Tito Santana disfruta su vida como el Señor Solís, maestro de español

Merced Solis, hoy profesor de escuela, en su personaje de lucha Tito Santana Cortesía WWE

El viaje de Merced Solis ha sido interesante. Comenzó como un jugador de fútbol con aspiraciones a la NFL en Texas como un ala cerrada. Encontró la lucha libre y se convirtió en una superestrella conocida como Tito Santana. Ahora, vive su vida como el Señor Solis, un profesor de español de secundaria. ESPN conversó con Santana recientemente para hablar de su viaje por la vida.

P: ¿Cómo te fue en el campo de entrenamiento de los Kansas City Chiefs? Cuéntame cómo sucedió eso en 1975.

Tito Santana: El promotor en el sur de Texas fue Joe Blanchard. Tully Blanchard también jugaba fútbol, era quarterback en West Texas State. Habían estado hablando conmigo acerca de convertirme en un luchador profesional, pero había recibido cartas de diferentes equipos de la NFL antes del draft. No fui reclutado Yo era un agente libre.

Entonces cuando fui al campamento, me lastimé dos semanas antes. Me torcí el tendón de Aquiles por lo que no corrí durante dos semanas y luego corrí los 40 y se convirtió en un mal momento. Creo que corrí como un 5.1 porque los tenía vendados, mis tobillos, porque no quería mostrar que estaba lesionado. Pero mis habilidades de captura y bloqueo fueron lo suficientemente buenas y comencé casi todos los juegos de pretemporada, pero luego, cuando me dejaron en libertad, me dijeron. "Eres un gran atleta, pero eres demasiado lento".

Debería haberles pedido que me volvieran a cronometrar en los 40 una vez que mi tobillo comenzó a sentirse mejor, pero no lo hice. Creo que eso me costó. Terminé volviendo a la universidad y mi entrenador me hizo una prueba con los BC Lions y terminé uniéndome a ellos durante un año y medio.

Pero yo era como un niño en una tienda de dulces, jugando con Len Dawson y Ed Podolak y algunos de los grandes jugadores que solía ver en televisión. Era un niño del sur de Texas de una pequeña universidad, West Texas State University. Fue una experiencia que nunca olvidaré. No lo hice en la NFL. Intentaron hacerme volver el año siguiente para volver a intentarlo, pero ya tenía un acuerdo en Canadá y estaba feliz jugando en la liga canadiense. Entonces nunca lo intenté de nuevo.

Sabía que no muchos jugadores de football tenían la oportunidad de verstirse con un equipo de la NFL y lo había hecho. Entonces, desde ese aspecto, estaba satisfecho.

P: ¿Alguna vez pensaste en lo que hubiera pasado si hubieras vuelto a los Chiefs el próximo año, o no te hubieras lastimado el tobillo y te hubieras quedado con la NFL? ¿Ocurriría la lucha?

Santana: No lo sé. No sé lo bueno que pude haber sido. Solo sé que las carreras de los jugadores de football no eran muy largas. Ahora que miro hacia atrás, soy un creyente cristiano y creo que todo lo que me sucedió ocurrió por un propósito. Nunca hubiera ganado la cantidad de dinero en football que gané en la lucha, y mi carrera no hubiera sido tan larga como en la lucha libre. No tengo excusas. Estaba feliz de haber estado allí y era parte de mi vida.

P: Mirando hacia atrás, ¿hay algún momento en la lucha que se destaque para ti?

Santana: Probablemente fue cuando luché contra Greg "The Hammer" Valentine en Baltimore. Lo había estado persiguiendo por el Campeonato Intercontinental y finalmente lo vencí en una lucha enjaulados y tal vez solo había 18,000 personas de capacidad, pero la taquilla estaba agotada. El "pop" que recibimos cuando gané la lucha fue increíble.

P: ¿Qué estás haciendo ahora? Creo que la gente siempre se pregunta qué sucede después del retiro.

Santana: Soy un maestro de escuela. He estado enseñando en la escuela, este es mi año número 21. Soy profesor de español en la escuela intermedia aquí en la ciudad donde vivo, en Roxbury, Nueva Jersey. Luego, un par de fines de semana al mes voy y hago apariciones y, de vez en cuando, créanlo o no, todavía me subo al ring. No hago mucho en el ring pero todavía me gusta atarme las botas y salir. No pasa de moda escuchar la respuesta de los fanáticos de la lucha porque aprecian el trabajo que hiciste. Eso es lo que conoces, los aplausos y los vítores para ti. Nunca envejece escuchar los aplausos. En los pequeños shows, conoces a los fanáticos de la lucha y siempre sacan a relucir los momentos que recuerdan.

P: ¿Cuándo decidiste convertirte en un profesor de español?

Santana: Yo tenía un diploma. Cuando fui a la universidad, me gradué con una especialización en educación física y una especialización en español y no la había usado porque estaba involucrado en deportes. Mi maestro de gimnasia de octavo grado, Luis Sánchez, me involucró en deportes. Él me hizo comenzar a jugar al football en mi primer año y fue un gran modelo positivo para mí y me puso en el camino correcto. Si no fuera por él, probablemente no lo hubiera hecho. Yo era un tipo tranquilo. Nunca me habría involucrado en deportes.

Así que él hizo una gran diferencia en mi vida y cuando llegué a la universidad, decidí que iba a ser un entrenador y con suerte haría lo mismo por alguien tal y como él me ayudó. Esa es la razón principal. Y mi esposa me repetía: "¿Por qué no intentas enseñar? ¿Por qué no intentas enseñar?"

Los maestros no ganaban mucho dinero y solo dije: "No sé cómo podremos vivir del salario de un maestro". Pero todo salió bien.

P: ¿Estabas enseñando hacia el final de tu carrera en la lucha libre? ¿Te semi-retiraste o sucedió después de que se terminó la lucha?

Santana: Me retiré de la WWF en 1993 y lo intenté, yo y Sgt. Slaughter lo intentamos, correr una liga en Chicago durante un año y luego cerró. Entonces estaba haciendo shows independientes. En el mercado independiente, puedes luchar los viernes, sábados y domingos y aún ganas un buen dinero en esos tres días, así que me gustó esa rutina.

Empecé a sustituir porque no tenía nada más que hacer a mitad de la semana. Entonces, empecé a sustituir por dos años y en mi ciudad, me ofrecieron un puesto de educación física. Una cosa llevó a la otra y como que no -- solía volver a casa extenuado como profesor de educación físicay tenía mi diploma en español, así que hablé con el tipo que contrataba en la ciudad y me dijo: 'Bueno, tenemos cuatro vacantes.' "

Así que entré al aula y realmente disfruto lo que estoy haciendo ahora. Lo he estado haciendo durante 16 años, español.

P: ¿Conocen tus alumnos tu pasado? ¿Lo mencionas ?

Santana: Ellos saben. Sus padres eran fanáticos de la lucha libre, así que no puedo decirte cuántas veces vienen niños y dicen: "Mi madre solía estar enamorada de ti. Tenía unos cinco, seis, siete años".

Cuando tengo un tiempo de inactividad, les permito poner una lucha en la tableta o en la computadora y la veremos. Para ellos, mi apellido es Solís, me llaman Señor Solis. No hablo mucho sobre la lucha.