Grillo y Ancer fueron eliminados en la FedEx Cup

El estadounidense Keegan Bradley prevaleció en el BMW Championship, anteúltima etapa de los Playoffs de la FedEx Cup, disputada en Pennsylvania, luego de un corto desempate con el inglés Justin Rose. Lluvias y tormentas intensas pusieron en riesgo los 18 hoyos finales del torneo, que terminó jugándose desde muy temprano el día lunes. Bradley, campeón del PGA Championship del año 2011, volvió al triunfo luego de seis años de sequía (WGC 2012). Y lo hizo a lo grande. Con una extraordinaria ronda de 64 golpes (-6) igualó con Rose en -20, luego de que ambos hicieran bogey en el hoyo 18. Pero en el primer hoyo de desempate, Rose falló el drive y, desde el rough, no pudo dejar su bola sobre el green, y se llevó un bogey que lo condenó al segundo puesto. Gran festejo de Bradley que ascendió al puesto sexto en la FedEx Cup.

Era necesaria una pausa luego de tantos acontecimientos importantes ocurridos los últimos días en el golf.

De todos estos eventos se podrían citar: La gran pelea que hubo y va a haber en la punta de la FedEx Cup, con los Playoffs eliminando decenas de jugadores tras cada etapa. Los cálculos incesantes de los de arriba y el drama de los de abajo. La maravillosa carga de Tiger Woods en el BMW, que otra vez terminó no alcanzando para un triunfo que no llega, pero que lo puso en la pelea por el premio mayor en Atlanta. Justin Rose, que falló un putt corto para perder el título del BMW y no alcanzar el nro 1 del Ranking Mundial. El tardío despertar de Rory McIlroy. La Ryder Cup, que ya está tiñendo todo lo que ocurre en el planeta golf. Sobre todo con la emoción y la incertidumbre de los “captain picks”, es decir, las elecciones a dedo de cuatro jugadores que pueden hacer los capitanes entre los no clasificados automáticamente por ranking. La triste eliminación por tan poco del último baluarte de Latinoamérica en la FedEx, el argentino Emiliano Grillo que quedó en el puesto 32, a las puertas de un lugar en Atlanta. La eliminación sorpresiva, y que trajo sanciones, de Jordan Spieth, que terminó en el puesto 31. En fin, mucha información.

Los Playoffs de la FedEx Cup llevan la emoción hasta el final de la temporada, con la redistribución de puntos para el último evento, los famosos “reseeded points”. Este sistema consiste en repartir nuevos puntos de acuerdo a la posición de cada jugador en el ranking. De este modo, los 30 que jugarán en Atlanta, podrán ganar. Los primeros cinco del ranking no dependerán de los resultados de los demás. Cualquiera de ellos que gane será el campeón de la FedEx Cup 2018, y aumentará el saldo de su cuenta bancaria en 10 millones de dólares. Del quinto para abajo necesitarán, además de un triunfo, que los que están más arriba no jueguen bien. Un sistema intrincado pero muy efectivo para que el evento culminante no pierda la emoción de un final abierto.

Tiger Woods sigue amenazando. Cada vez está más cerca del ansiado triunfo. En la vuelta final del BMW estuvo cerca de la punta y fue una amenaza velada cuando, en el hoyo 16, se puso a solo dos golpes del puntero. Pero está claro que el problema está en el green. Siempre que embocó brilló. Basta recordar su vuelta inicial de 62 golpes (-8). Qué fiesta se viviría si en East Lake, Tiger Woods alzara el trofeo. Sería un flor de cierre para un año que, sin ninguna duda, agigantó su leyenda.

Tony Finau fue elegido como el doceavo jugador del equipo estadounidense de Copa Ryder. Finau no ganó este año, pero estuvo cerca muchas veces. Lidera el ranking de cantidad de birdies por vuelta. Los birdies y las victorias van de la mano en la Ryder.

Rose tiene que haber llorado. Falló un putt para par desde un metro y medio, en el hoyo final del BMW, para convertir en empate lo que parecía un triunfo seguro. Apenas 20 minutos más tarde, en el mismo hoyo, ya en el desempate, volvió a fallar. Esta vez, desde algunos centímetros menos, erró otro putt para par que lo hubiera mantenido con vida en la pelea con Bradley. Fin de la historia.

Muy sabia entonces la idea del PGA Tour al poner esta semana de descanso. No solo para los jugadores, que desde hace ya varias semanas juegan sin pausa y bajo mucha presión.

Así, el capítulo definitivo de la FedEx Cup, el Tour Championship, se jugará en la tradicional cancha de East Lake en Atlanta, del 20 al 23 de septiembre. Y luego, que siga el baile en Paris con la Copa Ryder.