Casey se mantiene al frente en el Tour Championship

El inglés debe ganar el torneo y esperar otros resultados para llevarse la FedEx Cup AP

Solo tres jugadores lograron descifrar el camino en East Lake en la tercera vuelta. Fueron el inglés Paul Casey, que hizo -5 y sostuvo la vanguardia con un total de -12; el estadounidense Kevin Kisner, quien con la mejor vuelta del día (-6) llegó a -10 y está segundo; y otro estadounidense, el novato Xander Scauffele, que anotó un gran -5 y, también con -10, empata el segundo puesto.

El score acumulado del resto de los 27 jugadores que participan en esta última y definitiva etapa de los Playoffs de la FedEx Cup en Atlanta, y que constituyen nada menos que la elite del golf mundial, fue de cinco golpes sobre el par. Una especie de inexplicable fracaso colectivo.

Los cinco fantásticos, aquellos que llegaron a la cancha de East Lake al frente de la FedEx Cup, los únicos que manejan su destino y tienen la chance de llevarse el gran premio sin pensar en los demás, no brillaron en la tercera vuelta.

Así fue que Jordan Spieth, que esta semana perdió la varita mágica, hizo -1 y acumula un -4 que lo ubica en el puesto 13 de este torneo. Su amigo, el también texano Justin Thomas, que había empezado el torneo inspirado y llegó a la punta después de 36 hoyos, perdió la fuerza y se sumó a la mediocridad general con un registro de par. Acumula -7 y está en el puesto cuarto del campeonato.

Dustin Johnson sigue sin encontrar la manera de encauzar su potencia. Hizo -1, totaliza -4, y acompaña a Spieth en el puesto 13 en East Lake.

El australiano Marc Leishman, que festejó la semana pasada al llevarse la tercera etapa, el BMW Championship, y logró quedar 4to en la FedEx, está en el puesto 22 de este torneo, con un total de un golpe sobre par. Enorme desilusión.

Finalmente, el turno del español Jon Rahm. Él llegó a la cita final en el puesto 5to de la FedEx Cup y lleva un total de -6, luego de una tercera ronda de par, que lo deja por ahora en el séptimo puesto en esta etapa.

Pero los Playoffs de la FedEx Cup son un show bien calculado y, a pesar de los malos scores de los punteros, la emoción se mantiene intacta. La lucha por el premio mayor, los 10 millones de dólares que se entregan al ganador de la carrera anual, sigue cuerpo a cuerpo y golpe a golpe.

Casey podría ganar si lograra el triunfo en el torneo, y si Spieth o Thomas no subieran por encima del 5to lugar. Pero a Casey le cuesta ganar. Con un golf que merece mejores resultados, solo tiene una victoria en PGA Tour, el Shell Houston Open del 2009. El inglés ha estado muchas veces en posición de lograr otro triunfo, pero los domingos han sido siempre difíciles para él.

Kisner y Schauffele necesitarían una serie de milagros importantes para lograr coronarse. Aún ganado el torneo, dependen de una combinación de resultados de muy improbable ocurrencia.

En cambio, Spieth y Thomas, a pesar de su mala tarea, se mantienen muy cerca de la punta de la FedEx Cup en las proyecciones. Thomas va segundo y con muy poco que haga, y algo de ayuda, podría alzar el gran trofeo. Spieth por su lado, está tercero y también podría lograrlo con una buena ronda final.

Esta definición es para seguirla con una calculadora en la mano. Las combinaciones son infinitas y la incertidumbre sobre el ganador se mantendrá hasta el final de las acciones en Atlanta. Gran logro del PGA Tour, que acierta con un gran final en este cierre de la temporada regular 2016 -2017.