Concluye Monday Night Raw su año con más dudas que respuestas

Monday Night Raw concluyó su edición final con una chocante victoria de título para Jason Jordan y Seth Rollins Cortesía WWE

Dedicar más de tres horas del día de Navidad a un Monday Night Raw en vivo fue una solicitud sin precedentes de la WWE, tanto para el público como para el listado. Hubo grandes esfuerzos para tratar de atraer a la mayor audiencia posible mientras anunciaban muy poco de lo que vendría durante esas tres horas, con una hora de programación sin comerciales y un John Cena que regresaba para ponerlo en marcha en Chicago, que se movió hacia los lados una vez que comenzó la acción en el ring.

Sin embargo, aquellos que sintonizaron y caminaron a través de esa primera hora rocosa fueron recompensados con un combate por equipos de seis mujeres que revitalizó a una audiencia voluble y un par de emocionantes luchas por el título. Mientras la lucha por el campeonato intercontinental entre Roman Reigns y Samoa Joe tuvo un final insatisfactorio en el ring, fue compensada en los siguientes momentos, el cambio de título en parejas de Raw que cerró el último Raw del año recompensó a los fanáticos que se quedaron hasta el final y dejaron muchas preguntas para responder a medida que el calendario pasa a 2018.

Jason Jordan y Seth Rollins resucitan el concepto de "pareja dispareja" con un golpe de gracia

Kurt Angle estaba de buen humor para las fiestas, pero al igual que cualquier padre que sabe que su hijo va a obtener mucho más de tres pares de medias que de una libra de chocolate, mantuvo a Seth Rollins y Jason Jordan lejos de Samoa Joe por el momento. Eso no significó que el nepotismo que mostró en los últimos meses se alejará, ya que creó una pareja poco probable entre los dos tibios rivales e inmediatamente los metió en una pelea por el título en parejas de Raw.

Lo que se convirtió en el evento principal de la noche fue a partes iguales agonizante e intrigante en la superficie. Era una semana más en la saga interminable entre The Bar y Seth Rollins, por ejemplo. También está el hecho de que Jordan sigue siendo una de las superestrellas más universalmente abucheadas de la lista, a pesar de su estilo anormalmente atlético y entretenido, y Rollins acaba de perder a su compañero de equipo Dean Ambrose por lo que parece ser nueve meses.

Si bien hubiera sido fácil tener a Jordan simplemente seguir perdiendo cerradamente ante todos los mejores talentos de Raw, solo para jactarse de que les dio una dura pelea, interrumpir su lloroso descenso a los celos y la ira con una victoria por el título podría hacer mucho más en servir a Jordan en el corto y largo plazo que cualquier racha perdedora. Raw tiene un historial de emparejar parejas antagónicas o no coincidentes y convertirlo en oro, aunque tendrías que volver al emparejamiento original de Sheamus y Cesaro, o incluso Team Hell No, para encontrar un emparejamiento tan desigual. A medida que el ego de Jordan crece, su afirmación de que será mejor compañero de equipo que Ambrose fue un buen primer paso, esta saga solo mejorará.

La lucha en sí contó una historia dinámica, y el arsenal ofensivo en constante evolución de Sheamus y Cesaro ayudó a cargar un largo tramo unilateral hasta que Jordan y Rollins se apresuraron a la victoria. El deslizamiento aparentemente inevitable de Jordan hacia el lado oscuro ahora está profundamente ligado a Rollins y The Shield, y con títulos en la mezcla, el potencial para la lucha interna y la traición es alto. Esta pareja y la rivalidad podrían ser el puente perfecto para nuevos y frescos campeones en pareja más adelante - The Revival viene a la mente -- y el camino exacto al desastre es tan abierto como puede ser.

Samoa Joe lleva a Roman Reigns al extremo

Si estamos repartiendo estrellas de oro para actuaciones el lunes por la noche, Samoa Joe se ganó un puñado por lo menos. Su intensa e incómoda entrevista tras bastidores con Renee Young ayudó a tomar la destrucción de Ambrose la semana pasada y llevarla a mayor intensidad en su creciente rivalidad con Reigns.

Una lucha de campeonato intercontinental parecía un poco prematura al principio, pero la intensidad entre Joe y Reigns era innegable en los momentos antes de sonar la campana. Joe dominó físicamente la mayor parte del concurso, una vez más mostrando todos los atributos que lo convirtieron en uno de los mejores contendientes al título en el 2017. Su físico y creatividad alcanzó su punto máximo en un momento para recordar, cuando modificó su amarre Coquina Clutch a mitad de camino para evitar temporalmente que Reigns llegara a las cuerdas.

Todavía quedan muchas millas por recorrer en esta rivalidad, por lo que un final inconcluso fue casi inevitable desde el principio, pero Reigns ganó cada parte de la descalificación. Con solo un brazo saludable, Reigns golpeó a Joe en la esquina hasta que el referí se vio obligado a descalificar el encuentro, pero eso fue solo el comienzo. Reigns arrojó a Samoa Joe de una esquina a otra, usó las escaleras del ring como arma varias veces, y apenas falló un sillazo que finalmente golpeó el pposte del cuadrilátero. Después de que Joe cargó las primeras etapas de esta lucha con intensidad y pasión, Reigns mantuvo su parte del trato e hizo de este encuentro el principal conflicto para a ver el lunes por la noche.

Rumble de mujeres toma impulso

Paige respondió muchas preguntas sobre dónde estaba su trabajo en el ring en su enfrentamiento individual contra Sasha Banks, pero aparte de ataques coordinados fuera del alcance de sus propias luchas, no habíamos visto mucho de lo que Sonya Deville y Mandy Rose podrían hacer en el ring antes del lunes por la noche.

Después de múltiples intentos en varias ocasiones en las últimas semanas, un combate por equipos de seis mujeres entre el trío de Absolution de Paige y Bayley, Mickie James & Banks finalmente se desarrolló sin problemas. La multitud que había estado sorprendentemente callada durante la mayor parte de una hora compró este combate casi de inmediato, y aunque hubo momentos duros tanto para Rose como para Deville a veces, también mostraron destellos de potencial y comenzaron a definir sus propios estilos y personajes. El momento de Deville para brillar vino fuera del ring con un lazo vaquero de aspecto brutal en Banks, que sigue dando tumbos como maníaca para hacer que sus oponentes se vean mejor.

Bayley finalmente tomó la derrota a manos de Paige después de una competencia bien marcada, y las seis mujeres parecen estar preparadas para hacer mucho reuido en el próximo Royal Rumble femenino.

Más tarde en la noche, Asuka dejó en claro sus intenciones cuando interrumpió a Alexa Bliss para convertirse oficialmente en la segunda mujer en el campo de batalla del Rumble, y lo selló con una patada.

FALLOS Y ACIERTOS

-- Lo que comenzó con un divertido chiste entre John Cena y Elias rápidamente se convirtió en el tipo de lucha lenta y arrastrada que Cena aparentemente había dejado atrás a comienzos de 2017. Aunque Elias y Cena navegaron expertamente a través de los interminables cantos de "C.M. Punk" de Chicago lo mejor que pudieron y mostraron verdadera química en el micrófono, el resultado en el cuadrilátero que siguió a continuación simplemente no estuvo a la altura de ese bombo.

-- Después de semanas de promos pregrabados, Bray Wyatt recibió una gran reacción de la multitud cuando reveló que saldría a luchar. Sin embargo, su espeluznante entrada fue interrumpida cuando Matt Hardy salió de la oscuridad y lo atacó violentamente antes de que Wyatt escapara intacto. Salir de la rutina es una nueva experiencia para Wyatt, pero "La Gran Guerra" que vendrá podría hacerle mucho bien.

-- El incipiente romance moderno entre Enzo Amore y Nia Jax estaba listo para finalmente realizarse bajo el muérdago, solo para que Bliss irrumpiese en el último segundo posible. Tal vez la próxima semana traerá mejor suerte, o tal vez se extenderá en el nuevo show de la WWE "Mixed Max Challenge" en el nuevo año.

La lucha de Amore, una pelea callejera de seis hombres que inexplicablemente requería relevos para entrar y salir del ring, era una vitrina típica de los peso crucero que finalmente le permitió a Cedric Alexander pasar un poco más de tiempo como el centro de atención. El Papá Noel de Amore con Arvio Daivari y Drew Gulak como duendes era llamativo, pero opaco en comparación con el perfecto lumbar check de Alexander. Ese fue la segunda de dos luchas de peso crucero en la noche, después de la derrota de Brian Kendrick ante Hideo Itami y un malvado Go 2 Sleep que recibió poco más que un murmullo entre la multitud de Chicago.

-- El canto y consumio del Miztourage por el regreso de su jefe, The Miz, fue el interludio ocasional perfecto para el espectáculo. Pero su destrucción a manos de Braun Strowman (quien mostró un poco de espíritu navideño por derecho propio esta semana) era inevitable.

-- Si todos los políticos pudieran arreglar las cosas en el ring, como el candidato a la alcaldía del condado de Knox, Kane, y el ex candidato de la Cámara de Representantes de Michigan, Rhyno, tal vez todos estaríamos mejor.

-- Finn Balor llevó la racha perdedora de Curt Hawkins a 0-147 y sacudió su nueva vestimenta de color rojo brillante, pero sigue girando las ruedas sin mucha dirección. Que el 2018 sea un mejor año para él que 2017.