Exgimnasta de USA demanda por abuso sexual a médico y entrenadores

Una ex integrante del equipo femenino de gimnasia de los Estados Unidos presentó el jueves una demanda civil contra el Dr. Larry Nassar en la Corte Suprema de California, afirmando que quien fuera médico durante mucho tiempo de USA Gymnastics la agredió sexualmente durante las revisiones médicas y que los legendarios ex entrenadores, Bela y Marta Karolyi no la protegieron y aplicaron su propio patrón de abuso físico y emocional. En la demanda también se afirma que los funcionarios de alto rango de USA Gymnastics tenían "amplio conocimiento" del abuso, pero que durante años "lo ocultaron e ignoraron", siendo permisivos tanto con Nassar como con los Karolyi.

Las demandas contra Nassar se asemejan mucho a las hechas por otra ex gimnasta, una medallista olímpica en el año 2000, que demandó a Nassar y a otros a principios de septiembre. Ambas demandas afirman que Nassar agredió sexualmente a múltiples integrantes del equipo, aunque la demanda anterior no incluye acusaciones específicas contra los Karolyi.

La mujer que presentó su demanda el jueves, tiene actualmente 24 años y fue integrante del equipo femenino de gimnasia de los Estados Unidos desde 2004 hasta 2010, cuando tenía entre 12 y 18 años, y es identificada en la demanda por el alias "Jane Doe".

Entre los acusados enumerados en la demanda, presentada en la Corte Suprema de California en el condado de Los Ángeles, también se incluyen los Karolyi, USA Gymnastics, su actual presidente Steve Penny, su ex presidente Robert Colarossi, y los propios entrenadores particulares de la gimnasta, Galina Marinova y Artur Akopyan.

Se alega que el abuso sexual tuvo lugar en el famoso Karolyi Ranch, en Huntsville, Texas, aproximadamente a una hora al norte de Houston. Desde 2001, la finca ha servido como el lugar de entrenamiento para el equipo femenino nacional de gimnasia de los EE. UU.

En la demanda se afirma que Nassar interactuaría con la adolescente "bajo el pretexto de suministrarle el cuidado y los tratamientos necesarios para que ella pudiera competir como una gimnasta de categoría mundial, ganadora de medallas". Según la demanda, el doctor le informó "la necesidad de hacer un 'ajuste intravaginal', un método ficticio durante el cual Nassar penetraría digitalmente la vagina de la demandante para ajustar sus huesos. Este 'ajuste intravaginal' se hacía sin guantes ni lubricantes y sin la presencia de una acompañante, y se efectuaba para la propia [de Nassar] gratificación sexual".

La demanda también alega que Bela y Marta Karolyi "hacían la vista gorda ante el abuso sexual de las niñas por parte de Nassar en la finca" e "instituyeron un régimen de intimidación y temor en la finca para las niñas menores de edad que estaban bajo su custodia".

Además, la demanda acusa a Bela y Marta Karolyi de:

• Golpear a las gimnastas, rasguñarlas hasta que sangraran y animar a los padres a golpear a sus hijas.

• Privar a las gimnastas de alimentos y agua y revisar los cuartos de las gimnastas para hallar y confiscar alimentos escondidos.

• Gritar obscenidades a las gimnastas, diciéndoles que eran gordas y exigiéndoles quitarse su ropa interior de manera que su apariencia física pudiera ser juzgada frente a sus compañeras.

Cuando "Outside the Lines" se comunicó telefónicamente el jueves con Marta Karolyi en su finca de Texas, ella respondió, "Si es por algún asunto legal, no tengo comentarios al respecto". Ella se rehusó decir algo más.

Los otros demandados, incluso Nassar y USA Gymnastics, no pudieron ser ubicados inmediatamente para escuchar sus comentarios.

La demanda afirma que Nassar, como médico, y USA Gymnastics, como su empleador, estaban obligados a denunciar ese comportamiento abusivo.

"Lo que estamos diciendo en realidad es que la finca era un medio ambiente tóxico para estas niñas y un lugar perfecto para que un pedófilo actuara", dijo John Manly, el abogado de ambas ex gimnastas de EE. UU. que han demandado a Nassar.

"[Bela y Marta Karolyi] tenían la obligación de asegurarse de que su medio ambiente fuera seguro y fallaron miserablemente. Estas eran niñas y fueron dejadas a solas con este hombre, que resultó ser un depredador sexual", agregó Manly.

En julio, USA Gymnastics anunció que había adquirido la finca a los Karolyi, la misma que desde 2011 había sido conocida como el Centro de Entrenamiento del Equipo Nacional de USA Gymnastics en el Karolyi Ranch. En un comunicado de prensa en el que anunciaba la adquisición, USA Gymnastics decía "Atletas de todas las edades y niveles de destreza son impactadas por el prestigio y la tradición que representa esta finca [Karolyi Ranch], y estamos entusiasmados por continuar su legado de éxito".

La demanda alega que los Karolyi permitieron a Nassar "tener acceso irrestricto y solitario a niñas menores, incluyendo a la Demandante, en las salas y habitaciones de las niñas", una violación de las propias políticas de USA Gymnastics.

"Previamente a las agresiones sexuales, Nassar prepararía a estas niñas menores haciéndoles creer que era su amigo y confidente", alega la demanda, en contraste con "el tratamiento opresivo y abusivo [de los Karolyi]," dando a escondidas a las gimnastas alimentos, golosinas y otros "contrabandos" para ganar su confianza.

"Él creó esta relación para poder abusar sexualmente de estas menores, incluyendo a la Demandante", alega la demanda.

Siempre de acuerdo con la demanda, los Karolyi fueron permisivos con Nassar, estableciendo con él una especie de retribución mutua: al hacer la "vista gorda ante el abuso sexual de Nassar a las niñas en la finca", afirma la demanda, ellos se aseguraban de que él nunca los denunciaría por sus abusos.

Afirmó Manly, "Bela y Marta Karolyi mantuvieron a Nassar porque él estaba de acuerdo en guardar los secretos de ellos, y cuando uno tiene secretos en un ambiente donde hay niños, allí prosperan los pedófilos".

La demanda también alega que Robert Colarossi, presidente de USA Gymnastics desde 1998 a 2005, y Steve Penny, presidente de la organización desde 2005 "supervisaron un amplio y calculado ocultamiento de numerosas instancias, quejas y denuncias de abuso sexual y conductas impropias".

Bela Karolyi, el ex entrenador de gimnasia rumano, se hizo famoso por haber entrenado a la medallista de oro de 1976, Nadia Comaneci. Después de desertar y emigrar a los Estados Unidos con su esposa Marta en 1981, Karolyi pasó a entrenar a una cadena de medallistas olímpicos de oro estadounidenses, que se inició con Mary Lou Retton en 1984.

En 1999, fue designado Coordinador del Equipo Nacional de EE. UU., un cargo que luego sería asumido por su esposa, Marta, en 2001 hasta su retiro después de los Juegos Olímpicos de Río. Marta fue muy elogiada durante los recientes juegos olímpicos de verano por haber logrado un éxito resonante con el equipo femenino de EE. UU., ya que volvieron con nueve medallas de Río, incluyendo la de oro por equipos.

Nassar, de 53 años, médico osteópata, trabajó con el equipo femenino de gimnasia de los EE. UU. desde 1986 hasta 2015, primero como entrenador y luego, a partir de 1996, como médico del equipo. Era parte del Karolyi Ranch, donde trató a docenas de gimnastas de nivel de élite.

Nassar fue despedido por USA Gymnastics en el verano de 2015 después de que los funcionarios recibieron quejas de conductas sexuales indebidas durante los exámenes médicos.

En una declaración publicada el mes pasado, USA Gymnastics dijo "Inmediatamente después de enterarse de las quejas de las atletas sobre el Dr. Nassar en el verano de 2015, Steve Penny, presidente y Director General (CEO) de USA Gymnastics, notificó a las fuerzas de la ley". "También desafectamos al Dr. Nassar de sus funciones y dejó de pertenecer a USA Gymnastics".

Penny se rehusó a hacer comentarios con "Outside the Lines", pero una vocera de USA Gymnastics reconoció que Penny denunció las acusaciones contra Nassar al FBI.

A pesar de haber sido despedido por USA Gymnastics, Nassar continuó ejerciendo la medicina en su antigua universidad, Michigan State (Universidad Estatal de Michigan), donde había integrado el cuerpo de profesores y trabajado como médico desde agosto de 1997. También continuó en su cargo como médico del equipo del Twistars Gymnastic Club USA, en Michigan, y como voluntario para el equipo de gimnasia de la escuela secundaria en la cercana localidad de Holt.

Todo eso cambió en agosto último.

El 29 de agosto, Rachel Denhollander presentó una denuncia ante la policía de la Universidad Estatal de Michigan, alegando que Nassar había abusado sexualmente de ella durante un examen médico en el año 2000, cuando Denhollander era una gimnasta de nivel de club, de 15 años de edad. Denhollander, que inicialmente había relatado su historia al Indianapolis Star, declinó hacer comentarios a "Outside the Lines".

Un día después de recibir la denuncia criminal de Denhollander, la Universidad Estatal de Michigan suspendió a Nassar impidiendo que siguiera tratando pacientes en los consultorios médicos deportivos de la facultad. Fue despedido por la universidad el 20 de septiembre. Tampoco sigue en su cargo de la Escuela Secundaria de Holt. Un empleado de Twistar informó a "Outside the Lines" que Nassar trabajó previamente para el club como voluntario, pero que había dejado de hacerlo desde hacía unos meses y que "ya no viene más al gimnasio".

"Outside the Lines" se enteró de que la denuncia policial de Denhollander fue la primera de docenas de ellas presentadas a la policía de la Universidad Estatal de Michigan.

"Hemos recibido múltiples denuncias adicionales y seguimos recibiendo más denuncias", dijo Jason Cody, vocero de la Universidad Estatal de Michigan.
Aunque Cody no especificó el número de denuncias contra Nassar -- o si las mismas eran de gimnastas o de otros pacientes -- los registros de delitos federales revelaron a "Outside the Lines" que se habían presentado más de 30 denuncias de conducta sexual criminal desde fines de agosto en relación con las direcciones donde Nassar atendía a pacientes, cerca del campus principal de la Universidad Estatal de Michigan, en East Lansing.

"Aproximadamente, unas 20 niñas y mujeres más han acudido a nosotros alegando abuso por el Dr. Nassar", declaró Manly.

Nassar no ha sido criminalmente imputado.

Sin embargo, está siendo investigado en Michigan. A principios de este mes, la oficina del fiscal general del estado tomó este caso cuyas ramificaciones aumentan, citando su "compleja" índole, que abarca diferentes jurisdicciones de Michigan y, posiblemente, de otros estados.

"Nadie puede predecir el marco de tiempo en el que podría ser imputado", dijo a "Outside the Lines" Matt Newburg, el abogado defensor de Nassar, agregando que en Michigan no hay plazo de prescripción para la conducta sexual criminal en primer grado. Newburg y su codefensor, Shannon Smith, declinaron hacer comentarios sobre el creciente número de demandas criminales y civiles contra su cliente.

En la demanda civil previa, presentada por una integrante del equipo de gimnasia femenino de 2000, Nassar fue acusado de perpetrar agresiones similares mientras el equipo estaba viajando a la competición.

La ex olímpica dijo en la demanda que Nassar había comenzado a "prepararla" cuando ella se incorporó por primera vez al equipo en 1994 y que él "acariciaría y manosearía sus [de ella] pies, tobillos, muslos, nalgas, caderas, cintura, senos ... y cuello, dándole [a ella] la impresión de que estos contactos inadecuados eran parte del tratamiento".

Ella también declaró que Nassar comentaba abiertamente temas inadecuados durante sus tratamientos.

"Tengo un tremendo respeto y admiración por estas valientes mujeres que se animan a compartir sus historias. Es esencial -- y una prioridad muy cercana a mi corazón-- que nuestras atletas estén seguras y protegidas. Si se requieren cambios para que eso suceda, entonces habrá que encararlos lo antes posible."

Dominique Moceanu, exgimnasta de origen rumano que integró el equipo olímpico de Estados Unidos

"[Nassar] le diría a la menor Demandante que otras gimnastas le practicarían sexo oral y describía en detalle el proceso y otras insinuaciones sexuales bizarras y explícitas", se afirma en la demanda.

Durante el tratamiento, según lo afirma la demanda de septiembre, Nassar "introduciría su mano desnuda en la vagina y ano de la Demandante, en distintos lugares, en la habitación asignada a la Demandante, mientras ella estaba acostada en el borde de su cama, sola y sin ninguna supervisión de una acompañante". De manera similar a la demanda presentada el jueves, se alega que Nassar le decía a la gimnasta que él realizaría un procedimiento médico denominado "ajuste intravaginal".

Los exámenes eran llevados a cabo sin guantes ni lubricante y sin la presencia de una acompañante, según se afirma en la demanda.

"Nuestra creencia es que él estaba realizando un tratamiento médico que era enseñado, estudiado y común", dijo Newburg, el abogado de Nassar, cuando fue interrogado sobre las acusaciones de la demanda de septiembre. El habló con "Outside the Lines" antes de que se presentara la demanda del jueves.

Los médicos entrevistados por "Outside the Lines" dicen que los tratamientos intravaginales e intrarrectales han sido usados durante décadas para tratar problemas médicos como disfunción del suelo pélvico, que puede ocurrir cuando los músculos del suelo pélvico están debilitados o con contractura, y la cistitis intersticial, un doloroso sindrome de la vejiga.

"Bajo las circunstancias correctas, este es el tipo óptimo de terapia", dijo Kristene Whitmore, presidenta y profesora de urología, medicina pélvica y cirugía reconstructiva en la Facultad de Medicina de la Universidad Drexel de Filadelfia.

Whitmore afirmó que ella ha usado el tratamiento en sus pacientes por más de 30 años. Si bien ella nunca tuvo que aplicar ese tratamiento a una gimnasta, Whitmore dijo "no me sorprendería enterarme de una gimnasta de nivel olímpico que necesite ese tipo de tratamiento".

"Pero de ninguna manera lo hacemos sin guantes ni examinamos a una menor sin una acompañante. Todo es supervisado y nuestros fisioterapeutas usan guantes. Siempre", afirmó Whitmore.

"Las personas que tienen dolor pélvico crónico pueden obtener ayuda", dijo Whitmore, "pero también es una cuestión de cómo se le explica a la paciente cuál es el problema y por qué uno va a realizar este tipo de tratamiento".

Nassar fue investigado por primera vez por conducta sexual incorrecta en abril de 2014 en la Universidad Estatal de Michigan, cuando una ex estudiante presentó "una acusación por abuso durante un procedimiento médico" según una declaración difundida por la institución. Pero parece que USA Gymnastics no tomó conocimiento de esa investigación de 2014.

"Nuestra policía hizo una investigación. Luego, la elevaron a la oficina del fiscal y el fiscal decidió no presentar cargos", dijo Cody, el vocero de la Universidad Estatal de Michigan.

Nassar fue suspendido temporalmente de las tareas clínicas en la Universidad Estatal de Michigan durante esa investigación de 2014, pero una vocera de USA Gymnastics dijo que la universidad nunca notificó a la institución rectora del deporte.

"En 2014, la Universidad Estatal de Michigan investigó algo y nunca nos llamaron", dijo Leslie King, Vicepresidente de Comunicaciones de USA Gymnastics.
En una carta fechada el 8 de julio de 2014, Nassar notificó a USA Gymnastics que renunciaba al cargo de Coordinador Médico Nacional, pero que continuaría cumpliendo sus funciones como médico del equipo para el programa femenino de gimnasia artística hasta el verano de 2015.

La demanda presentada en septiembre por la ex representante olímpica alega que USA Gymnastics "sabía o debería haber sabido que [Nassar] había incurrido en conducta ilegal de índole sexual en el pasado". La demanda más reciente planteó quejas similares.

Así como la Universidad Estatal de Michigan olvidó informar a USA Gymnastics sobre su investigación de Nassar en 2014, lo inverso sucedió en el verano de 2015 cuando integrantes del equipo nacional femenino notificaron a USA Gymnastics la posible conducta sexual impropia de Nassar.

USA Gymnastics nunca alertó a la Universidad Estatal de Michigan sobre las demandas contra Nassar, según afirmaciones de Cody, el vocero de la universidad.
"Cualquiera de ellos podría haber tomado el teléfono. Es simplemente el caso clásico de, 'Queremos mantener esto en reserva'" dijo el abogado Manly.

"USA Gymnastics ha cooperado plenamente con las fuerzas de la ley desde que les notificamos por primera vez sobre el asunto, incluso -- a pedido de ellos -- absteniéndose de hacer otras declaraciones o de tomar cualquier otra medida que pudiera interferir con la investigación de la agencia", afirmó USA Gymnastics en un comunicado del 12 de septiembre.

Aunque las acusaciones contra Nassar fueron hechas públicas solo recientemente, primero a través de una serie de artículos publicados en el Indianapolis Star, las acusaciones de conducta abusiva de los Karolyi no son nuevas.

En sus memorias de 2012, Dominique Moceanu, que cuando tenía 14 años integró el equipo olímpico de EE. UU. que ganó la medalla de oro en 1996, alegó que Marta Karoly abusó físicamente de ella, tomándola del cuello y haciendo golpear su cara contra un teléfono y que Bela Karolyi la avergonzó por su físico, criticándola por su peso y forzándola a subir a una escalera frente a sus compañeras de equipo.

"Tengo un tremendo respeto y admiración por estas valientes mujeres que se animan a compartir sus historias", dijo Dominique Moceanu a "Outside the Lines Thursday". "Es esencial -- y una prioridad muy cercana a mi corazón -- que nuestras atletas estén seguras y protegidas. Si se requieren cambios para que eso suceda, entonces habrá que encararlos lo antes posible".

En 2008, la ex integrante del equipo nacional rumano Emilia Eberle le dijo a KCRA-TV en Sacramento que Bela Karolyi abusó físicamente de ella, golpeándole la cabeza y el cuerpo en múltiples ocasiones mientras se entrenaba para el equipo olímpico rumano de 1976.

El coreógrafo de gimnasia Geza Pozsar, que por casi dos décadas fue parte integral del Karolyi Ranch, le contó a "Outside the Lines" que fue testigo del abuso de Eberle, Moceanu y otras gimnastas que se entrenaban en la finca.

"Tengo un enorme remordimiento de haber sido parte de un sistema que era tan brutal", dijo Pozsar.

Pozsar dijo que nunca vio a Bela Karolyi golpear a gimnastas femeninas en los Estados Unidos, pero le confirmó a "Outside the Lines" un relato detallado en el libro de Moceanu, en el que ella describe que fue físicamente castigada por su padre, por haber llevado comida a escondidas a su cuarto, mientras Bela y Marta Karolyi observaban sin intervenir.

Pozsar dijo que él no tuvo conocimiento de ningún abuso sexual de Nassar en el Karolyi Ranch.

La ex integrante del equipo nacional de EE. UU. que presentó la demanda del jueves, afirma que pagó un elevado precio por perseguir sus sueños olímpicos. La demanda alega que ella ha debido luchar contra la depresión, los ataques de pánico y los desórdenes alimenticios como consecuencia directa del abuso a que la sometieron Nassar y los Karolyi.

John Barr es un reportero de ESPN's Enterprise Unit. Se lo puede contactar en John.A.Barr@espn.com. Sígalo @JohnBarrESPN. Caitlin Stanco, productora de Enterprise Unit, contribuyó a este reportaje.