Cinco clásicos para recordar

BUENOS AIRES -- No hay un partido de Selecciones como Argentina-Brasil. Sudamérica es el continente más ganador de todos, el más futbolero y es la tierra en la que nacieron los jugadores más importantes de la historia. Y Argentina y Brasil son los países más importantes de esta región, por lo que no hay mucho más para argumentar en favor de la sentencia inicial. Además, como para acentuar aún más esta idea, la rivalidad entre estos dos gigantes es tan grande como sus historias particulares. Uno es lo que es porque siempre tuvo al otro al lado para intentar superarse.

Después de una Copa del Mundo que ni la Albiceleste ni la Verdeamarela olvidarán jamás, se enfrentan en un nuevo Superclásico de las Américas, esta vez en la lejana China, a miles de kilómetros del Maracaná y del Mineirao, donde se escribieron las últimas páginas tristes para ambos. Argentina recordará Brasil 2014 como el Mundial de la resurrección, como el torneo en el que volvieron a creer en sí mismos, como el regreso a los primeros planos. Después de 24 años de fracasos, el equipo llegó a la gran final y, aunque le derrota ante Alemania en Río de Janeiro todavía duele, completó una actuación notable, que es un gran punto de partida para intentar superarse en el futuro.

Brasil, en cambio, tendrá el peor de los recuerdos de "su Mundial". Todos esperaban levantar la Copa en el Maracaná, para así olvidar aquel batacazo de Uruguay en 1950. Sin embargo, el Seleccionado que dirigió Luiz Felipe Scolari ni siquiera pudo jugar en el gran estadio carioca. La derrota más ignominiosa de todos los tiempos será un hecho que atormentará a los pentacampeones por siempre y que puede dejar una marca imposible de borrar. Un 1-7 como local en semifinales de una Copa del Mundo puede hacer tambalear cualquier estructura, incluso la de la nación más ganadora del planeta. Dependerá de Dunga y de esta generación volver a situar a Brasil donde se merece. Frente a Argentina puede ser la primera prueba de fuego.

La víspera del Superclásico siempre es un buen momento para recordar a los hechos del pasado que convirtieron a este en el duelo más trascendente del mundo. Desde aquellos primeros partidos en la década del diez, hasta los de nuestros tiempos. Todos tienen una historia para contar. En ESPN.com presentamos una elección caprichosa: cinco amistosos entre Argentina y Brasil que quedaron en la memoria.

1- Argentina 3-0 Brasil (20 de septiembre de 1914)
Hace pocos días se cumplieron cien años del primer enfrentamiento reconocido por la FIFA -había jugado tres veces antes, pero no son consideradas oficiales-. Argentina llegó al clásico que todavía no era clásico con una experiencia interesante, ya que había disputado su primer partido internacional en 1901 frente a Uruguay. En cambio, Brasil jugó ese día en Buenos Aires por primera vez como Selección nacional. Es decir que la diferencia era clara en favor del conjunto argentino, que ganó 3-0 sin
grandes dificultades. Izaguirre en dos ocasiones y Molfino marcaron los goles. Sólo una semana después jugaron la revancha y
esa vez Brasil se quedó con el triunfo por 1-0, en el que fue el primero choque válido por la legendaria "Copa Roca".

2- Brasil 1-5 Argentina (15 de enero de 1939)
Hasta la increíble producción de Alemania en el primer tiempo de la semifinal del Mundial, esta era la última vez que Brasil
había recibido cinco goles en casa. El partido se disputó en el estadio Sao Januario de Río de Janeiro y el conjunto local
venía de una gran actuación en la Copa del Mundo de Francia 1938. Sin embargo, una renovada Selección Argentina hizo un
partido perfecto y, con tantos de Herminio Masantonio (2), José Manuel Moreno (2) y Enrique García, se quedó con esta edición de la Copa Roca. Un año después, la Albiceleste golearía dos veces más a su clásico adversario: por 6-1 y 5-1 de nuevo.

3- Brasil 5-2 Argentina (16 de abril de 1963)
La Verdeamarela había ganado la Copa del Mundo 1962 a pesar de la lesión de Pelé y era, con amplitud, el mejor Seleccionado
del mundo. Por eso, esta goleada en el Maracaná no sorpendió a nadie pero sirvió para tomarse revancha de algunas derrotas muy contundentes en los años anteriores. Aquel día O Rei fue la gran figura del encuentro, ya que convirtió tres goles. Amarildo, quien había su reemplazante en Chile, anotó los otros dos. Sólo un año después Argentina se desquitó como visitante y venció a Brasil en un encuentro histórico, válido por la Copa de las Naciones, el título más importante para el fútbol argentino hasta el Mundial 78.

4- Argentina 3-3 Brasil (27 de marzo de 1991)
El empate con más goles de la historia del clásico. En 1919 hubo otro 3-3, pero la lejanía en el tiempo trasforma a este en la
igualdad más goleadora que se recuerde. Se disputó en el estadio José Amalfitani de Vélez Sársfield y fue la revancha de
aquella victoria de Argentina en los cuartos de final de la Copa del Mundo de Italia 1990. Ya sin Diego Maradona en el equipo
y con Alfio Basile como entrenador, se imponía un fuerte recambio generacional en la Albiceleste, que sin grandes nombres
logró empatar frente a una verdadera constelación brasileña. Ferreyra, Franco y Bisconti convirtieron para el local, mientras
que Renato Gaúcho, Luis Henrique y Careca lo hicieron para Brasil. Además, hubo dos expulsados: el propio Renato y Claudio
García.

5- Argentina 4-3 Brasil (9 de junio de 2012)
El mejor Superclásico de Lionel Messi. Ya por esa simple razón merecería estar en este listado, pero ese fue sólo un condimento más de un partido extraordinario, disputado a la antigua. Emociones en ambos arcos, incertidumbre en el marcador, goles para todos los gustos, polémicas y fútbol. Muy buen fútbol. En el estadio Met Life de New Jersey, Messi convirtió un triplete y lideró un triunfo que sirvió para afianzar el estado de ánimo del futuro subcampeón del mundo. Brasil estuvo dos veces al frente en el marcador pero no pudo sostener la ventaja a pesar del buen juego de Oscar y Neymar. A seis minutos del final apareció el Diez argentino y marcó un gol que quedó en la historia del clásico más importante del mundo.