Cuauhtémoc, desde las canchas de Tepito surgió el ídolo del América

play
Blanco: No han sabido manejar al América (4:35)

Cuauhtémoc considera que las Águilas tienen un buen equipo, pero que no han sabido manejarlo. (4:35)

MÉXICO -- Carismático, controvertido, polémico, humilde, provocador... decenas son los calificativos que pueden describir a Cuauhtémoc Blanco, uno de los más grandes jugadores mexicanos y que dice adiós al futbol luego de 23 años de carrera.

Blanco, el segundo de seis hijos nació el 17 de enero de 1973 en Tepito, pero desde bebé se trasladaría a Tlatilco en la delegación Azcapotzalco de la Ciudad de México, en donde jugaba ante niños de mayor edad cuando él apenas tenía seis años.

Americanista desde su niñez, Cuau no soltaría la pelota y fue en la colonia Tepito donde jugaba con el equipo llamado Impala que fue visto por un cazatalentos que se fijó en las cualidades del próximo referente del balompié nacional; sin embargo, pese a la carta de recomendación recibida a sus 15 años el futbolista no tuvo una primera buena experiencia. A pesar de ser centro delantero el entrenador encargado en las pruebas decidió ponerlo como defensa central, el resultado: un "gracias por haber asistido".

Fue posteriormente cuando Ángel 'Coca' González le vio en un torneo de delegaciones y llamó la atención del visor que le ayudó a llegar al conjunto azulcrema, equipo al que le iba desde niño y con el cual firmó un contrato de dos años; su primer sueldo fue para comprarle un pastel a su mamá.

Una vez en el nido, el futbolista compartió en sus inicios el terreno de juego con jóvenes promesas como Germán Villa, Víctor Salas, Isaac Terrazas y Raúl Rodrigo Lara, con quienes llegaría a la primera división y los convertiría en sus grandes amigos.

Con su talento y el pasar de los años, su debut se dio para la temporada 1992-1993 con 19 años y cuando era dirigido por Miguel Ángel Zurdo López. El 5 de diciembre de 1992 ingresó de cambió al minuto 62 en lugar de Raúl Rodrigo Lara en contra de León.

Aunque el ofensivo debutó en la primera división, no tuvo un buen comienzo y fue con la llegada del holandés Leo Beenhakker que elevó su nivel. El técnico se fijó en el talento del mexicano e hizo explotar al joven de 21 años haciéndolo titular y convirtiéndole en uno de los elementos importantes de la plantilla.

La excelente temporada del atacante le permitió llegar a la Selección de México bajo el mando de Miguel Mejía Barón. A pesar de tener apenas 25 partidos como titular en América, Barón lo llamó para un cotejo amistoso en contra de Uruguay. Sus llamados se repetirían en 117 ocasiones más.

En su club, a la salida de Beenhakker le reemplazó en el banquillo Marcelo Bielsa. Pese a esto Blanco siguió demostrando su clase dentro de la cancha y se mantuvo como titular con las Águilas en la campaña 94-95.

El América y Cuau desarrollaron un amor, pero la actitud del jugador y sus roces con algunos de los directivos provocaron su salida a préstamo con el hermano menor, Necaxa, en donde pasó un año. Pese a emigrar del equipo de sus amores, el jugador lo tomó como un reto. Con un gran futbol acompañado de Luis Hernández, Alex Aguinaga, Joaquín del Olmo, Adolfo Ríos, entre otros, llegaron a la final del Verano 1998, en donde cayeron en contra de Toluca, pero su regreso a las Águilas estaba asegurado.

El delantero retornó por la puerta grande, en su torneo de vuelta se convirtió en el campeón de goleo con 16 tantos y vivió temporadas de gloria, haciéndose notar con su clase y también con sus polémicos festejos y provocaciones a los rivales hasta que salió con destino al Valladolid de España.

En el Viejo Continente, Blanco estuvo dos años y lo más recordado de él es el gol de tiro libre que logró realizar a Iker Casillas y que significó el empate que rompió las quinielas, entre ellas las de sus propios compañeros que habían apostado que caerían ante los merengues.

A su regreso a México, Temo volvió a casa, al América, en donde se quedaría dos años más, pero después saldría con rumbo a Veracruz, en donde sería superlíder con los escualos en el único torneo que estuvo y donde tuvo de camaradas a Christian Giménez, Braulio Luna y Kléber Boas.

Blanco, pese a ser uno de los más grandes jugadores de Coapa solamente ganó un título de liga, el de la campaña Clausura 2005, en donde como capitán fue uno de los protagonistas al lograr dos tantos ante Tecos en la final disputada en el Estadio Azteca.

Luego de cuatro etapas dijo su adiós definitivo del equipo en 2007, al decidir emigrar al Chicago Fire de la MLS, en donde se convirtió en un referente de la liga estadounidense y en donde ganó el Premio al Mejor Gol de la temporada en ese mismo año.

Además, fue convocado para el juego de estrellas de la MLS en contra del West Ham de Inglaterra. Blanco ganó el MVP al marcar un gol y poner pase para otro, superando al británico David Beckham.

A su regreso a México, Cuauhtémoc pasó a jugar a la liga de ascenso con Veracruz, Irapuato Lobos BUAP y Dorados, con este último ganó la Copa MX en el Apertura 2012 en contra de Correcaminos.

Con Selección Nacional guarda momentos memorables, fue campeón de la Copa Confederaciones en 1999 en contra de Brasil y logró marcar el 'Gol de Oro' en la final ante Brasil celebrada en el Coloso de Santa Úrsula.

En la Copa Mundial Corea y Japón 2002 su talento, experiencia y liderazgo quedaron plasmados en el partido ante Corea del Sur, en donde creó la 'Cuauhteminha'.

Aunque quedó relegado del equipo nacional para el Mundial de 2006 al tener problemas con el estratega Ricardo La Volpe, Blanco tuvo una revancha en Sudáfrica 2010.

Con los problemas en la calificación, Javier Aguirre recurrió al veterano jugador y este respondió con tres anotaciones, lo que le valió su lugar para el certamen.

El futbol mexicano dice adiós a un jugador que deja una huella imborrable en la historia y que será recordado con el número 10 en su espalda.