Uruguay es número uno

Nery Castillo tiene ciudadanía mexicana, pero también uruguaya y griega. Mexsport

MADRID -- Nery Castillo, mexicano de nacimiento, pasó su infancia en Uruguay, país de origen de su padre y donde comenzó su carrera en las fuerzas básicas del Danubio de Montevideo.

El delantero del Rayo Vallecano entrena bajo las órdenes de su nuevo técnico Paco Jémez mientras su hermano mayor y representante, Alexander, matera en mano, lo observa desde la galería. Con una mezcla de acento uruguayo-mexicano, Castillo rememora su infancia en Uruguay, y revela cierta admiración al temple del futbolista charrúa.

Para Nery, Uruguay debería ser considerado como "número uno" pues a pesar de ser un país pequeño con poco más de 3 millones de habitantes, ha logrado llegar a la cima convirtiéndose en campeón mundial en dos ocasiones, en 1930 y en 1950.

Según relata el jugador mexicano, los jugadores de fuerzas básicas en Uruguay se enfrentan a muchas más adversidades que en el resto del mundo, y aún así, logran salir adelante.

"Aquí en España, en Grecia, en México, los niños de las inferiores tienen todo; tienen sauna, jacuzzi, centro de entrenamiento. Se concentran, viajan, tienen autobuses nuevos, entrena en campos nuevos. Les dan ropa. Eso no pasa en Uruguay. Allá tú tienes que llevar tu ropa; en inverno te bañas con agua fría o no te bañas; tienes que ir a casa a bañarte. Son cosas que te hacen crecer de otra manera", comentó Castillo.

"Por eso creo que Uruguay es de los equipos más fuertes; lo ha demostrado a lo largo de su historia. No le darán mucho (crédito) a Uruguay, 'no juega bien, esto y lo otro', pero siempre llega. Uruguay es grande y siempre lo va a ser por los jugadores que tiene. En comparación, por el número de habitantes que tiene, creo que debería estar en el número uno. Sólo son tres millones, si le restas niños, mujeres, ancianos, los que no juegan, ¿cuántos jugadores quedan? Y siempre están llegando a lo más lejos", opinó.

El delantero dice sentirse bien en su nuevo hogar y aunque debido a una sobrecarga muscular, su integración al trabajo de pretemporada del Rayo Vallecano ha sido gradual – el sábado participó al 80 por ciento en la sesión matutina - espera brillar en su nuevo equipo pues más allá de su admiración por la patria paterna, Nery Castillo tiene la ilusión de, algún día, volver a vestir la camiseta de la selección mexicana.

- Hablando de objetivos personales, ¿crees que brillando en el Rayo tengas oportunidad de volver al Tri?
Sí me gustaría, claro. A todos los jugadores les gustaría estar en la selección. Todo mundo quiere estar bien en su equipo y luego ser llamado a la selección, por eso también decidí venir aquí. Creo que no tuve, no se me dio la oportunidad que creo que tenía que tener en los equipos que estuve en México y, bueno, ahora voy a tratar de rendir en el Rayo.