber quién se lleva todo. ¡A disfrutar de la definición!