Tiger Woods perdió impulso, Grillo tiene buenas chances y Ancer está lejos

Tiger Woods perdió impulso en la segunda ronda del BMW Championship. Getty Images

Finalmente ocurrió. Todas las piezas del rompecabezas cayeron en su lugar. Todos los aspectos del juego del otrora dominador del golf mundial confluyeron en un imaginario pentagrama y la música que interpretó fue exquisita. Como siempre pasa cuando algo se hace desear tanto, cuando finalmente llega, la alegría es más grande y más emotiva. Fue bueno para Tiger y fue extraordinario para el golf. Ya se sabía que podía hacerlo, sobre todo por lo que ya mostró en esta temporada, donde superó ampliamente las expectativas. Pero verlo hecho realidad es otra cosa. Comprobar que puede jugar una vuelta entera como si el tiempo no hubiera pasado es algo fantástico para este deporte. Y la verdad es que el golf no estaba listo para hacer el duelo por Tiger de una forma tan indecorosa. Simplemente no era justo.

Lamentablemente, en la segunda vuelta la música que interpretó Tiger Woods no fue muy afinada. Después de su gran primer día, el recorrido en 70 golpes (par) de la segunda ronda tiene gusto a poco. Y el total de -8, y el puesto 12 en el campeonato también es una desilusión. Pero su primera vuelta de 62 golpes (-8) quedará esculpida como una prueba irrefutable del regreso del hijo pródigo.

Pero no solo de Tiger Woods vive el golf. Los Playoffs de la FedEx están en llamas. Hay fuego en el tope del tablero y hay fuego también abajo. Son dos situaciones bien distintas. En la primera, la adrenalina y el glamour son los ingredientes que rodean a los que disputan los primeros puestos. No se juegan la vida. No es llegar o no llegar. Pelean por un puesto mejor, no por el puesto y por la posibilidad de ser los dueños de su destino en East Lake.

En la parte baja del tablero, en cambio, hay nervios, muchos cálculos y se juega al filo de la navaja. Cada tiro cuenta. Cada putt fallado aquí, cada salida desviada allá, puede desencadenar el tan temido final. Es demasiado lo que hay en juego. De este torneo, el BMW Championship, saldrán los 30 jugadores que pasarán a la etapa final. Ellos no solo competirán por los 10 millones de dólares del premio que otorga la FedEx Cup. Esos 30 privilegiados quedarán automáticamente clasificados para jugar, en 2018, nada menos que los cuatro Majors, el Players, y todos los WGC. Es pasar sin escalas a la elite del golf mundial. Con todo esto sobre la mesa y jugadas las dos primeras rondas en Pennsylvania, el panorama es el siguiente.

El estadounidense Xander Schauffele hizo 64 golpes (-6) y con un total de -13 es el líder por dos golpes sobre el inglés Justin Rose. Terceros con -10 marchan los estadounidenses Rickie Fowler y Keegan Bradley, el sueco Alex Noren y el japonés Hideki Matsuyama.

Séptimos están los estadounidenses Justin Thomas, Billy Horschel y Charles Howell III, el australiano Jason Day y el norirlandés Rory McIlroy.

Todos estos jugadores, y todos los que están por encima del puesto 20 en el ranking, tienen asegurado su lugar en Atlanta para el Tour Championship que se jugará dentro de dos semanas.

De allí para abajo, es la zona de peligro. Algunos con poco riesgo, como es el caso de Tiger Woods, Rickie Fowler, Jordan Spieth y Rory McIlroy, jugadores que si terminaran este torneo en el puesto 30 ó mejor, cosa bastante probable, pasarían a la etapa final.

El argentino Emiliano Grillo está 29 en el ranking FedEx, y después de las dos primeras rondas totaliza -3 (67 y 70), y se ubica en el puesto 38. Grillo necesita, sí o sí, terminar entre los primeros 21 del torneo para estar a salvo.

El caso del mexicano Abraham Ancer es más desesperante. A pesar de haber sido un factor en el Dell Technolgies, Ancer entró a este torneo ubicado en el puesto 56 del ranking FedEx .Para escapar de la guadaña el joven azteca necesita nada menos que un puesto cuarto o mejor. La mala noticia es que Ancer marcha en el puesto 38 en el torneo, con un total de -3. Difícil tarea tiene por delante.

Otros notables jugadores que están al filo de la navaja son, por ejemplo, el inglés Ian Poulter, actualmente en el puesto 45 FedEx, necesitando al menos salir séptimo aquí para pasar. Zach Johnson y Henrik Stenson, actualmente en los puestos FedEx 59 y 60 respectivamente, necesitan salir al menos cuartos para seguir. Louis Oosthuizen, actualmente en el puesto 69 de la FedEx, está necesitando al menos salir tercero en este campeonato para jugar en Atlanta.

Pero aún faltan dos vueltas y el golf es el golf y hasta que el último golpe no caiga al hoyo los resultados pueden cambiar y torcerse los destinos. Será un fin de semana a pura emoción. Calculadora en mano los jugadores, por una razón o por otra, darán un gran espectáculo en las alternativas finales de esta FedEx Cup 2018, en la antesala de la Ryder Cup.